el dolor del parto

¿El dolor del parto se olvida?

Siempre se ha dicho que la naturaleza es sabia y te hace olvidar el dolor del parto. Y UNA MIERDA!! El dolor del parto no se olvida JAMÁS. Quien dijese eso, está claro que era un hombre o una mujer que no hubiese parido.

No soy capaz de recordar el dolor como tal porque es imposible, es un dolor demasiado intenso e insoportable, pero si recuerdo perfectamente la sensación que tuve, lo que sentí.

el dolor del parto
La verdad es que mi parto, para ser primeriza, fue bastante rápido. ¡¡7horas!!. Pero esa rapidez fue directamente proporcional a la intensidad del dolor.

Recuerdo estar viendo la tele y empezar a notar, así a bocajarro, las contracciones. Y no venían gradualmente, no, sino cada cinco minutos. Llamé a mi madre y hermana y les dije que me iba al hospital porque estaba convencida de que habia llegado el momento.

Me hace gracia que cuando estaba embarazada, debido al miedo a lo desconocido, pensaba que podría llegar el momento y ponerme de parto sin darme cuenta y dar a luz en la calle o incluso en un taxi (si, esto es consecuencia de las peliculas, lo sé). ¡Qué ilusa! ¡¡Vamos qué si te enteras que estás de parto!!.

 

Así que me fui con mi marido al hospital y me dijeron que me fuera a dar un paseo, que tenia contracciones potentes pero que no habia dilatado nado. WTF!!!?? Que me muero de dolor y no puedo ni moverme como para ponerme a las 12 de la noche a dar un paseíto por los alrededores de urgencias… Ahí ya me miraron con cara de “es primeriza, no entiende como van las cosas“.

Al cabo de media hora, la cual la pasé agarrada a una barandilla maldiciendo a todo el hospital, volví a ir y me dijeron lo mismo. Les dije que me dieran lo que fuese para el dolor, aunque no fuese a dar a luz, pero que no podía soportarlo. Fue en ese momento donde mi pequeña dictadora salió en defensa de su mami y rompió la bolsa. Os jodéis, pensé, ahora me teneis que ingresar.

 

el dolor del parto

 

Me llevaron a una sala de dilatación. Mira que había leído y requeteleído sobre el parto, pues comenzó el llamado “show sangriento”. Llamé a la enfermera y me dijo que era normal, recalcando que era primeriza, otra vez. Aprovechó para explorarme. 2 centímetros. Así que se fue, sin no antes decirme que la cosa sería para largo puesto que era primeriza.

Siiiiiii!! Soy primeriza!! Qué manía con repetirlo tantas veces. Y qué? ¿¿No tengo derecho a quejarme del dolor o preguntar por ser primeriza??. Seguían las contracciones a lo bestia. Cada min y medio. NO tenía opción a respirar, así que traté de tirar de una cortina que tenía al lado, a ver si con suerte se me caía el riel en la cabeza y me desmayaba o algo para no enterarme de nada. No lo conseguí. (la cara de mi marido en ese momento era un poema).

 

el dolor del parto

 

Entonces fue cuando rogué que viniera la enfermera. Ella nos daba largas diciendo que había que tener paciencia. Pero al final por pesada accedió a verme y explorarme. Estaba de 6 centímetros. Corre, corre, al paritorio – decía. (Será zo***, pensé, ¿no iba esto para largo? porque sólo han pasado 2 horas y me has hecho pasar esto a pelo cuando a partir de los 3 centímetros te ponen la epidural. Grrr ··**###***!!!!).

 

el dolor del parto

 

Luego vino mi odisea con la epidural. Recuerdo que el anestesista era alto, morenazo, buena planta, interesante, bastante guapo y… un completo inepto. Me pinchó dos veces y no me hizo efecto debido a que no me puso bien el catéter. Reconocido por él.

Así que llegué a los 10 centímetros. No podía más. Me temblaba el cuerpo del esfuerzo y de la fiebre que me entró (nunca tengo fiebre y me tiene que venir en es momento… si es que… menuda noche).

Justo llegó la hora del cambio de turno y llegó un anestesista completamente distinto al anterior, éste era feo, bajito, gracosillo sin gracia, un crio y… maravilloso!! Me puso la epirraqui y por fin cesaron todos los dolores. No sentía de mitad del cuerpo para abajo. ¡Qué felicidad! Y al poco rato, nació mi pequeña dictadora.

 

el dolor del parto

 

Ahora que venga alguien ha decirme que el dolor del parto se olvida. Que la naturaleza es sabia, que bla bla bla. REPITO: Una mierda que el dolor del parto se olvida. Otra cosa es que quieras tener más hijos y no pienses mucho en ello porque si no, nos extinguiríamos, pero de ahí a que se te olvida… MENTIRA!!

Sígueme
RSS
Facebook
Google+
Instagram

22 comentarios en “¿El dolor del parto se olvida?

