Un médico cura, dos dudan y tres

Un médico cura, dos dudan y tres…

Hay un refrán popular que dice “un médico cura, dos dudan y tres muerte segura“. Y como médicos que son los pediatras, también ocurre lo mismo con ellos.

*Dejo claro como familiar de médico que no es un ataque hacia los mismos, simplemente que a veces al no tener un diagnóstico claro hacen que las madres nos preocupemos intentando saber qué les pasa a nuestros hijos.

Una de las múltiples cosas que he aprendido con mi hija es a no preguntar a más de un pediatra porque sólo consiguen VOLVERME LOCA ni mucho menos buscar síntomas en internet porque no te libras de cualquier enfermedad mortal por un simple catarro.

 

un médico cura, dos dudan y tres

 

Y es que la medicina no es una ciencia exacta y como tal debemos tomarla. Ahora bien, los médicos deben ser conscientes de nuestro escaso conocimiento en el tema e informarnos más sobre la situación, porque… ¿Cuántas veces hemos salido de la consulta con más dudas con las que entrábamos? ¿Cuántas veces no nos han dado un diagnóstico claro sobre el motivo de la consulta? ¿Cuántas veces nos han hablado con lenguaje técnico sin comprender ni una sola palabra? ¿Es real el refrán de un médico cura, dos dudan y tres…?

 

un médico cura

 

Como primeriza, he acudido a urgencias, tanto del ambulatorio como del hospital, más veces de las que debería: Lo reconozco. Y en alguna de esas ocaciones he sido atendida con cara de escepticismo incluso de broma a la hora de contar el motivo de la urgencia. A ver, yo NO soy médico. NO tengo porqué saber cuando realmente es urgente ir al hospital y cuando no, aparte del sentido común, obviamente.

Esto es como con el parto. Tienes miedo por si no te das cuenta de que estás de parto y crees que irás cuando ya es tarde y terminarás pariendo en un taxi o en la calle socorrida por un álma caritativa que ese día tendrá su minuto de gloria en el telediario (esto ya depende de los pájaros que tenga un@ en su cabeza…).

Pues lo mismo con la salud de los hijos y cuando más pequeños peor. De hecho. yo tuve dos falsas alarmas en las que fui al hospital y las matronas me miraron con cara de “ilusa“…y sí, tenían razón, ni mucho menos estaba de parto. Cuando llegó el dia D supe más que perfectamente que realmente estaba de parto.

 

un médico cura, dos dudan y tres

 

Con los hijos te asaltan un montón de dudas, miedos, inseguridades. Hay síntomas, no alarmantes, que asustan mucho, como la fiebre o la diarrea, y te vienen a la cabeza todo tipo de pensamientos… ¿Y si se deshidrata? ¿Cómo sé que se ha deshidratado? ¿Y cuánto tiene que durar la fiebre para poder llevarle al médico sin que me miren inquisitoriamente? ¿Le dejo sin comer nada en todo el día?

Y claro… buscas en internet por no colapsar las urgencias y te entra un ataque de pánico que casi tienes que ir al hospital por ti en vez de por el crío. Al final vas al médico y te da un diagnóstico y te dice que vayas a tu médico de cabecera en unos días para un seguimiento.

Pasados los tres días, llegas a la consulta, le das el informe de urgencias y le cuentas toda la aventura y… nooooo!!! otro diagnóstico noooo!! ¿A quién hago caso? pito-pito-gorgo-rito-donde-vas-tú-tan-bonito….

 

un médico cura, dos dudas y tres...

 

Por lo que suscribo al 100% que un médico cura, dos dudan y tres…

 

Sígueme
RSS
Facebook
Google+
Instagram

25 comentarios en “Un médico cura, dos dudan y tres…

  1. no vale desprestigiar a la profesión médica diciendo que estas cosas.
    no somos problemas matemáticos con una sola solución.
    ¿tu crees que estudian una carrera tan difícil y tan larga solo para liarnos?

    1. Para nada! pero es alucinante ver como dos médicos tienen opiniones completamente contradictorias.
      No lo hacen aposta pero consiguen que entremos en un bucle mental del cual es difícil salir…

  2. No me ha pasado una, sino MILES de veces desde que soy Mamá. Creen que una va por deporte. Por eso mismo me quedé con un solo médico, ese de cabecera, que nos vé como familia y que sabe que acudimos a él porque necesitamos ayuda.

    Es el mejor consejo que les doy a mis amigas.

  3. Yo no tengo mucha experiencia sobre esto porque solo lo llevo a un pediatra. Por suerte me parece un buen profesional y no creo que deba buscar segundas opiniones. Pero quién sabe lo que puede ocurrir en un futuro. Crucemos los dedos… ¡Un besote reina!

  4. Como ya te dije en twitter, nosotros solo una. Su pediatra desde que nació. Y cuando se ha puesto mala, pues la llevamos a ella, si no es de madrugada. Pero por suerte, y no lo digo muy alto, por ahora no nos ha pasado.
    A mi lo que diga esta buena mujer va a misa, porque me gusta, me fio de su criterio 100% y medio barrio me la recomendó en su día. Además ya la conocía antes de que naciera la peque. Pero siempre hemos tenido claro que si nos dice una cosa y no estamos del todo conformes o creemos que hay algo más no dudo en ir a otro médico y me ayude.
    Y ahora va a una dentista, que igual que la pediatra es un amor y no la cambiamos por nada del mundo!!

  5. yo he tenido suerte, mi pediatra esta disponible casi siempre, confio plenamente y a eso añadimos pocas visitas a urgencias por la suerte que he tenido… pero si, entiendo lo que dices, cada medico tiene una forma de ver las cosas y las mamas primerizas necesitamos COMPROBAR y estar seguras todo un par de veces.

  6. A mi me pasó algo muy curioso. Estuvimos 4 aňos con la misma pediatra y cuando se fue y pusieron uno nuevo nos dio un diagnóstico equivocado con Álvaro lo q nos llevó a darle una medicina q le provocaba vómitos para nada. Total q pedimos el cambio de pediatra y un dia llevamos a Alex a urgencias porque estaba con fiebre y nos tocó el. Pues mientras le revisaba nos dice “Sabéis q el niño tiene un soplo en el corazón? ” En 4 años nadie lo había notado y Alex era de pillarse muchos catarros así q ibamos a menudo. El caso es q era cierto y al final nos arrepentimos del cambio. Uno nunca sabe donde está la verdad….

  7. Uf. Yo soy así. Si mi hija esta sana, come, juega y corre feliz todo está bien y suelo ser una persona bastane segura de mi misma y mis posibilidades como madre. Pero yo soy de las que pierde el norte en cuanto noto que le pasa algo. La semana pasada fue un desastre para las dos. Fui 2 veces al medico. 2 días consecutivos. Me desquicio de tal manera que no sé ni pensar… ni que hacer, cuando me dicen que haga algo tengo dudas de como hacerlo… y si encima no me hablan claro, la versión que le cuente a otro ya me parece hasta rara. En fin. Que me aturullo. Un abrazo!

    1. jajaja no te preocupes, que te entiendo.
      Yo conmigo no tengo problema pero con mi hija sí porque acabo yendo al médico más que nada por mi tranquilidad… jajaja
      Gracias por comentar!

  8. Cuando nació Erik salí de consultas tal y como has dicho!!! Lo que yo denomino “la espiral médica” es chunga… pero la pediátrica…!!! Lo de ir a ingresar tú y no el niño ha sido tremendo!!! Jajaja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.