la realidad de la maternidad

La realidad de la maternidad

Siempre hemos oído una única versión sobre ser madre que no coincide con la realidad de la maternidad. Aunque si preguntábamos en profundidad a nuestras madres nos decían que tener hijos implicaba un esfuerzo, limitarse de caprichos, cambiar de vida, etc. ¿Quién no ha oído a su madre quejarse y decir una de las típicas frases de madre?

 

La realidad de la maternidad

 

Hoy en día parece que hay un movimiento de despotrique hacia la maternidad, y lo peor de todo, es que las que lo promueven son madres. ¿Algo de bueno tendrá cuando la gente se anima a tener más de un único hijo, no?

He de decir, que el principal motivo de crear este blog fue porque pensaba que la maternidad no era cómo realmente es, y la culpa la tiene la publicidad que vende este tema de una manera idílica, todos felices. Y no es así. Soy la primera que lo reconozco, pero de ahí a oír las burradas que se oyen hoy en día hay un trecho.

 

La realidad de la maternidad

 

En esta ocasión, la periodista Samantha Villar, la que hacía los reportajes de 21 días (algunos ridículos como 21 días fumando porros, o 21 días en el porno) decidió contar su experiencia del embarazo. Y ahora, por motivo de la publicación de un libro suyo, nos ha deleitado con perlas como «la maternidad implica dureza, dificultades extremas, inconvenientes insoportables y sacrificio estratosférico», «ahora ya es demasiado tarde, ahora soy madre y hay que apechugar» o«ser madre es perder calidad de vida». Podéis leer el artículo aquí.

¿Estamos locos o qué? Quiero pensar que estas declaraciones son debidas a que quiere promocionar su libro, aún así me parece bastante triste tener que llegar a ese punto, pero una cosa es decir realmente cómo es la maternidad y otra pisotearla y dejarla por el suelo.

 

Es un hecho evidente que la maternidad te cambia la vida, es más, ni hay que ser madre para tener conocimiento de esto, pero transformar ese cambio en una pérdida de calidad de vida es exagerar demasiado demostrando el egoísmo de la persona. La realidad de la maternidad es que no la hemos valorado lo suficiente. Ahora que somos madres nos damos cuenta de todo lo que han hecho las nuestras por nosotros, al menos en mi caso, porque no éramos conscientes de lo que implica cuidar de un bebé o de dos, estar pendiente de la casa, del trabajo y de la vida personal.

La realidad de la maternidad

 

La maternidad es dura, pero de ahí a que como ya se es madre hay que apechugar y que se pierde calidad de vida.. ¡¡Samantha!! No sé que tipo de vida tenías antes de ser madre, pero con un trabajo como los de ahora, que llegas a casa a la hora de cenar y poco más… no pierdes calidad de vida, si no que llegas a casa y tienes a lo mejor que te ha pasado nunca esperándote, para compensarte el día de trabajo que has tenido.

Es como si en un trabajo te ofrecen un sueldo alto y te quejas de que te exigen mucho… ¿Qué pensabas? Lo que merece la pena CUESTA.

Y por supuesto que requiere ciertos sacrificios, que se ven recompensados por otra parte, por lo que eso de que son estratosféricos… es completamente subjetivo y poco realista, y te lo dice una madre que ha padecido depresión postparto y aún así, volvería a ser madre.

Claro que un@ se puede quejar de la maternidad (yo lo hago), lo que está mal es tanto idealizarla como denigrarla.

 

La realidad de la maternidad

 

 

 

