tener hermanos

Ventajas de tener hermanos

La verdad es que no podría plantearme la vida sin tener hermanos, tal vez porque soy la pequeña de tres (aunque he de reconocer que tras alguna pelea con ellos he deseado ser hija única).

Y es que tener hermanos es tener compañeros de infancia y de aventuras, consejeros, cómplices y a tus peores enemigos en una pelea a la vez que tus mejores defensores.

 

Ventajas de tener hermanos:

Tienes una infancia donde el aburrimiento no tiene cabida.

Y es que pasamos más de un tercio del tiempo jugando con nuestros hermanos (esto es más del que invertimos con los padres o incluso con los amigos).

 

tener hermanos

 

SIEMPRE tienes con quien jugar, con quien hacer un plan, con quien desahogarte, con quien reir y con quien discutir. SIEMPRE.

 

Son tus mejores defensores a la vez que tus peores enemigos.

Según varios estudios, entre los 3 y 7 años, nos peleamos con nuestros hermanos una media de 3´5 veces a la hora (¡¡pobres madres teniendo que intervenir!!, menos mal que por ahora sólo tengo una hija.. buf!). Pero tan rápido como nos peleamos se soluciona todo, como si nada hubiese pasado, a pesar de que en las peleas sabemos lo que más les duele, donde atinar para hacer daño… pero ni por esas la cosa llega a más.

 

tener hermanos

 

Eso sí, que alguien se atreva a meterse con un hermano en presencia de otro, que saltará como un pitbull para defenderle aunque no tenga razón. Porque ya se sabe que tener hermanos implica que podemos pensar de todo de ellos pero SÓLO podemos decirlo nosotros. Repito: SÓLO nosotros.

 

Son los únicos que entienden los problemas familiares.

A lo largo de la vida siempre ocurren cosas desagradables, eso también es parte de la vida al fin y al cabo. Puede ocurrir que nuestros padres se separen, que fallezca algún familiar, que un primo tenga un problema… pase lo que pase empatizan con nosotros al 100% y entienden lo que estamos sintiendo. Y es que probablemente compartimos con los hermanos los momentos más divertidos y también los más tristes de la vida.

 

Serán los únicos realmente sinceros.

Así es. Todos en mayor o menor medida tratamos de ser sinceros con nuestros amigos pero lo hacemos con tacto y nunca a la primera de cambio si sabemos que puede sentar mal u ofender.

Pues, tener hermanos hace que realmente sepas si llevas unas pintas que das vergüenza ajena, si has bebido demasiado y estás haciendo el ridículo, si tu pareja es un/a imbécil, si vas pintada como una puerta, etc.

 

Los hermanos son los únicos que pueden convertirte en tío/a.

Y esto es algo maravilloso. Hasta que no lo vives no lo sabes pero, desde mi experiencia como madre y tía, puedo decir que lo es, y encima sin la responsabilidad de educar (¡Ojo! que no es poco).

De hecho, malcrías de vez en cuando (es un deber del rol de tío/a) y haces lo que te gustaría hacer con tus hijos pero que no puedes porque tienes el papel de madre o padre. Y encima te ahorras los lloros, las noches en vela, las rabietas, la presión de la responsabilidad, vamos, toda la parte fea de la maternidad.

 

tener hermanos

 

En definitiva, tener hermanos tiene muchas ventajas y, aunque no es oro todo lo que reluce, es una experiencia que merece la pena vivirla. Es más, yo no me imagino como hubiese sido mi vida sin mis hermanos, así que me planteo no dejar a mi hija como hija única para que experimente lo mismo que yo.

 

“Nacimos del mismo árbol y aunque nuestras ramas crezcan en diferente dirección, siempre nos unirán nuestras raíces”

 

 

Sígueme
RSS
Facebook
Google+
Instagram

17 comentarios en “Ventajas de tener hermanos

  1. Mi madre quedó tuerta de una pedrada de su hermano mellizo mientras jugaban en la finca de verano de sus padres, jugaban a las peleas, mi tío le lanzó una piedra con tan mala suerte que le dio de lleno en el ojo, tuvo un desprendimiento de retina y aunque la llevaron a montones de médicos no se pudo hacer nada, el ojo quedó ciego total. Después de aquello a mi madre le pusieron gafas con graduación para el ojo que le quedaba y mi tío dejó la costumbre de tirar piedras.

