terrores nocturnos

Oh oh… terrores nocturnos a la vista

Parece que han llegado los temibles terrores nocturnos. ¡OMG! Dios, dame paciencia para poder soportarlos. Y es que no hay que confundir las pesadillas con los terrores nocturnos, porque son dos cosas completamente diferentes y en la que se debe actuar de distinta forma.

Diferencia entre pesadillas y terrores nocturnos.

Con las pesadillas es posible consolarle ya que se despiertan tras sufrirla y buscan consuelo, tranquilidad y seguridad. Al momento e incluso al día siguiente son capaces de recordar con qué estaban soñando y qué les aterraba, por lo que les cuesta volverse a dormir por miedo a volver a tenerlas.

En cambio, en los terrores nocturnos, no llegan a despertarse del todo, parecen inconsolables, reaccionan cual niña del exorcita, dando patadas y zarpazos a todo lo que se mueva, chillando y llorando. Así que… ¿a ver quién tiene valor a acercarse a una niña poseída?.

 

terrores nocturnos

 

Yo tengo el valor o… más bien es que no me queda otra… pero he aprendido a ataviarme antes con un objeto a modo de escudo para zafarme de los posibles objetos voladores tales como patadas, chupetes, vasos de agua, peluches, tortazos, etc.

 

¿Qué hacer ante los terrores nocturnos?

Antes de nada, informarse para saber si realmente son terrores nocturnos y ver cómo se debe actuar. Y qué mejor que de la mano de alguien con conocimiento como el post de Madre Superada (abstenerse de opinólogos, que hoy en día hay muchos y con la boca siempre abierta).

 

terrores nocturnos

 

Una vez estudiado el tema… sólo falta definir una estrategia, que en mi caso es SOBREVIVIR, porque no me queda otra, me temo. Da igual lo que intente, sólo obtengo como respuesta un alarido.

– ¿Quieres agua, bombón? ¡Agggghhhhh!

– ¿Te duele algo, cariño? ¡Agggghhhh!

– Amor, soy mamá. ¡Aggggghhhhh!

– Calma, gordita. ¿Te cojo en brazos? ¡Aghhhh!

– ¿Quieres venir a la cama con papá y mamá? ¡Agggggh!

– ¿Quieres ver Peppa Pig? ¡Aaaaaggghh!

Oh oh… si no sucumbe a Peppa Pig la cosa es grave. OMG! Mayday, mayday!

Vamos, que con este panorama, me río yo del cura de la niña del Exorcista. A mi lado, es un mindundi. JA!

 

terrores nocturnos

 

Al final, termino sentada al lado de la cuna, intentando no perder la paciencia y evitando frustrarme porque al día siguiente se despierta, como si nada, con un “hola mamá” de lo más tierno y se me pasa todo la desesperación de la noche anterior. La desesperación sí, el sueño no.

TRUQUILLO para los terrores nocturnos, y encima comprobado, ¡ojo!: ponerle música clásica para niños. Consigue calmarla (incluso el padre sin paciencia y exhausto se calma y se duerme con los puños apretados, así que mato dos pájaros de un tiro).

 

 

Sígueme
RSS
Facebook
Google+
Instagram

24 comentarios en “Oh oh… terrores nocturnos a la vista

  1. mi truquillo era cambiarla de lugar…estuvimos mucho tiempo con los terrores haciéndonos compañía. La cambiaba de sitio, sin despertarla, y el cambio de temperatura la hacia calmarse…no sé porque…devía sr que la despertaba un poco sin despertarla

  2. Vaya!!! Debe ser horrible esto de los terrores nocturnos sobre todo por la incapacidad de poder reconfortarles en ese momento. Gracias a Dios los frutitos no han tenido terrores nocturnos y espero que sigan sin aparecer por villa frutitos. Ánimo!!

  3. Yo creo que ante los terrores nocturnos hay que atenderles! Son situaciones muy importantes en la cabecita de los peques y para ellos es importante superarlas de la mano de los padres y acompañantes. Gracias por compartirnos tu reflexión me ha encantado!

  4. Hola,
    Me ha hecho gracia lo del padre y lo de parapetarte tras algo a modo de escudo jajaja
    Por otro lado, sì, ellos lo pasan mal y nosotros también ,al ver que no podemos reconfortarles

  5. Nosotros hemos tenido un poco de todo… la verdad es que no se si llegaron a terrores nocturnos, pero sí parecía no estar despierto, chillaba mucho o lloraba mucho y no contestaba a nada de lo que le preguntabas. Eso pasó y ahora mismo solo recuerdo la cantidad de sueño atrasado que llevo encima por todos los despertares de la noche, alguno de ellos con susto incluido que ya te cuesta y todo volverte a dormir. Pero bueno, son fases y es verdad que pasan. Ánimo!

  6. Los terrores nocturnos que no solo le dan a los pequeños sino que en ocasiones también a los más grandes jejeje.
    Nosotros optamos por terminarnos de despertar, ver que todo ha sido un sueño, rezar juntos y volver a dormir.
    Cuestión de fe 🙂
    Saludos

  7. Yo creo que el mío no tiene terrores, tiene pesadillas. Sucede muy poco, pero alguna vez se despierta gritando y luego recuerda todo y te dice lo que pasaba. Me da penita porque no puedes hacer nada más que decirle que ya paso y que no es nada.

  8. Aquí hemos tenido, con el mayor a raiz de nacer el peque y con el peque ocasionalmente en los últimos meses. Se pasa fatal, y más hasta que no pones nombre al problema. Es díficil de entender lo que les pasa..
    Y luego lo que dices, la gente que te suelta que son pesadillas y miedos normales… Si los has visto los diferencias sin duda alguna

  9. Mi hija mediana sobre los 4 años tuvo una etapa malísima en ese sentido!! A mi me fue genial leerle antes de dormir los cuentos de meditación para niños de Maureen Garth: Rayo de sol, Rayo de luna.. De eso hace muchos años actualmente hay muchos más títulos de esta autora. Supongo que el hecho al irse a dormir más tranquila, sin preocupaciones en la mente la ayudó.

  10. Me parece un post muy interesante y aunque, creo, que aún me queda la época un poco lejana tomo nota del truco de la música clásica (va a ser cierto eso de que amansa a las fieras)

  11. Buf, ya hablamos de esto el otro día y es tal cual lo cuentas. Lo viví con el mayor y el otro día por primera vez con la pequeña. Lo de la música no lo he probado así que me lo apunto, aunque ojala no lo tenga que usar…

  12. Nosotros estamos en una etapa que parece que asoman de vez en cuando y se vuelven a esconder…
    Es muy difícil porque tú por el día piensas y actúas con más paciencia y calma, pero por la noche, que estás agotado y en dos horas suena el despertador es complicado (y más cuando el padre se pone también a protestar, eso no ayuda xD)
    Ánimo compañera, estamos aquí para apoyarnos mutuamente jajajja

  13. Cris, gran forma de afrontar el problema, o sea, con relativo humor… Ya sabes que nosotros lo sufrimos, y realmente el terror lo sufren tanto los niños como los padres… Muy buena entrada! Me ha encantado el test de preguntas para comprobar el caso!

  14. Realmente Cristina, a parte de desesperarte y llorar junto a su cama poco se puede hacer. Es más, los expertos justo recomiendan no hacer nada.
    Lo de la música clásica también nos funcionó
    Espero acabes pronto con esta etapa, y mil gracias por enlazar mi post.
    En las noches de impotencia y frustración… piensa que no estás sola.
    Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.