Ir a urgencias por sospecha de coronavirus: miedo e incertidumbre

Ir a urgencias por sospecha de coronavirus: miedo e incertidumbre

Todo comenzó hace unos días. Me dolía bastante el pecho y tenía cierta dificultad para coger aire. Pasaron los días y me encontré peor, con dolor de garganta, de cabeza, febrícula y un cansancio considerable. Hasta ahí podía ser un simple trancazo, una bronquitis, síntomas que no eran nuevos para mí. Hasta que llegó la sospecha de coronavirus y con ella, miedo e incertidumbre.

Tras hablar con un médico del centro de salud, me dijo que si me encontraba peor acudiese a urgencias o llamase al 112, porque, al no poder verme y tener sintomatología compatible con el covid, me consideraban como un posible caso de contagio.

Entonces todo se convirtió en miedo e incertidumbre en mi cabeza. Aunque estaba convencida de que no lo había cogido, mis argumentos se tambaleaban por momentos.

Sólo existían dos posibilidades:

  • Si no tenía coronavirus: Un tratamiento de únicamente paracetamol no cura nada, ¿y si lo que tengo se agrava? Y si me encuentro peor, ¿voy a ir al hospital a contagiarme?, no, mejor aguanto pero ¿y si aguanto demasiado y es peor el remedio que la enfermedad?
  • Si tenía coronavirus: ¿de verdad voy a estar solo con paracetamol sabiendo todo de lo que es capaz este virus? ¿y si de repente esto se agrava y empeoro porque no me han tratado? ¿y si se lo he contagiado a mi hija y marido? ¿y si me tienen que ingresar?
miedo e incertidumbre

Una pelea inagotable por dominar mis pensamientos.

Urgencias, allá voy.

Hasta que una tarde empeoré. De repente me costaba mucho más respirar y no ví otra opción que meterme en la boca del lobo yendo a urgencias del hospital.

No era la primera vez que iba a urgencias pero sí en estado de alarma. El modo de proceder era distinto.

Me sentía confusa, sin saber qué tenía que hacer.

Una vez pasé el triaje, me mandaron a la zona de coronavirus, la “zona sucia“. Ahí comenzó mi aventura.

miedo e incertidumbre

De pie, en mitad de un pasillo, un médico me pregunta por mis síntomas y me manda a una habitación. ¿A una habitación con su tele, su cama y su baño? Sí. Me pareció extraño pero ahí me quedé, sentada en una silla de madera que había.

Al cabo de un rato, una enfermera me toma la tensión, mide la saturación, temperatura y me saca sangre, como unos 6 tubos. Me deja una vía puesta. Le pregunto que qué hago ahí y me dice que ahí es donde debo esperar.

Vale. Serán los protocolos. Al menos no hay nadie más en la habitación así que eso me tranquiliza relativamente.

Vuelve la enfermera y me cuenta que me va a hacer la prueba de meterme una especie de bastoncillo de oído por la nariz y luego por la garganta. Me preavisa que es muy molesto. Pienso que exagera pero menos mal que duró poco la prueba porque fue bastante desagradable.

Pasa un buen rato hasta que se va esa horrible sensación de la nariz. “Bueno, así saldré de dudas y tendré confirmación del coronavirus, tanto si es positivo como negativo“, pienso.

coronavirus

Al cabo de un rato, una auxiliar me trae un camisón y me dice que me lo ponga. “Lo siento pero creo que se equivoca, yo no estoy ingresada”.

A lo que me contesta que me lo tengo que poner durante todo el tiempo que esté allí. Ya empiezo a ponerme nerviosa porque no entiendo nada. En todas las veces que he estado en urgencias nunca me han pedido que me ponga ropa hospitalaria a no ser que me fueran a ingresar u operar. Nadie me explica. Pasan horas y nadie entra en la habitación.

No sé qué hacer. Sigo sentada en esa silla incómoda. Para más inri, mi batería del móvil está a punto de agotarse. ¡Genial!

El miedo e incertidumbre empiezan a pesar

En ese momento llega la enfermera y me hace un electro. “Tranquila no estés nerviosa“, me dice cariñosamente. Hombre, un electro es para ver cómo funciona el corazón y nadie me dice por qué se están preocupando por él, así que tranquila, lo que se dice tranquila, no estoy.

