La verdad de la navidad

Nunca me ha gustado la navidad, al menos desde que tengo uso de razón, es decir, desde que conozco la verdad de la navidad.

Tal vez sea porque es en esas fechas en las que realmente echamos de menos a quienes no están. Tal vez sea porque a pesar de poder tener unos días de vacaciones acabamos agotados y saturados de tanta vorágine. Tal vez sea por el exceso de consumismo patente en cada esquina. Tal vez sea por tener que sonreír a pesar del desacierto en los regalos. Sea por lo que sea, nunca me ha gustado la navidad. Hasta ahora.

 

La verdad de la navidad

 

Y es que cuando hay niños en casa todo cambia. Vuelves a ver la magia y la ilusión en todo lo navideño. Te fijas en la decoración de las calles , los árboles iluminados con luces brillantes, las sonrisas de los niños… Al igual que te das cuenta de cómo lo viven ellos, ilusionados por echar la carta a los reyes magos/papá Noel, emocionados al ver los regalos bajo el árbol, nerviosos las noches de antes, encantados por ver a toda la familia junta, motivados por la decoración navideña, contentos con tan solo oír unas camapanas sonar, en resumen: felices.

 

¿Y quiénes somos para arrebatarles esto a los niños? Por mucho que sean nuestros hijos ¡¡no tenemos derecho a contarles la verdad de la navidad!!.

 

La verdad de la navidad

 

Hay padres que creen que es lo mejor para evitar el hecho traumático cuando se enteren. Trauma? WTF!! No mezclemos los traumas con la falta de inteligencia!!! ¡Sin la magia e ilusión de los niños la navidad no vale NADA!! ¿Por qué no les contamos también la realidad de todo? Y así ya evitamos cualquier tipo de trauma en la vida porque les habremos destrozado su mundo de un plumazo. (Modo Ironic On)

Mira hijo, que te voy a contar la verdad de la navidad: llevo días haciendo colas en las tiendas para buscar el dichoso juguete que quieres para que luego vea que cuesta un riñón y cogerte otra cosa que no ha sido pedido, mientras comemos esta rica comida hay otros niños que mueren de hambre pero mejor nos hacemos los locos, los Reyes Magos y Papá Noel no existen, la mitad de la familia no se soporta aunque pasen la nochebuena juntos, tu abuela paterna nunca acierta con los regalos aunque yo le sonría y le diga que me encantan, llevo años manipulándote a la hora de elegir los juguetes por falta de dinero o exceso de coste, me encanta cocinar para quince personas para que luego nadie me diga si está rica la cena, etc.

 

¿Ésta es la verdad de la navidad?

 

La verdad de la navidad

 

No, es absurdo y cruel.

La realidad es que la navidad es para vivirla. Desear lo mejor a los amigos y familiares. Disfrutar de la ilusión de los más pequeños. Volver a creer en las buenas personas. Regalar emociones. Creer en la magia. Valorar los regalos que recibimos. Compartir sonrisas. Celebrar con la familia. Aprovechar las vacaciones. Admirar a quienes hacen lo imposible porque otros niños no pierdan la sonrisa.

Ésa es la verdad de la navidad.

 

 

Sígueme
RSS
Facebook
Google+
Instagram

19 comentarios en “La verdad de la navidad

  1. Desde que nació Sofía me dije que las Navidades no serían mas estresantes, no serían para abrir los regalos en la noche ni para preparar una cena que nadie come o ir a bañarse en la tarde como nunca nadie lo hace.
    Decidí que ese día sería para estar frente a la tv, ver tooooodas las películas de Navidad que más queramos, picotear un par de papas, una pizza o quizás una hamburguesa.
    Incluso siempre armamos el arbolito ese día, porque nunca nos alcanza el tiempo para hacerlo antes… y siento que cada NAVIDAD la disfruto más así.
    Incluso trasnocho envolviendo los regalos, que solo es 1 por niña y depende del presupuesto del Viejito Pascuero porque cada día son más niños y si o si hay niños que no comen ni reciben regalos porque no le alcanza.
    Ha sido muy loco todo, pero divertido.

