Cómo ser familia numerosa y vivir para contarlo

Cómo ser familia numerosa y vivir para contarlo

07/08/2017 11 Por Mami Rebelde
Cuando pensaba en tener mi propia familia, pensaba en tener unos tres hijos, ser familia numerosa. Desde que tengo a la pequeña dictadora, la verdad, es que tengo mis dudas respecto al número de hijos porque, si hay veces que me saturo únicamente con una, ¿cómo lo haría con tres? ¿y con cuatro?, vamos, no sé si sería capaz sin morir en el intento.

Para los niños es maravilloso tener varios hermanos pero… ¿Y para los padres? ¿Cómo llevan ser familia numerosa sin morir en el intento? ¿Es posible?

 

Y para saberlo, un buen ejemplo de familia numerosa de las de verdad, Natalia, del Escondite de Mamá, una mami de 36 años con no dos, ni tres, sino cuatro hijos. ¡¡Toma Ya!! Una campeona sin duda (aunque a ella no le gusta que se le considere así).
familia numerosa

 

Empecemos a lo grande, ¿Cuántos hijos tienes?Cuatro ¡¡chachachannnnnn!. Alex de 11 años, Álvaro de 10 años y las gemelas Lucía y Rocío de 23 meses.

 

Madre mía, y ¿cómo te las apañas siendo más que familia numerosa?

La palabra rutina la tenemos grabada desde el primero y es imprescindible con cuatro hijos. Horarios para todo, porque los mayores son casi adolescentes y tienen actividades completamente diferentes a las gemelas, menús semanales, etc.
Lo llevamos muy bien. No entiendo por qué la gente se queja y se agobia tanto cuando con un poco de organización se consiguen buenos resultados.
No hacemos nada extraordinario, por eso me molesta mucho el término “madraza” sólo por tener más de dos hijos.

 

¿Qué piensas de las que se quejan teniendo un único hijo?

Que cada casa es un mundo. Mis hijos en general son muy buenos y sanos.
Comprendo a una mamá con un hijo enfermo que tiene una carga extra física y emocional y también que todos los niños no son iguales.
Pero las que se quejan por norma deberían haberlo pensado antes ¿no?. La maternidad es preciosa pero también muy dura y no pueden quejarse con cada inconveniente.


Al tener edades muy distintas ¿te echan una mano los mayores?

Las dos manos y los pies si hace falta. Tienen sus días de rebeldía, pero en general se ocupan de todo. Desde tender la ropa, preparar un biberón hasta ayudar a bañar a las pequeñas.

 

Tú que has experimentado de todo, ¿qué es peor: dos de golpe o dos que se lleven poco tiempo de diferencia?


Mmmm… la pregunta del millón. Las dos cosas tienen sus pros y contras. Cuando mi hijo mayor cumplió el año yo estaba embarazada de 7 meses y era agotador. Pero tengo que reconocer que dos de golpe tiene mucha tarea. Casi es más difícil dos de golpe que dos muy seguidos.

 

familia numerosa

 

¿Y cómo haces si tienes que llevarte a los cuatro a alguna parte? Porque en un coche normal no cabéis y no te dan las manos para tantos niños.

Las opciones son o ir en tandas o los mayores se quedan o me quedo yo o papá con las pequeñas. Eso sí, somos el centro de atención allá donde vamos.

 

¿Queríais tener 4 hijos o fue sorpresa las gemelas? ¿Qué sentisteis al saber que venían dos en camino?

Ni por asomo! La fábrica estaba cerrada jajaja. El embarazo fue una sorpresa con mayúsculas.
Mis hijos estaban súper contentos. Álvaro decía que ojalá vinieran dos así tenían uno cada uno y ya ves… Nos enteramos con la eco de las 12 semanas. El gine dijo ¡Sorpresa! ¡Vienen dos!… mi marido no cerraba la boca y yo no paraba de reir. Fue una mezcla de miedo y alegría.

 

Algo más personal, ¿se ha resentido tu relación de pareja con tanto niño de por medio?

Es una de las pocas cosas que conservo intacta después de la multimaternidad: la relación de pareja. Nuestras cenas de sábado son sagradas y después de las 10 de la noche los niños no son bienvenidos (salvo enfermedad). El salón ordenado y los sofás son de nuestra propiedad. Eso sí, por lo general nos quedamos fritos a los 15 minutos de sentarnos.

 

¿Y siendo familia numerosa, cómo consigues sacar tiempo para ti?

Simplemente digo “Necesito espacio” y, con esto, ya saben que está prohibido nombrarme jaja.
Paso muchísimas horas con mis hijos, pero aunque sea 20 minutos al día me los tomo para mí.
No creo que nadie pase las 24 horas con sus hijos, pero hay personas a las que les gusta dramatizar.
Nos quejamos mucho de que no tenemos tiempo y después no nos gusta perdernos un sarao. Así de especiales somos.
Me hace mucha gracia ver en las redes a madres sufridoras porque no pueden ni peinarse y luego no se pierden un evento (y ojo, que van peinadas, maquilladas y con la manicura perfecta).

 

Así que es posible ser familia numerosa y no acabar ingresada desquiciada en cualquier psiquiátrico de la ciudad… Ufff, ¡Qué alivio! Supongo que todo es cuestión de adaptarse a la situación y seguir unos horarios y rutinas bien organizados, aunque eso no quita mi agradecimiento y admiración por Natalia, estando siempre ahí al pie del cañón con sus cuatro hijos y sin quejarse por cosas banales como otras madres con un número mucho más reducido de hijos.