Me vuelvo a quedar sola un rato y como me sigue estallando la cabeza y me presionan los pulmones, salgo de la habitación para avisar desde el pasillo a los médicos que están en una sala cercana a mí.

Perdón, ¿podrían darme algo para el dolor que tengo?”. De repente, como si hubiese saltado un resorte, una médico contesta de malas maneras “¿quién te ha dicho que salgas de la habitación?, ¿no sabes lo que es la distancia de seguridad?, ¡¡vete para dentro, ya!!!”.

Entre ella y yo había más de 4 metros de distancia, yo llevaba mascarilla y guantes y NADIE me había explicado NADA. ¿Hay necesidad de hablar así? Me sentía en sus manos, como una muñeca de trapo. UN POQUITO DE EMPATÍA, por favor.

Sin querer, empiezan a brotarme lagrimones por la cara. Me siento impotente y sola. No dejan de caer. No puedo controlarlo.

miedo e incertidumbre

Al rato se asoma una enfermera y al verme se interesa por cómo me encuentro y si necesito algo. Le comento mi situación y me dice que tengo pautado paracetamol. ¿Y por qué coj*** nadie me dice nada ni me lo da? Encima me dan un diazepam para que me calme. No necesito ni quiero un ansiolítico, joder, sólo que me traten como a una persona y no como un número más y que me informen de lo que va a ocurrir conmigo, ¿es mucho pedir?


Se produce el cambio de turno.

Pasa el tiempo. Los minutos parecen horas. Llevaré unas 3 horas ahí metida. Aparece un señor y me dice que le acompañe. Me van a hacer un escáner de los pulmones. Ahí me siento como en una película de terror, personal ataviado con EPIs y con unas mascarillas que parecían de fumigador, a los que no consigo dejar de mirar con pavor.

Vuelvo a la habitación. Vuelvo a estar sola durante una hora y pico. Entonces aparece una enfermera nueva a interesarse por cómo estoy.

Ni yo sé cómo estoy. Me siento bloqueada, asustada, nerviosa, insegura, desamparada… Y tras 4 horas y pico en urgencias, me explica todo lo que está sucediendo. ¡¡¡POR FIN!!! Como tengo síntomas compatibles con el covid me estaban haciendo todas las pruebas pertinentes. Me explica cuáles son y cuánto tardarán aproximadamente en tener los resultados. Si doy negativo en coronavirus me dejarán marchar y si es positivo pues depende de la gravedad me ingresarán o no.
Me han dejado en una habitación porque a la gente sospechosa la meten en habitaciones para que no estén en una sala de sillones esperando y que el contagio sea mayor.

Le doy las gracias a esa enfermera por esa información tan valiosa en esos momentos de miedo e incertidumbre. Y espero una hora más allí, hasta que se acerca una médico diciéndome que he dado negativo y que me puedo marchar. Pero, a mí me siguen doliendo los pulmones, para eso vine… sigo sin entender nada.

Al final, por los resultados, una vez descartado el coronavirus, creen que es una infección y me pautan un inhalador y paracetamol. Si empeoro que vuelva a urgencias. Ahora mismo voy a volver, claro. O sea, tengo una infección y tras 5 horas de eternas esperas y todo tipo de pruebas ¿no me mandan nada más que paracetamol? WTF!!! Esto es de locos.

terror e incertidumbre

Al día siguiente me llaman para avisarme que la PCR es negativa y me recetan antibiótico. Tarde pero llega por fin un poco de sentido común. A los 4 días me repitieron la PCR y volvió a dar negativo. La verdad es que he pasado unos días anímicamente mal, llenos de miedo e incertidumbre.

Pero, a pesar de lo emocionalmente terrorífica que fue la situación, tengo que dar las gracias por todo el despliegue de medios que tuvieron conmigo. Y me parece correcto que lo importante sea el descarte del contagio por coronavirus, no critico los protocolos, pero sí las formas de tratar y la falta de información a pacientes que estamos realmente acojonados por la que se nos puede venir encima, y encima te vas de allí exhausta y no te vas nada convencida de que haya merecido la pena pasar por todo ese miedo e incertidumbre, sintiéndote físicamente igual de mal que cuando fuiste a urgencias.