  2. Yo adoro la Navidad. Me encanta el ir a comprar los regalos. Me encantan las comidas familiares que no tienen fin y es que al final, lo que me gusta es estar con los mios y aprovechar el tiempo con ellos.
    Mi marido es un poco grinch, asi que nos compenetramos!! Jajaja
    Desde que nació la peque la Navidad tiene otro aire y este año que ya se da cuenta de las cosas, ver su cara de ilusión cada vez que abre un regalo y ve que es algo que quería me encanta. Además ha pasado unos dias con sus primos que durante el año son escasos momentos

  3. Creo como tu en la “verdadera” verdad de la navidad… que no es plantearnos quien trae qué, si alguien entra en casa o si te vigila blablabla…

    Y creo que nos cambian los ojos, y vemos las cosas con los suyos, que es con esa inocencia e ilusión que hemos ido perdiendo con los años.

    Para mi estas fiestas han sido mágicas y diferentes… por motivos más allá de los regalos, han sido VERDADERAMENTE navideñas 🙂

    Gracias por tu reflexión!

  4. La navidad cuando se tienen peques se vive de otra manera, ya te gustase de antes o no. Yo lo veo con mi madre que siempre ha renegado de estas fechas pero ahora con la ilusión que le ponen los peques se ve arrastrada. Disfrutemos de estos años de magia que ya habrá muchos para ser mayores.

  5. Yo soy una mata-ilusiones…soy una loca que le va a contar la verdad a su hijo, y lo hago con el consenso de mi hija mayor, que lo supo a los seis años y siguió teniendo mucha ilusión igual porque seguía teniendo regalos. Sabes que hoy día convivimos muchas culturas diferentes, y no todos celebran la Navidad? Yo no le voy a quitar la ilusión sobre hadas, sirenas o cosas que no sé si existen realmente, pero los reyes sé que no existen, y prefiero celebrarlo de forma alternativa, qué problema hay? Yo respeto a quien decide celebrarlo, no me merezco yo el mismo respeto? Porque la manera que tienes de dirigirte a los que lo hacemos diferente no es muy respetuosa que digamos. Lo dicho, mi hijo sabrá la verdad, soy lo peor

  6. Para mi es no dejar de creer, de ilusionarme y de tener esperanza, es lo que trato de transmitirle a mis hijos. El mundo, nuestro ritmo de vida frenético, las injusticias, eso no se lo puedo cambiar, pero la esperanza en que algún día todo cambie sí, mientras pueda, espero que aún se emocione, sueñe y se ilusione de vivir estas fechas en familia. Un abrazo.

  7. Yo estoy como tú. Me volvió a gustar la Navidad a partir de tener nenes. Y pienso que lo mejor es la ilusión de todo, la magia… Lo de trauma cuando lo descubran, uff,, sin comentarios. Yo lo supe y no fue trauma, al contrario, espere un año más a decir que ya sabía lo de los reyes, por dos razones, seguir viviéndolo tal cual y porque veía que a mis padres les hacía ilusión. Y luego mantuve el secreto con ellos por mi hermana pequeña. Trauma, cero. Ilusión, mil.

  8. Yo siempre he disfrutado mucho de la navidad y es verdad que ahora con mis hijos aún más. La magia, la diversión, la ilusión espero se conserve por muchos años.

  9. La Navidad es para vivirla a través de los ojos de los niños y que cada cual haga lo que quiera en su casa. Yo, por ahora, seguiré sin decírselo a mis hijos aunque si me pregunta el mayor… se lo diré, que ya va estando crecidito 😛

  10. La sinceridad a veces está sobrevalorada. Si no disfrutan ahora, ¿cuándo lo harán? Por mi parte, pienso obviar la realidad de la Navidad tanto como Daniela quiera.
    ¡Felices fiestas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.