Verdeliss no conoce límites

Hace tiempo ya hablé sobre la sobreexposición y el negocio que hace Verdeliss de sus hijos. Excesivo. Arrebatándoles de su intimidad. Siendo menores. Pero es que Verdeliss no conoce límites.