un médico cura, dos dudan y tres

Cuando tu pareja es como un hijo más

¡Cuántas veces habremos pensado que no somos las madres de nuestra pareja! Seamos sinceras!! Y es que muchas veces parece que hay que ir detrás de nuestra pareja diciéndoles que tienen que hacer como si fuera un hijo más. Que si… que hay casos y casos, que conste que no todos los padres son iguales, pero generalmente los primerizos se comportan así durante los primeros meses, y algunos durante años.

 

Antes de tener a mi pequeña dictadora nunca discutía con mi pareja, pero fue tenerla y se abrió con ella la caja de Pandora y la de todas las mitologías conocidas. Y cómo no, las discusiones fueron relacionadas con nuestra hija. Pero… ¿por qué?.

 

Cuando tu pareja es como un hijo más

 

Las mujeres nos convertimos en madres el mismo día que los hombres en padres y a nosotras nadie nos da “el manual de instrucciones” del bebé pero usamos la intuición, usamos internet, investigamos, hablamos con nuestras madres o con otras madres e incluso innovamos probando.

 

Pero ellos, los padres, en cambio, están a la espera de recibir instrucciones ya que únicamente son incapaces de centrarse en una sola cosa por lo que parece que encima hay que reconocerles cuando lo hacen bien.

Se quedan a la espera del refuerzo positivo, como los niños cuando aprenden a hacer cualquier actividad, vamos, esperan que les demos un premio mientras les chocamos al grito de “Muy bien, campeón!! ¿Has visto cómo podías??

 

Cuando tu pareja es como un hijo más

 

Y según van creciendo los hijos, parece que los padres se van amoldando a ellos y te confías pensando que ya saben cómo cuidarlos. Hasta que…. llega un día, que justo no estabas en casa porque se habían alineado los astros y habías ido con unas amigas a tomar algo o estás en el médico, ves varias llamadas pérdidas en el móvil de tu pareja. Le llamas para saber que es tan importante para que te llame tantas veces y te dice que es que la niña tiene fiebre. OMG!! Fiebre en un niño!!! Llama al samur de inmediato!!!. Ya estamos con los problemas del primer mundo

 

Cuando tu pareja es como un hijo más

 

Si es que hasta para preparar la bolsa o mochila con las cosas que pueda necesitar un niño para salir a la calle, ¡¡los hombres  preguntan a sus mujeres que qué tienen que meter en ella!!

¿Por qué lo tenemos que saber nosotras? Pensad!! No es tan difícil, usad el sentido común: toallitas, pañales, botella de agua, algo de comer, una muda, chupete (si usa), etc. ¡¡No es tan difícil! Es cuestión de razonar y conocer las necesidades de un niño, que encima es tu hijo y llevas meses siendo su progenitor y ocupándote de él.

 

 

Al igual que cuando en la nevera falta algo… ¿qué hacen algunas parejas? Yo creo que creen que si lo cierran los ojos muy fuerte y desean que aparecezca llena ocurre.

Por no hablar de las lavadoras que se ponen solas de manera mágica,de los duendecillos que aparecen por la noche para recoger la casa o de la basura que, cuando nadie la ve, se va moviendo sigilosamente hasta el rellano.

 

 

Que conste que reconozco que las madres tenemos nuestros “defectillos” como a veces ser demasiado sobreprotectoras, más consentidoras, más preocupadas porque se alimenten de manera saludable, pendientes de que vayan siempre bien vestidos, etc.. Si! Pero sobrevivimos a la maternidad sin parecer robots ejecutando la actividad programada para ese momento y son que nadie vaya detrás de nosotras diciéndonos qué hacer, bien sean cosas de la casa, de la compra o de los niños.

 

¿Alguna vez habéis sentido que vuestra pareja es como un hijo más?

 

 

Sígueme
RSS
Facebook
Google+
Instagram

32 comentarios en “Cuando tu pareja es como un hijo más

  1. Me he reído mucho, y además pasa bastante, lo veo en muchos grupos de facebook en los que estoy, que hay muchos así. Pero en mi casa no es así por suerte, de la ropa casi siempre se ocupa él, la compra casi siempre la hace él (trabaja en un súper), y ha cuidado de mi hija mayor como si fuera suya, siempre hemos ido en turno contrario. Y con el peque igual, me quedo más tranquila si se queda con él antes que con cualquier otra persona. Lo que me da pena es que lo que tengo yo en casa no sea lo habitual, debería serlo!! Esperemos que la cosa vaya cambiando a mejor!!

