drama daddies

*Nota: Este post se recomienda para cualquier persona que no tenga la piel muy fina, con sentido del humor y autocrítica para reconocer que este tema se ajusta más de lo que le gustaría a la realidad… Dicho esto, ¡empecemos con los drama daddies!!

Quizá no sucede todo el tiempo, eso es cierto, pero, en muchas ocasiones, los hombres (no todos, lo sé, pero sí en su inmensa mayoría) cuando se ponen enfermos hacen alguna escena digna de merecer un Óscar, de ahí el nombre de Drama Daddies. Tienen un don innato para la interpretación.

drama daddies

¡Qué poder de sobreactuación, qué maravilla! Con un simple resfriado parece que les quedan dos escasos minutos de vida. Van por la casa cabizbajos, arrastrando los pies, despeinados, tapándose con una manta, haciendo un esfuerzo para tumbarse en la cama y con un pañuelo usado en la mano que demuestre su agonizante estado.

Y todo ello, a pesar de que los hombres enferman menos que las mujeres, esto está científicamente demostrado, pero cuando lo hacen, con su comportamiento se aseguran de que sus parejas lo suframos sepamos.

Si aparte de ser hombres, son padres también, la escena ridícula de los Drama Daddies se repite con más asiduidad y más dramatismo aún si cabe, en función muchas veces de las tareas que haya que hacer.

Ellos no lo reconocerán jamás, pero aprovechan y engrandecen sus síntomas para reclamar un poco más de mimos y convertirse en el centro de atención. Sí, así es como las madres pasamos a tener un hijo más de golpe y porrazo.

drama daddies
Imagen de boredpanda

Los drama daddies enferman a grito pelado. ¿Dónde está el termómetro? ¡¡Paracetamoooool!! ¡¡Me mueroooo! Dios, tengo 37,5 de fiebre ¿qué va a ser de mí?

¡¡S.O.S.!! Qué venga un cura a darle la extrema unción y un notario para dejar sus últimas palabras por escrito. Y si no lo hace, que venga una ambulancia pronto porque voy a darme yo misma un sartenazo en la cabeza a ver si con suerte me ingresan y así no tengo que aguantar esta ridícula situación.

Eso sí, yo no sé porqué pero… por muy mal que estén los drama daddies, su paladar no se ve afectado. Son inmunes. No importa que tengan una diarrea de escándalo, ellos no perdonan unas costillas con salsa barbacoa o cosas nada recomendables para esa afección… ¿cómo es esto posible?

drama daddies

Pero ¿por qué les sucede esto a los hombres? Las mujeres aguantamos carros y carretas teniendo dolor, gripe, fiebre, la regla, parimos, cuidamos de nuestros niños, vamos a trabajar, hacemos las cosas que haya que hacer de la casa… y aún así tenemos que aguantar los “lloriqueos” de nuestro cónyuge que, por un simple catarro, se arrastra del sofá al sillón gimiendo como alma en pena agonizando. WTF!!

Y luego somos nosotras el sexo débil… ¡JA!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top