Sígueme
RSS
Facebook
Google+
Instagram

10 comentarios en “La realidad de la maternidad

  1. Pues a mi me parece estupendo que Samantha exprese su opinión libremente. Tener mellizos no es moco de pavo y quien no ha desesperado estando sin dormir por una bronquiolitis gemelar rodeada de vómito y con el otro melli convulsionando no entiemte a qué se refiere la expresión ‘sacrificio estratosférico’.
    Mis hijos no me dan la felicidad. Yo ya era feliz antes. No los engendré para cambiar mi desdicha, sinó para entrar en una etapa nueva. Sabía que sería difícil, pero todos estos artículos y comentarios lapidando a quiem osa a expresar la frustración que se siente, me ratifican por qué he perdido calidad de vida. He ganado cosas que no tienen precio. Pero al menos en mi caso, me he visto obligada a abandonar mi carrera. Dos no es lo mismo que uno. Y hay oficios que no perdonan una ausencia por crianza. Si no has estado en mis zapatos, en vez de decir que mi opinión no es correcta, quizá deberías intentar empatizar. No sé el caso de Samantha, la ayuda que tendrá o dejará de tener, pero te garantizo que en mi caso si todas las personas que critican, se detuvieran y echaran una mano en lugar de desangrar al personal, quizá yo no hubiera tenido que sacrificar tanto y podría decir que todo es maravilloso y mi vida sólo ha cambiado a mejor. No me arrepiento. He ganado, mucho, pero también he perdido. Y es justo que quienes hemos perdido podamos decirlo sin ser acusadas ni insultadas. Lo que merece la pena, cuesta, por supuesto, pero mi carrera tambien lo valía. No niegues mi forma de sentir. Lo ideal sería poder confiliar, pero para eso habría que dar un giro al sistema. Me echaron de dos entrevistas por esrar embarazada (sin ningún tipo de problema en el embarazo). Me negaron empleos por no tener disponibilidad total. Me excluyeron deproyectos por haber una laguna en mi lista de publicaciones (lo siento, he tenido hijos. ¿He pedido perdón ya el número suficiente de veces? ¿Ó me flagelo un poco más?) He tenido que oir comentarios de las “vacaciones” que me estaba pegando como ama de casa mantenida… Menos mal que tengo la espalda ancha. Sí. Mis hijos me hacen muy feliz. Pero a veces me cuesta entender la siberbia que me rodea, la acusación fácil y el insulto. Que duden de si soy suficientemente madre si deseo trabajar, ó que me critiquen y me llamen deshumanizada si los llevo a la guardería. He aprendido a vivir en un mundo de incoherencias. Pero te garantizo que esto es todo, menos un paseo.
    Cada cual que sienta la maternidad como le plazca. Que yo haré lo propio.
    Respeto.

    1. SI yo estoy de acuerdo y me quejo de muchos aspectos de la maternidad. Pero ella no ha visto nada positivo en la misma y no piensa en un futuro cómo le afectará a sus hijos leer sus declaraciones, porque le guste o no los hijos van por delante.
      Créeme que he pasado por lo de no encontrar trabajo embarazada, tener una depresión postparto, etc.
      Y tú no te arrepientes, ella por sus declaraciones hace entender que sí.
      Hay que respetar cualquier opinión, por supuesto, yo la respeto, pero entiendo que por ello hay que respetar la mía también.
      Y sobre todo cuando ella llevaba 4 años buscando tener hijos. Sabía donde se metía y entiendo la decepción, pero no hasta ese punto con las facilidades que tiene ella respecto a las demás y coincidiendo con la publicación de su libro.

      Gracias por comentar!

  2. Pues yo mas bien diria que he ganado calidad de vida, soy mucho mas feliz q antes. Un bebe demanda mucho, pero es tan gratificante…. Me indignan las palabras de Samantha, no puedo entender q alguien viva la maternidad de esa manera, y transmita ese mensaje a la sociedad, más aun despues de someterse a un tto de fertilidad, vamos q no los ha tenido precisamente por accidente, q esperaba esta mujer?

  3. Totalmente de acuerdo contigo!! A mi tambien me impresiono lo que dijo y como lo dijo… a mi entender no se pierde calidad de vida, tan solo es un cambio de vida lo que conlleva momentos maravillosos al igual que momentos duros… Y todo esto lo dice cuando sus gemelos tienen un año, esperemos a ver que cuenta de cuando sean adolescentes, miedo me da…

    1. Jajajaja…y qué lo digas!!!
      Entiendo q el trabajo al ser gemelos es mayor, (alguien le echara una mano seguro), que es muy cansado, pero… vamos, es una exagerada o una ilusa inocente (cosa que dudo).

      Gracias por comentar Diana!! Besos

  4. Yo son de aquellas que escribo posturas críticas sobre la maternidad porque creo que es necesario, primero desahogarme y después, que otras mujeres sepan que esa imagen dulce, tierna y rosa de la maternidad no siempre corresponde a la realidad. Pero de ahí a decir que mi calidad de vida bajo es otra cosa, pero la verdad, siento que todo lo que ha dicho esta chica es para vender su libro y qué pena que de por medio de lleve a sus niños. Acabo de descubrir tu blog y como soy también madre rebelde, seguro me quedaré por aquí. Saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.