la maternidad me supera
Maternidad Todos los posts

La exigencia de la maternidad me supera

A pesar de que siempre quise ser madre y que no cambiaría el ser madre por nada del mundo, a veces la maternidad me supera, me sobrepasa, me lleva a descubrir emociones no muy agradables.

Todo el mundo sabe que la maternidad es dura e increíble a partes iguales, aunque la primera parte se trate de ocultar. Merece la pena no se duda ni un segundo pero en varias ocasiones puede sobrepasarnos.

Ser madre implica mucha dedicación, esfuerzo, paciencia y sobre todo aprendizaje según van transcurriendo las cosas. Puedes leer sobre cómo actuar pero cada maternidad es diferente y puede que los consejos e indicaciones te sirvan o puede que no, hay que vivirla.

Muchas veces no es fácil, está demasiado idealizada, hasta el punto que no puedes decir que hay días en los que la maternidad te supera, aunque solo sean rachas o días sueltos.

la maternidad me supera

Parece que eres una mala madre, que reniegas de la maternidad, que te quejas de tus hijos (cuando una madre no puede hacerlo jamás) y se te juzga y critica en vez de darle normalidad a una faceta más de tu vida.

Parece que la sociedad se ha olvidado de que las madres somos personas y como tales a veces el cansancio o el estrés sumado al comportamiento de los hijos (depende de la etapa en la que estén pueden ser lloros constantes, alta demanda, rabietas, cabezonería, cansancio, decir que no a todo o que te desafíen constantemente) hace que, a pesar de que estés llena de buenas intenciones y con buen talante, acabes sobrepasada por la situación y termines enfadada, llorando, frustrada, agotada psicológicamente, dudando de tu capacidad y sintiéndote fatal.

Algunos de esos días, cuando estoy en el punto más álgido, siento que no valgo para ser madre o no lo hago suficientemente bien, como realmente me he imaginado que sería como madre… ¡¡la cantidad de veces que me habré pasado en la terraza, queriendo estar sola, aunque haga frío, solo para parar un momento, respirar y tratar de reponerme!!

la maternidad me supera

A veces me basta con desconectar ese momento y otras no, porque la responsabilidad y exigencia de la maternidad acaban poniéndome al límite de mis capacidades, tanto físicas como emocionales.

Y por si esto fuera poco, le tengo que sumar el cansancio del día a día, el sentimiento de culpa por no llegar a todo, la frustración, las preocupaciones… vamos, el cóctel perfecto para que solo quiera que sea de noche y meterme en la cama a ver si el día siguiente logra ser un mejor día, donde no sienta que ser madre me viene grande.

Pero ¡shhhhh!…. no puedo decirlo en voz alta, tengo que reprimirme porque soy madre, y por ello debo estar siempre fuerte, emocionalmente estable, hablando maravillas de la maternidad, llena de energía, sabiendo hacer de todo y bien hecho y siempre con una sonrisa.

Anda ya!!! YO SOY UNA MADRE REAL. Una madre a la que a veces la maternidad le supera (y no solo la maternidad), que llora cuando la situación le sobrepasa, que no hace todo bien, que a veces se le escapa indebidamente una voz más alta que otra, que a veces se desespera, que no siempre es el mejor ejemplo… pero esto no invalida lo buena madre que soy el resto de ocasiones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top