Carrusel emocional

Carrusel emocional

30/03/2019 10 Por Mami Rebelde

Cuando te quedas embarazada buscas en Google toda la información que puedas sobre qué es ser madre y lo que conlleva, y lo cierto es que hay más de la que podemos abarcar, excepto sobre el carrusel emocional que vamos a experimentar.

Olvidamos de la parte más importante, la emocional, aquella que nos permite la toma de decisiones y nos determina la forma de afrontar los cambios.

No olvidemos que las pequeñas emociones son los capitanes de nuestras vidas y las obedecemos sin siquiera darnos cuenta.

Van Gogh
carrusel emocional

Cuando me quedé embarazada conocía muy bien las fases del parto, el procedimiento una vez que nace, qué hacer y demás. Sin embargo, una vez que llega ese día, a pesar de saber toda esa información tienes un montón de sentimientos, algunos encontrados, de los que nadie me había hablado. NADIE. Ni la matrona, ginecóloga ni otras madres.

Y no me refiero solo al principio. Si no según van pasando los meses, sigues inmersa en ese carrusel emocional del que no sabes como bajar ni hacer que pare. Pero sigue sin preocupar. Parece que lo único que importa es cómo está tu bebé. ¿¿¿Y YO??? ¿Qué pasa conmigo??? Creo que soy parte fundamental de la ecuación y ¡¡me están sacando de mala manera!!

carrusel emocionla

Y pasan los años y piensas que “lo peor” ya ha pasado porque ya duermes más, ya le has pillado “el truquillo” a la maternidad, ya son más independientes y autónomos, ya expresan lo que quieren pero… ¡CUIDADO!! es una TRAMPA, el carrusel emocional no ha parado, sigue girando con otras preocupaciones pero gira.

Y es que cuando no son los miedos del principio, los lloros incesantes o la separación del bebé por volver a la vida laboral, son las las rabietas o la adaptación al colegio llegando a los problemas de la adolescencia, el uso de tecnología, la integración, las malas compañías… Todo trae consigo un quebradero de cabeza, el cual podías intuir pero nunca imaginar realmente cómo es.

carrusel emocional

A pesar de ello, todo lo que sientes es de lo más normal, lógico y natural. Ser madre consiste en vivir en un continuo carrusel emocional que incluye sentimientos como el miedo, la culpabilidad, la preocupación, la desesperación, la rabia, la impotencia, pero también la felicidad, la ilusión, la alegría, el orgullo, la superación, la diversión, el bienestar.

Y sientas la que sientas, TRANQUILA! estás en tu derecho de sentirte así sin tener que culparte por ello. Tu vida ha dado un giro de 180 grados como para quedarte de piedra… Eres humana y por tanto sientes, y sentir emociones negativas es síntoma de que estás VIVA y que eres buena madre y por ello te preocupas. Por lo tanto, no ocultes el carrusel emocional en el que te encuentras, EL HECHO DE MOSTRAR TUS EMOCIONES TE PERMITIRÁ SUPERARLAS.