    Hace dos años el ojo, que llevaba ya ciego cuarenta años, empezó a darle muchos problemas, dolor, tenía cada vez peor aspecto y los médicos propusieron vaciarlo y poner una prótesis ya que así estaría mucho más cómoda y sería más estético, mi madre dijo que sí porque estaba harta de tratamientos para un ojo que era inservible y se programó la operación. Ese día estábamos en el hospital mi padre, mi hermana y yo y mi tío. Nosotros estábamos todos tranquilos, sabíamos de toda la vida que mi madre no veía por ese ojo y que tarde o temprano algo así podría pasar. Pues mi tío, un hombre de 1,90, abogado, serio y respetable, no paró de llorar en todo lo que duró la operación, estaba inconsolable. Nos dijo que nunca se ha perdonado el haberle hecho eso a su hermana, que siempre ha sido una sombra para él y que no hay día que no piense en ello y se arrepienta de haber tirado aquella piedra. De hecho la prótesis a medida en el mejor sitio que encontramos se empeñó en pagarla él.

    Los hermanos por mucho que peleen y se lleven a matar siempre son hermanos.

    1. Pobre madre y pobre tío, xq tiene que ser horrible que x algo fortuito dejes tuerta a tu hermana. Y es q es como dices, los hermanos nos matamos pero nos queremos a rabiar.
      Gracias por comentar!!

      1. Pues aunque parezca mentira siempre lo ha llevado mi madre mucho mejor que mi tío. Mi abuela contaba que como para mi madre todo fueron mimos y atenciones, la llevaban de viaje para visitar especialistas etc pues ella siempre estuvo bien. En cambio mi tío lo pasó fatal, dejó de comer y casi no hablaba, mi abuela llegó a estar preocupadísima, en estos tiempos lo habrían llevado al psicólogo fijo.

  2. Hola hermosa, tengo 3 hermanos (dos chicos y una chica) y la verdad es que somos bastante diferentes entre nosotros y parece mentira que seamos hermanos pero a pesar de todo he de decir que no los cambiaría por nada, tengo recuerdos únicos de nuestra infancia y me encanta que estén ahí así que sí, a pesar de todo, estoy super contenta de tenerlos y que me duren muchos años! Muakss

    1. Si es que tener hermanos es una de las mejores cosas que pueden pasarnos, aunque seamos muy diferentes.
      Nos unen muchas cosas.
      Gracias por comentar! 😉

  3. Yo la verdad es que soy hija única pero al vivir toda mi infancia en un pueblo estaba siempre con chicos y chicas de mi edad, con los que también iba al cole, y te diría que son como mis hermanos, lo fueron en esa época y aunque ahora se ha perdido un poco ese vínculo los seguiría considerando como tal! al final si no los tienes, los adoptas!

  4. Hola!
    Es cierto lo que nos cuentas, soy la segunda de 5 hermanos, 3 hombres y 2 mujeres y lastimosamente nuestra infancia no fue maravillosa, al ser la segunda tenia que encargarme de ellos, mientras mis padres no estaban, al menos recuerdo mi infancia mas como su madre que como hermanos, y nuestra relación actual, es de un hola, esites, que bueno que estas bien, y ya no pasa de no saber conectar como hermanos pues en la infancia no lo hicimos, si que los amo mucho mucho, pero no siempre el tener hermanos significa que sera felicidad o que siempre jugaras con el o ellos.
    En mi caso no fue así, supongo que cada familia es diferente por lo que las relaciones entre hermanos también será diferente.

    1. Claro, no significa q te tengas q llevar bien pero sabes q nunca estarás sola y compartís muchas experiencias, lo cual os unirá aunque no queráis.
      Gracias por comentar!

  5. Realmente no se que haría sin mis hermanos, aveces quiero regalarlos a todos, pero cuando ya no los veo un segundo lo ando buscando o llamando como desquiciada. Tengo 4. Saludos.

  6. Hola!

    Yo tengo un hermano, y aunque de pequeños nos matabamos, luego tampoco podemos estar separados, supongo que como casi todos! Es por eso que siempre he pensado que si algún día tengo hijos será más de uno!

    Saludos

    1. Si creo que es difícil encontrar hermanos que no se matasen de pequeños pero luego les pasa como a ti, que no podían separarse. Eso es la fraternidad 😉

  7. Yo no tuve la suerte de compartir la infancia con mi hermano, de hecho, cuando el llegó yo estaba en plena adolescencia. Pero ahora mismo estamos muy unidos, y como bien dices, es de lo más sincero. Es el único que me dice “ceporra, deja de comer ya”. ¡Un beso!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.