La infertilidad es una enfermedad como otra cualquiera

la infertilidad

Siempre he pensado que debe ser una grandísima faena (por decirlo finamente) ser infértil o tener problemas de fertilidad y, aún más, si deseas ser madre/padre.

Y es que sorprende la cantidad de casos que existen, ya que 1 de cada 6 parejas tienen problemas de fertilidad y la tasa de infertilidad cada año va incrementándose, y lo poco que se habla de ello. ¿Por qué? Si la infertilidad es una enfermedad como cualquier otra.

 

Así que he decidido informarme más a través de Ángela, madre, abogada y autora del blog una madre legal, que tuvo que pasar por todo el proceso de reproducción asistida para poder al final conseguir su sueño, ser la madre de Daniela, y además soltera, doble mérito.

 

la infertilidad

 

¿Cómo fueron los primeros tratamientos?

El primer tratamiento se vive con una ilusión especial. El mío fue muy bien. Acabó en un negativo, pero eso estaba dentro de lo normal. Fue en el segundo tratamiento donde me llevé el palo porque tuvieron que cancelarlo antes de llegar a la inseminación y eso sí que era algo que no me esperaba. A partir de ahí, creo que no volví a vivir con tranquilidad ningún tratamiento.

 

¿Cómo se aguanta psicológicamente los tratamientos para la infertilidad?

Como muchas otras cosas, se aguantan porque no queda otra. En reproducción asistida hay pocas opciones: te recompones para volver a intentarlo o lo dejas. Y en el tema tan importante de la infertilidad, el dejarlo es un palo mucho más grande que los negativos o los abortos.

 

Lo ideal sería complementar estos tratamientos con el acompañamiento de un psicólogo.

Yo no lo hice porque no podía permitírmelo, pero soy consciente de que eso me ha lastrado. No fui capaz de disfrutar de mi embarazo por los miedos que había ido acumulando, y hay cuestiones no superadas que a veces me hacen daño.

 

La infertilidad

 

Los tratamientos no son baratos…

A todos nos preocupa que el dinero se acabe y no hayamos conseguido el embarazo definitivo. En mi caso está era la cuestión que más me agobiaba. Tenía unos ahorros limitados y mi familia no podía contribuir económicamente al proceso.

Entré en un modo de ahorro que básicamente consistía en no vivir. No iba al cine porque con esos 15€ podía pagar 25 cajas de progesterona. A penas salía y, cuando lo hacía, me sentía culpable. No era una actitud sana.

 

Es extraño porque iba a la farmacia y gastaba 400€ en cinco minutos, o me dejaba más de 1000€ en un tratamiento sabiendo que el porcentaje de éxito era del 20%. Pero lo que me pesaba era el café que me había tomado por el camino…

 

Tuve la suerte de que mis ahorros fueron suficientes para ser madre. Y si no hubiera sido así, me imagino que habría seguido ahorrando para volver a intentarlo.

 

¿Pensaste en tirar la toalla?

No. Siempre tuve claro que seguiría hasta que el cuerpo y el bolsillo aguantasen.

 

¿Tuviste apoyo?

El de mis padres fundamentalmente. Ellos siempre respetaron mi decisión, y nunca habría podido ser madre tan pronto si no hubieran estado dispuestos a que mi hija y yo viviéramos en el domicilio familiar.

Mi madre además se implicó en todo el proceso. Me acompañó a cada consulta, mostraba interés en aprender sobre tratamientos… y siempre intentaba ser positiva. Esto me sacaba de quicio entonces, pero ahora reconozco que era necesario frente a mí negatividad constante.

 

También me sentí muy respaldada por el equipo médico que me trató. Siempre he sentido que de haber estado con otras personas o en otro sitio, las cosas hubieran sido muy distintas.

 

La infertilidad

 

¿Qué recomendarías o aconsejarías a quien tiene problemas de fertilidad?

Que no se rindan y busquen ayuda. No están solos. Hay muchísimas personas en la misma situación y, por suerte, un gran porcentaje logra el objetivo.

Y que no se encierren en sí mismos. La Infertilidad es una enfermedad como otra cualquiera. No hay que esconderla ni sentirse avergonzado por ella.

 

¿Pasarías otra vez por este proceso?

Sí, sin duda. Todo ha merecido la pena.

De hecho, si la economía y la salud me lo permiten, recurriré de nuevo a la reproducción asistida para ser madre.

 

La infertilidad

 

Tras estas palabras sólo puede agradecer Ángela por contar su experiencia con la infertilidad y animar a quien se encuentre en su situación a luchar porque los sueños, si los persigues con toda tu alma, al final se logran.

 

Sígueme
RSS
Facebook
Google+
Instagram

4 thoughts on “La infertilidad es una enfermedad como otra cualquiera

  1. Hola, pues es un tema que hace falta visibilizar, Yo soy fértil, así que no lo conozco mucho, creo que hay mucho desconocimiento sobre el tema por que además se vive bastante en silencio. Buen post y buen trabajo en divulgarlo!

  2. Ole mi valiente. Coincido en prácticamente todo con ella. Mi proceso fue muy largo y duro también pero mereció la pena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.