padre primerizo

Qué esperar de un padre primerizo

No hace falta decir que no es lo mismo ser madre primeriza que padre primerizo, es algo obvio. Es verdad que nosotras lo llevamos y sentimos dentro durante 9 meses pero eso no significa que estemos más preparadas para lo que se nos viene encima que ellos.

La diferencia de comportamiento ante un bebé a parte de por el instinto maternal, eso por supuesto, es debido a lo que un padre se imagina que será tener un bebé.

Cómo ya comenté en uno de los primeros posts: Aquellos maravillosos primeros días como mami un padre primerizo es aquella persona a la que de repente se le ocurren las ideas más absurdas que podáis imaginar relacionadas con un bebé.

 

Un papá primerizo, siempre dependiendo de la forma de ser que tenga, tarda más en asumir la nueva realidad, entorpeciendo muchas veces más que aportando soluciones. He de reconocer que según van entendiendo al bebé se vuelven más útiles (de verdad, no desesperéis).

Cuando nace un bebé, se hinchan cual pavo sólo por poder decir que son padres (mucho más los padres primerizos) y al hablar de su hij@, enseñando a cualquier persona con la que se cruzan todas las fotos que tienen de su retoño, aunque sean horrorosas; sí, los bebés no salen comestibles en todas las fotos, más bien en pocas (al menos para los que no son sus padres).

padre primerizo

Los padres primerizos necesitan que se les explique absolutamente todo.

Cada tarea, paso por paso, sin comprender que al principio nadie sabe porqué narices llora el bebé, si no que vas tanteando y descartando posibles causas y no aciertas por ser madre, si no por descarte al haber probado de todo: caca, pis, sed, hambre, sueño, gases, se aburre, está incómodo, quiere mimos, le duele algo y sobre todo por la causa más común, o sea, porque sí.

No esperéis que lleve vuestro ritmo, que esté pendiente de las medicinas que haya que darle, de cortarle las uñas (sólo se quejará si a él le araña), de peinar a su bebé, de llevarle lo necesario para la calle, de estar pendiente de la hora de comer… ¡No pueden! No tienen el instinto maternal (eso decía mi pareja). Lo que pasa es que saben que estamos nosotras y se esconden detrás, porque habría que verles solos ante el peligro. En ese caso le dejaría indicaciones tipo:

padre primerizo probando leche

padre primerizo jugando con el bebé

despertar a un bebé

revisar el pañal del bebé

Pero como dije unas líneas más arriba, con el paso del tiempo, el padre primerizo va entendiendo a su bebé y puedes ir delegando en él cada vez más, aunque luego al entrar por la puerta tu hij@ se tire a tus brazos con cara de desesperación.

En serio, es cuestión de tiempo, más o menos hasta que el bebé comienza a hablar y a explicar lo que quiere o hasta que vaya a la universidad 😉

 

“La paciencia no es la capacidad de esperar, sino la habilidad de mantener una buena actitud mientras esperas

Sígueme
RSS
Facebook
Google+
Instagram

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.