madre rebelde

¿De dónde viene la rebeldía de una madre rebelde?

Mucha gente me ha preguntado el por qué del nombre de madre rebelde.

El motivo es sencillo: una vez que fui mamá toda la percepción que tenía sobre el entorno que me rodeaba cambió drásticamente, sin que yo quisiera, sólo por el hecho de haber sido madre. Y me negaba a que esto pasara.

No soportaba el hecho de sentirme completamente fuera de lugar cuando coincidía con otras madres, porque por mucho que tuviésemos en común yo no pensaba como ellas y me negaba a aceptar ciertas cosas que se nos han impuesto sólo por estar socialmente aceptadas.

 

Me considero rebelde porque me rebelo contra…

Pasar a un 2º plano.

El hecho de que ser madre parezca implicar dejar de ser persona. Manda narices que haya mucha gente que ni sepa mi nombre y me conozcan como la madre de una monicaca de 1 año. Ya sabía yo que le tenía que haber puesto mi mismo nombre…

Mitificación de las madres.

La imagen que la publicidad nos ha vendido que es ser madre. Esa imagen NO es real. Ser madre es muy duro, precioso pero sufrido en muchos momentos y se intenta ocultar juzgando severamente a la que lo expresa claramente. Es como esas madres que van divinas en todo momento. Hay que ser naturales y eso no es compatible con ir perfecta hasta para bajar a comprar el pan. Parece que salen de Cámbiame (algunas incluyendo el que se crean que van divinas y van hechas un adefesio). La mitad de los días llevo el pelo que parezco la novia de Simba y voy vestida como el payaso de Micolor.

Felicidad eterna.

Esa idea de felicidad constante que debe dar el hecho de tener un bebé. Claro que es increíble tener un bebé, pero también puede provocar ansiedad o depresión postparto y se estigmatiza a esas madres por no sentir lo que nos han vendido que deberían. Para mí es mejor ser una loca diagnosticada que una desquiciada con prejuicios.

 

madre rebelde

Fin de la vida profesional.

La idea de que por tener hijos se dé por hecho que la madre aparcará su vida profesional. Esta decisión es algo que deben acordan los padres y puede ser que decidan continuar con sus rutinas laborales o que uno de los dos deje de lado su progresión para cuidar del bebé o lo que sea, pero no debe darse por hecho que el desarrollo profesional de la madre ha tocado techo.

Vestir cual senil.

El hecho de que por ser madre se deje de ser mujer y se tenga que cambiar la manera de vestir. Tengo la misma edad antes que después de tener un hijo y por eso puedo ir igual de sexy, y si acaso visto diferente es por comodidad. Y me gusta verme guapa, aunque luego lleve siempre la ropa llena de galleta babeada, pero a mucha honra.

índice

“La rebeldía es la vida; la sumisión es la muerte

Sígueme
RSS
Facebook
Google+
Instagram

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.