Depresión postparto: Con la cabeza bien alta.

Depresión postparto: Con la cabeza bien alta.

20/04/2017 35 Por Mami Rebelde

En uno de mis primeros posts trataba sobre la ansiedad, sobre todo la referente a la que padecemos las primerizas, pero a medida que he conocido a otras madres, he sido consciente de que hay muchas mujeres que han sufrido ansiedad o depresión postparto. Se han sentido solas, sin poder identificarse ni desahogarse con nadie, sintiéndose incomprendidas.

Yo me sentí de igual manera. Yo la sufrí.

Mi manera de contribuir a que nadie más se sienta así (porque no es nada agradable, creedme) es contar mi experiencia. SPOILER: Aquí estoy ahora, feliz conmigo misma, feliz con mi hija.

La cuento de una manera sincera y natural, tal cual transcurrió, sabiendo que habrá mucha gente que no me entienderá, que me juzgará.. pero por fin puedo decir que NO ME IMPORTA lo más mínimo. Yo no elegí tener ansiedad o depresión postparto, mientras que las personas que juzgan o no tienen empatía sí han elegido ser tan cerradas de mente, tan limitadas y poco empáticas.

 

Mi depresión postparto.

De la noche a la mañana empecé a tener unos sueños y pensamientos que jamás había tenido. Pensaba que me iba a pasar algo, que me iba a morir y esa idea me aterraba. Tenía dolor de pecho, taquicardías, sudoración excesiva, dificultad para respirar, mareos… Buff!!! ¿Y mi bebé? ¿Qué pasaría con ella? ¿Se quedaría con mi suegra? (Ufff… respira, respira, son sólo pesadillas… intentaba pensar eso para calmarme).

 

depresión postparto

 

Estas ideas siguieron en mi cabeza hasta puntos irracionales. Iba a la cocina y veía en la encimera algún cuchillo o unas tijeras y no me quedaba tranquila hasta que las guardaba en un cajón. Sólo el hecho de ver algo afilado o peligroso me creaba ansiedad, y me daba un miedo terrible a perder el control y que pudiera hacerme daño a mí misma. Evitaba salir al balcón con el bebé por si perdía el control de mi cabeza y me daba por tirarla a lo Michael Jackson, tal cual. Me sentía en un constante estado de estrés, preocupación, tristeza, peligro, locura. HORROROSO.

 

depresion postparto

 

La ansiedad me consumió hasta tal punto que tuve miedo a quedarme a solas con mi bebé de un mes por si me pasaba algo. Imaginaos lo mal que estaba que llamé hasta a mi suegra para que viniese una semana a mi casa a estar conmigo y con el bebé. (Al final no vino, ufff… menos mal, porque si recurrí a ella es que no estaba en mis cabales …).

Lo sé. Todo absurdo. Pero en esos momentos te entra el pánico por si llegas a hacer algo que realmente no quieres. Eran simplemente pensamientos pero que no paran de rondarte por la cabeza y el hecho de que se te pasen por la cabeza y de esa manera tan continuada, te aterra. ¿Por qué se me pasa por la cabeza hacer algo que no quiero? ¿Me estaré volviendo loca? ¿Estaré sufriendo una depresión postparto?

 

 

Lo que trato de transmitir contando mi experiencia es que la ansiedad y/o depresión postparto no es algo para avergonzarse. NO. Muchas mamás la sufren. Tiene remedio (aunque en el momento clave pienses que no hay manera de salir de aquello) y NO se elige ni es de débiles. De hecho, 1 de cada 5 madres sufre depresión postparto. Ahí están las estadísticas, por lo que no es algo para tomárselo a la ligera ni para frivolizar.

Son “sólo” pensamientos que, aunque aterren, no van a ir más allá. Sí, lo sé, pensamientos que acojonan, paralizan, angustian…pero solo pensamientos al fin y al cabo.

 

Mi humilde Consejo: sin duda alguna, hablar de ello y apoyarse en la familia y, si continua, buscar ayuda de un médico especialista (abstenerse opinólogos). Y la cabeza… BIEN ALTA. que hay mil cosas peores y la gente se enorgullece así que… ¿por qué nosotras no íbamos a estarlo? 😉

 

“Por muy alta que sea la montaña siempre hay un camino que lleva a la cima