  1. Hola guapa ❤ ufff si duelen…mis partos fueron todo una experiencia… Pero si me pongo aquí a contártelo, mejor te escribo un post jajajaja de hecho, los estoy contando en posta en mi blog. en fin…han sido de todo, partos bonitos con algunas malas experiencias, así como todo él embarazo pero bueno…al final, nacieron están aquí y gratitud ya es lo que queda y abunda

  2. No me puedo quejar, tuve un primer parto muy duro, pero el segundo fue tan maravilloso ¡que me dan ganas de un tercero! Ningún dolor se olvida -son parte de nosotras- ahora que seguramente todas (o la mayoría de nosotras) lo volveríamos a pasar.

  3. Hola, pues tienes razón el dolor no se olvida nunca, nunca olvidare el dolor de mi primer parto era intenso pues me lo tuvieron que provocar y aún recuerdo ese latigazo de electricidad con las gotas de oxitocina, como si fuera ayer. Para nada se me olvidará, pero es verdad que despues de 3 años repetí y fue un parto mucho más fácil. Saludos.

  4. Me encantan los relatos de los partos… pero no me pegues al decirte… que yo no recuerdo dolor como tal. Claro que eso depende del umbral de dolor de cada persona. Mis dos partos fueron muy rápidos que no duraron ni 2 horas ninguno y quizá eso también inlfuya… pero olvidarse, se olvidará cuando volvemos a repetir!

  5. Lo cierto qué no, qué no se olvida!! Mis dos primeros partos no me notaba las contracciones casi y pasé una buena dilatación y prácticamente no me enteré. La mayor fue media hora antes del parto que me pusieron la epidural y entonces si que me temblaba todo y me sentía a morir. Con la mediana una zona no cogió la epidural y también lo noté pero aun dentro de lo que cabe se podía soportar.. Pero ay el tercero!! Ese si que me hizo sufrir, lo pienso y lo recuerdo como si fuera ahora…Muy logrado tu relato me has tenido en vilo durane todo el post 😉

  6. No creo que el dolor realmente se olvide, más bien considero que es una forma de hablar por lo que tu dices. Que si nos parásemos realmente a pensar en el dolor sufrido, igual nos pensábamos más el repetir. Pero en mi caso al menos, con los años si que he tenido esa sensación de que el recuerdo del dolor como que se difumina. Yo a todo el mundo le digo que duele, y mucho. Y da igual que seas primeriza o no. Yo he tenido tres partos, los tres super diferentes y, en cuanto a dolores, mi recuerdo es que cada uno fue peor que el anterior. A día de hoy, sigo estando convencida de que el último fue el peor, pero claro, también es el que tengo más reciente. A veces me pregunto si no es que los 13 años que han pasado desde el primero han ido haciendo que no lo recuerde tan claro…

    1. No me digas que el último es el peor que si no me planto ya con mi pequeña dictadora jajajaja
      Porque en cuanto a dolor físico… creo que poco hay que sea más fuerte!!

  7. Como hombre no puedo opinar sobre partos pero como dicen que un cólico nefrítico es lo mismo (certificado por ina madre que también los sufrió) me atrevo a hablar. Realmente creo que el dolor se olvida. Es una reacción de protección, pero el miedo a volver a pasarlo es otra cosa… Mi primer “parto” fue con 14 años. El segundo con 28 y el tercero este mismo año… con 44. Realmente cuando sufres un dolor tan intenso no tienes duda de lo que es. Si vuelves a ser madre no tendrás duda alguna de si las contracciones són o no de parto, pero me reafirmo en que lo que se recuerda es el miedo y las sensaciones pero no el dolor.

  8. Con mi segunda hija me paso parecido. Las contracciones de golpe, dos horas después llegué al hospital dilatada de 7, anestesista inepto que me colocó mal el catéter y en el cambio de turno y ya de 10 cm. Consiguieron ponerme la anestesia para el expulsivo. Por suerte me libré de cuatro horas de contracciones y pujos.
    Fue duro, pero no recuerdo con claridad cuánto dolor sentí, estaba en “mundo-parto” y solo recuerdo que estaba concentrada en mis respiraciones.
    Un saludo!

  9. Yo la verdad es que tengo que llevarte la contraria en este caso. Yo no percibí un dolor como tal. Sí, es cierto que las contracciones duelen, y mucho. Pero las mías duraron bastante poco. Tuve un embarazo asintomático y sólo tuve contracciones a las 2 horas de romper aguas. Cuando llegué al hospital ya estaba de 3cm así que me pusieron la epi enseguida. Con ella no sentí apenas nada. Y a pesar de ser un parto complicado (forceps y episotomía bastante importante) no tuve dolor de ningún tipo y, por suerte, el post parto fue genial. No me dolió nada. Sé que no es lo habitual pero es lo que yo viví. Sé que por lo general los partos son mucho más dolorosos. Yo misma me sorprendo recordando que para mí no fue un día duro en ningún sentido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.