lo necesario para un bebe

Lo necesario para un bebé

Antes de nacer mi bebé tenía un montón de dudas sobre qué tendría que comprarle, unido a los consejos no pedidos que otras madres, abuelas y desconocidas me daban, y a la incertidumbre del parto, hacían que los últimos meses estuviese bastante histérica.

¿Aún no tienes cojín de lactancia?… ¿Cojín de qué? Que yo sepa con tener pecho basta ¿no?

Necesitarás un rollo antivuelcos… ¿Hablamos de un bebé o de una montaña rusa?

¿Y dónde la vas a bañar?

Tras un año de experiencia, hubo un montón de cosas que no me recomendaron y me vinieron de perlas y otras que todo lo contrario.

Al principio, el bebé al tomar biberón se ahogaba en cada toma, y era un suplicio sacarle los gases. Venga a llorar y llorar. Daba igual que lo cogieras boca abajo, boca arriba, de lado, por los pies; eso sí, luego sus eructos eran dignos de un campeonato y un orgullo para su padre con genes vascos. Hasta que encontramos unos biberones anticólicos, pero anticólicos de verdad. Marca Dr. Brown. Una maravilla. Se acabaron los lloros, al menos por los gases (aún nos quedaban otros muchos motivos que descubrir).

 

COSAS UTILES PARA BEBES

 

Para bañar a la bebé compramos una bañera a mi altura para no tener que agacharnos y dejarnos los riñones, pues… ¡¡una mierda!! Otro trasto más. Lo mejor, bañarla en el lavabo con una toalla debajo para que estuviese cómoda. Método barato, práctico y efectivo.

Nos regalaron una hamaca con varias intensidades de movimiento, vibración y música. Vamos, el fórmula 1 de las hamacas, hasta que el bebé no aguantaba más de 5 minutos tranquila ahí. Ahora lo tenemos con todos los juguetes encima a modo de baúl. Si lo llego a saber compro un baúl más mono 😉

cosas para bebés

Compramos varias mantitas para dormir. Hasta que el bebé se mueve y al final acaba enrededadose en la manta, destapado y llorando. A no ser que se tenga (como yo los denomino) un “bebé seta” que no se mueve ni aunque le pellizques para ver si respira por la noche.

 

bebé seta

 

Una posibilidad es enrollarle la manta cual camisa de fuerza, pero gracias a Dios no llegué a ese punto de desesperación, en el que pruebas lo que haga falta aunque sepas que no es lo más adecuado, pero mientras funcione, te vale. La solución, sin duda, son los saquitos en los cuales se mueva lo que se mueva te asegura que va a dormir tapado.

“Lo único que necesita tu bebé es a TI“

 

Sígueme
RSS
Facebook
Google+
Instagram

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.