  2. Jajajaj me rio pero es que hay muchos de estos. Mi costi se ha ido espabilando con el tiempo, salvo para la compra que va con mensaje de whatsapp y la ropa de los niños que si puede intenta escaquearse para que se la prepare yo pq según él tengo mejor gusto. Ejem ejem jajaa santa paciencia

  3. Pues si, antes me sentia super identificada, porque mi marido no movía un dedo sin que yo le diera “INSTRUCCIONES” una vez le dije: viste a la niña y le puso lo primero que se le vino a la cabeza un pantalón azul, una camiseta verde , los zapatos más sucios que tenía, la chaqueta rosa y así se fueron tan campantes a comprar al centro de Girona, cuando le di el encuentro y los ví, casi me da un patatús!! 😀 Así que, poco a poco le voy diciendo lo que tiene que hacer, como vestirla, como buscar las cosas porque es el típico “no encuento” “no está”… ayyy la lista es larga eh….muy larga…. 🙂

  4. jajajaja me ha hecho mucha gracia tu post!!! Conozco a varios hombres así…
    por suerte, no es mi caso. Si no, me volvería loca!! Tiene sus cosillas, pero yo tampoco soy perfecta.
    Sí que es cierto que nosotras tenemos un instinto descomunal. Yo veo el peligro y él no, por ejemplo, en cosas absurdas como dejar una moneda a la altura del peque.
    Pero bueno, nos vamos complementando. No queda otra jajaja

  5. Muchas veces me digo: no le digas lo que tiene que llevar si va de paseo con los niños o no le recuerdes no sé qué …y por desgracia la mayoría de las veces no cae. Así que si, en parte la culpa es nuestra pero también deberían ponerse las pilas que a nosotras no hace falta que nos recuerden nada.

  6. Yo creo que una parte de la culpa la tenenmos nosotras, o al menos en mi caso… Soy muy meticulosa y me gustan las cosas a mi manera y de eso se aprovechan, antes el padre de mis hijos (ahora ya no, pues me separé hace unos años) y ahora batallo con ellos para que colaboren en todos los quehaceres de la casa, considero que en casa vivimos tres personas y las tareas son de todos y la mami no es una criada que debe hacerlo todo, asi que ellos colaboran con la limpieza, el lavavajillas, la secadora, la compra, el cuidado de los gatos, y lo que sea necesario para intentar mantener el orden. Es cierto que para mí es mucho más costoso enseñarloes a ellos a hacer las cosas y pelearme con ellos para que colaboren, pero pienso que es por su bien.
    Me ha encantado el post, y la reflexión posterior!

  7. Supongo que hay padres de todos los colores, aunque reconozco que la mayoría siguen esa tendencia. A ver si conseguimos evolucionar un poco más porque a ser padre se aprende igual que a ser madre. A veces también es por nosotras que nos volvemos, como tu dices, muy madres y queremos controlarlo todo. Pero si supieran que no están las mamis detrás estoy segura que se espabilaban rápido los que no lo están 😉

  8. La verdad es que en general son un poco huevones y esperan que les digas como hacer. Con el bebé esperan que la mujer les diga como cogerlo, por qué llora… (se deben pensar que nos meten la información desde niñas para saber como criar) pero bueno, es cortar eso cuanto antes. Pero si, depende mucho de lo que hayan visto en casa y de lo que se quiera involucrar cada uno. Por suerte creo que nuestra generación es la más corresponsable, aunque con los niños que vienen ahora… miedo

  9. Alguna que otra vez sí que lo he sentido… pero bueno, tengo bastante suerte en comparación con lo que hay ahí fuera jajajajaj
    Por lo general nos repartimos bastante bien así que no me voy a quejar no lo vayamos a gafar xD

  10. Madre mía, es que a veces, muchas, es así. En casa compartimos todas las tareas a medias y los dos nos implicamos igual, pero si es verdad que llenar una simple mochila tiene que preguntarme porque al final soy la que tiene en mente lo que toca cada día de desayuno o lo que hay que llevar a tal o cual sitio.

  11. Recuerdo la primera vez que mi marido se quedó solo con la peque. Ella tenía 6meses. Nunca antes se había quedado solo y me decía que perdía demasiado rapido la paciencia con nuestra peque. Bastaron 5 horas para que me llamara desesperado porque nuestra hija llevaba un par de horas llorando y no podía calmarla.
    Hoy con tres años, me llama para preguntarme dónde está la bata del cole? O dónde está el muñeco que no encuentra la peque. O incluso me llama para preguntarle que ponerle de merienda.

    Y eso a lo que concierne a nuestra hija.

    Porque en casa… en casa no hace nada. La cena. Y normalmente la suya, porque la niña y yo comemos diferente, solo come hamburgesa, pizza, pasta o arroz. Y como que no quiero solo alimentarme de eso.
    Pero lo peor es que cuando le digo… podrías haber barrido/ puesto la lavadora/ limpiado el baño o lo que se te ocurra, su respuesta es: Es que no me has dicho nada.

  12. Depende de la educación que hayan tenido de niños, si su madre se lo hacía todo, si habían vivido solos… Pero creo que es obligado cuando una pareja se va a vivir junta plantar las bases de la relación, organizarse y repartirse por igual las tareas. El problema es si no se hace, uno se ‘apalanca’ y ya luego cuesta mucho cambiar los hábitos.
    Un beso guapa!

  13. Al principio, muchas veces, ahora solo en contadas ocasiones y además se lo hago ver con la frase “acaso soy tu madre?”. No lo hará todo como yo, pero lo hace y eso ya es punto a su favor. Espero q la siguiente generación tenga mejor integrado el tema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.