Sin embargo, tengo que agradecer a las enfermeras por su eterna amabilidad. Las más expuestas y las que te hacen que esa experiencia desagradable sea lo más llevadera posible. GRACIAS.

Sí, sé que hay de todo, que no todos los casos son iguales ni las circunstancias ni profesionales que te tocan pero hay situaciones en las que la empatía no puede faltar jamás y ésta era una de ellas.

6 comments on “Ir a urgencias por sospecha de coronavirus: miedo e incertidumbre”

  1. Taisa dice:

    Jope qué mal rato… Nosotros también tuvimos una situación así con mi marido aquí hace 3 años, que hasta una analítica “para ver si había metastasis” Le hicieron sin explicarle a Santo de qué, sospecharon incluso de tuberculosis, por suerte no fue nada más que neumonía. Así que son cosas que pasan incluso sin Coronavirus. Y que en todas partes crecen habas.

    Yo también pienso que en sanidad falta mucha empatía, e información al paciente. Nosotros entendemos que puedan estar saturados, que sea explicarlo un montón de veces… Pero es que la persona que entra ahí no tiene ni idea ni tiene porqué de cómo funciona un hospital, de que protocolos hay, de porque se hacen ciertas cosas o para qué sirven… Siendo la situación que es y que esto va a prolongarse en el tiempo… Podrían aunque fuera unas hojas explicando el protocolo como hizo la enfermera y sería todo menos traumático…

    Te diría de escribir una carta de sugerencias al hospital para ello. Y ojalá pudiera a yudar a que más gente no tenga que pasar por esa situación!

    Y gracias por contarlo y así también habrá gente que le ayude saberlo.

    Espero estés ya mejor!!

    1. Mami Rebelde dice:

      Gracias Taisa!
      Menudo susto metástasis y que sea neumonía…

      Yo entendí la saturación, cansancio y demás pero ellos están acostumbrados a ello, los pacientes vamos acojinados y tener información tranquiliza y ayuda mucho, solo es información.

      Lo cuento justo por eso, por si le pasa a alguien más que sepa a qué atenerse.

      Gracias por comentar, besos!!

  2. Uff vaya experiencia… al menos diste negativo, no me quiero imaginar el terror de los positivos, de los ancianos solos.. me alegro de que lo tuyo quedara en un mal recuerdo

    1. Mami Rebelde dice:

      Fue un alivio el negativo pero sí que me imaginé que sumado a eso ser positiva y pasar sola y con esa sensación los últimos días de tu vida y fue horrible!!!

  3. Rocío dice:

    Ains, qué angustia. Ese es uno de mis mayores miedos si lo cojo. Voy o no voy?
    Me alegro de que al final te diera negativo y que todo haya quedado en un susto y en una mala experiencia. Es todo tan complicado, que yo creo que al final pagamos justos por pecadores, y nos llevamos la bronca los que más prudentes somos, la historia de mi vida .
    Un beso muy fuerte y a cuidarse, que al final, lo que verdaderamente importa es la salud.

    1. Mami Rebelde dice:

      Gracias Rocío!!
      Las dudas son horribles y con esto TODO son dudas, si vas o no vas, si lo tienes o no, si será grave o no… una pesadilla!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre Protección de Datos:
Responsable - Cristina Rodríguez.
Finalidad - Gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. No usaré el mail para ningún tipo de fines comerciales ni publicitarios.
Legitimación- Consentimiento del interesado.
Destinatarios - No se cederán datos a terceros.
Derechos - El usuario tiene derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir sus datos.

Política de privacidadAviso Legal.

    

¿Quién soy?

mami rebelde

Soy Mami Rebelde y tengo 36 años.

Soy mamá de una niña de 4 años, que a veces se convierte en una pequeña dictadora de mucho cuidado y otras es increíblemente maravillosa.

No soporto las injusticias ni los estereotipos, tampoco el postureo y mucho menos el victimismo como llamada de atención.

Con opinión propia y puede que a veces políticamente incorrecta, pero siempre clara y sincera.

Me encanta el sonido del mar, el olor a tierra mojada, las risas, el sol, la música bien alta, bailar como si nadie me viera, viajar, las charlas interminables con amigas y quedarme embobada viendo la sonrisa de mi hija.

“No te digo que será fácil, solo que merecerá la pena”

    
[frontpage_news widget="4197" name="Últimas entradas"]