Gordofobia o Insanofobia

Gordofobia o Insanofobia

La gordofobia existe. Es el rechazo hacia las personas con obesidad. Este rechazo está en auge pero también es cierto que están aumentando las personas con exceso de peso que se sienten orgullosas y promueven su tipo de físico insano.

Según datos de la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad , más del 50% de la población adulta y casi un tercio de la infantil tienen sobrepeso u obesidad. Algo estamos haciendo mal porque es una barbaridad. Llevamos vidas más sedentarias, comemos peor.

De hecho muchas veces comemos como podemos debido a que llevar una dieta sana y equilibrada supone un gasto extraordinario que no todo el mundo puede permitirse, al igual que hacer deporte, que supone más sacrificio y esfuerzo para unas personas que para otras, pero como todo en la vida.

La gordofobia podría definirse como un sentimiento de repulsión hacia quienes sufren exceso de peso y se alejan de los cánones estéticos establecidos

Gordofobia


Desde hace mucho se promueve la delgadez, asociándose delgadez al cuidado, hábitos de vida saludables, belleza, autocontrol, al esfuerzo… ¡MENTIRA! No siempre alguien delgado implica eso, al igual que una persona gorda no siempre implica lo contrario.

Sin embargo, nos seguimos aferrando a la tiranía del modelo único de belleza, aunque cada vez esto está cambiando.

El problema viene cuando no se puede usar la palabra “gordo“, cuando es un adjetivo de una descripción física como rubio, bajo, delgado, moreno, etc. Tan sólo eso. No es un insulto (aunque a veces se use como tal, igual que “rubia“). Ahí ya se empieza a estar a la defensiva y a darle poder a una palabra que no la tiene, porque ser o estar gordo, en sí, NO es malo.

¿Realmente existe la gordofobia?

Me parece estupendo y sano que las personas gordas u obesas se sientan bien consigo mismas. De hecho, debería ser así, aceptarse tal y como uno es, pero también hay que ser realistas, y saber que en la mayoría de los casos tienen un problema patológico que puede afectar su salud. Por lo que, en estos casos, no se puede hacer apología de la obesidad.

Gordofobia

Sin embargo, esto no justifica la estigmatización hacia las personas gordas. Creo que es aquí donde hay que diferenciar entre la gordofobia como rechazo a la gente obesa y la insanofobia como rechazo a la promoción o apología de vida no saludable.

Lo que hay que hacer es idealizar la calidad de vida y no unos patrones estéticos impuestos por la moda. No mirar la báscula, si no estar saludable y quererse tal y cómo uno es, sin olvidarnos de estar sanos, porque quererse implica cuidarse. Para algunas personas eso significa tener la talla 36 y para otras la 44, no todos tenemos la misma constitución ni altura, por lo que no podemos imponer una talla ni un peso estándar.

Gordofobia

Porque al igual que pasa con los obesos, también sucede con la gente que es muy delgada a la cual se la estigmatiza llamándola “anoréxica“, se le incita a comer más, a que tenga “chicha donde agarrar“, “escurría“, “escuálida“, etc.

Y es que al final no existe un único cánon de belleza, si no para gustos colores y la obsesión por el físico sólo nos hace vulnerables a una baja autoestima, ansiedad y a sufrir trastornos alimentarios como la anorexia y bulimia.

Gordofobia

Porque seamos sinceros, a nadie le gusta ver una imagen de una persona de 30 kgs porque promueve la delgadez extrema cuando realmente padece una enfermedad o trastorno, al igual que una imagen de una persona de 100 kgs que posa orgullosa. No es gordofobia es insanofobia.

2 comments on “Gordofobia o Insanofobia”

  1. Pues claro que existe la gordofobia! Por ejemplo, si pones una foto y estas rellena te pueden decir “No crees que estas muy gorda? Deberías comer mejor” y quedarse tan panchos. No se interesan en preguntar a qué se debe, si tienes un problema de salud que te engorda, si tomas medicamentos que te hacen engordar, etc… simplemente te llaman gorda y ya está. Ademas de una falta de respeto, hacerlo sin saber porqué es muy desconsiderado. Otra cuestión es la gordura por la mala alimentación, es un problema de salud como fumar, beber, etc… pero desde luego no voy diciéndole a todo el mundo que veo fumando que no lo haga. Pero si una persona pone su foto y es fumadora no se ve (salvo que tenga el cigarrillo) y si uno es gordo pues se ve, y al final ni poner fotos ni nada, porque nadie va a preguntarse la razón, solo te llamaran gorda. En fin, que ademas de la mala alimentación, o hábitos insanos, hay otras razones para estar gorda sin quererlo.

    1. Mami Rebelde dice:

      CLaro que hay mil motivos por los que estar obeso pero eso no quita el que no esté bien hacer apología de ello.
      QUe deben quererse así mimsmos como son, por supuesto, como todos pero de ahí a estar orgullosos..hay un trecho.
      De verdad la gente que no conoces te pone esas cosas en las fotos? porque es de ser maleducados y meterse donde no se llaman, ahí el problema es de ellos, sin duda.
      Gracias por comentar Rocio 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre Protección de Datos:
Responsable - Cristina Rodríguez.
Finalidad - Gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. No usaré el mail para ningún tipo de fines comerciales ni publicitarios.
Legitimación- Consentimiento del interesado.
Destinatarios - No se cederán datos a terceros.
Derechos - El usuario tiene derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir sus datos.

Política de privacidadAviso Legal.

    

¿Quién soy?

mami rebelde

Soy Mami Rebelde y tengo 36 años.

Soy mamá de una niña de 4 años, que a veces se convierte en una pequeña dictadora de mucho cuidado y otras es increíblemente maravillosa.

No soporto las injusticias ni los estereotipos, tampoco el postureo y mucho menos el victimismo como llamada de atención.

Con opinión propia y puede que a veces políticamente incorrecta, pero siempre clara y sincera.

Me encanta el sonido del mar, el olor a tierra mojada, las risas, el sol, la música bien alta, bailar como si nadie me viera, viajar, las charlas interminables con amigas y quedarme embobada viendo la sonrisa de mi hija.

“No te digo que será fácil, solo que merecerá la pena”

    
[frontpage_news widget="4197" name="Últimas entradas"]