La pena vende

La pena vende

Sí, la pena vende. Lo sabemos. Muchas personas la usan como forma de vida o estrategia para conseguir sus objetivos, tratar de dar lástima, conseguir llamar la atención e ir de víctimas tanto en la vida real como en la 2.0. Triste, lamentable, rastrero y ruin pero sí, la pena vende.

Hay personas que realmente están jodidas, que parece que la vida se ha cebado con ellas y ahí se mantienen, al pie del cañón, levantándose cada día, yendo al trabajo a pesar de desear meterse en la cama y no salir hasta que todo haya pasado.

Personas que están hundidas pero que luchan por salir del pozo en el que se encuentran, buscando ayuda y haciendo  todo lo imposible.

Personas enfermas, que aún encontrándose mal, las ves siempre con una sonrisa tras la que esconden sus grandes dolores.

Personas sin trabajo y con problemas económicos y que siempre escuchan los problemas del resto sin mencionar los suyos y si lo hacen es a modo irónico para sacarte una sonrisa.

Y ninguna de éstas rentabiliza su pena de forma alguna, ni van llorando por las esquinas y contándolo a los cuatro vientos.

 

la pena vende

 

Sin embargo, es sorprendente ver como existen víctimas impostoras que rentabilizan situaciones desagradables para conseguir sus objetivos, bien sea en el trabajo, en  la amistad, en las redes sociales, etc. , incluso amañando las situaciones sin importarles pasar por encima de la honra de gente, vendiendo miserias que muchas veces son exageradas para darle más dramatismo.

 

He visto a gente grabando la muerte de un ser supuestamente querido y subiéndolo a redes sociales (porque si es querido no haces un video en esa situación, vamos, estás hecho polvo sin pensar ni siquiera en las redes sociales). He leído artículos con situaciones estremecedoras que no buscaban el lícito desahogo o ayudar a otras personas que se encuentran perdidas en esa misma situación, si no para rentabilizabar esa situación para vender pena y obtener más visitas a través de la compasión. He visto crearse trolls y hacer daño a personas que no lo merecían y todo por culpabilizar a otra y quedar como víctima de un complot. He visto a personas exagerando sus problemas para siempre poder decir que ellas se encuentran peor y poder ser el centro de atención de esa forma tan mezquina.

Y es que su manipulación, aunque burda, resulta eficaz porque apela a lo emotivo, a lo conmovedor, proyectando la típica frase de “Pobrecit@“. Y esto, en un mundo lleno de culpas y de conciencias intranquilas, funciona.

 

Mientras sucede esta artimaña, hay quienes les ven el plumero asomarse pero lo peor es que hay quienes condenan al supuesto verdugo, sin siquiera molestarse en verificar los hechos, para así convertirse en parte del público acrítico de una pobre escena teatral, barata y engañosa en su prefabricación, y todo esto sin muchas veces ser conscientes.

 

la pena vende

 

 

En el momento en el que estamos, en el que abundan víctimas reales, que realmente lo pasan mal y que no van quejándose ni victimizandose, es doblemente agravante que las víctimas impostoras cosechen tanto éxito. Pero tarde o temprano, la careta no les aguantará y sus facciones reales, esas que reflejan sus retorcidas almas, serán ventiladas con el escarnio correspondiente, vamos, que el karma hará justicia.

Y sí, la pena vende pero NO TODO VALE para conseguir los propósitos que tenemos.

 

10 comentarios sobre “La pena vende

  1. Pues si,estoy contigo 🙂
    En esta vida de la pena se come mas que si vas de honrado,yo también e visto con mis ojos escenas sobre esas personas que para tener la razón por encima de todo te quieren hacer ver que lo pasan fatal cuando viven mejor que una,desde luego cuantas cosas debemos de aprender aun … ¡Buen post!

  2. La pena vende, y el morbo, solo hay que ver los programas de más audiencia en televisión. En el mundo 2.0 … no se que decirte, discrepo en este sentido, por que creo que en el 2.0 lo que vende (y lo que pagan las marcas) es la felicidad. Los influencers, bloggers famosos, venden felicidad. ¿No cres? Puede que me equivoque.
    A mi nunca me ha gustado dar pena, tengo dramas para aburrir pero dudo (por que no quiero decir nunca que luego vete a saber) que los suba al 2.0. Pero tampoco voy a mostrar una vida perfecta de escaparate por que no es mi realidad.
    Buen post guapa, por cierto, ultimamente estás muy profunda, me gusta, y veo que tu blog va tomando un rumbo nuevo, mola 🙂

    1. Gracias Eli!
      En redes hay de todo pero cuando hay pena… las visitas se multiplican x 5 o más. Y hay quienes se aprovechan para rentabilizarlo. Y en la vida real… igual.
      Yo,según el día estoy profunda que estoy más irónica o más superficial jajaja

  3. Definitivamente comentarios o textos encabezados por: lo peor que me ha asado, desahogo, etc tienen más alcance que otros. Pero también las persona que de alguna manera u otra tienen que sacarlo de algún modo.
    En lo personal, creo que generalizando, el dolor, la pena, los desastres y demás imágenes o textos sensacionalistas encantan al nuevo de las personas, pues eso, sólo morbosidad cuando no hay un medio que lo acredite como algo importante para la comunidad, y’a sea información, apoyo, etc… creo que el contexto es importante pero sí en definitiva los casos de “pena ajena” venden y mejor aún si hay imágenes de por medio. Morbo, amarillismo, es lo mismo y a las personas les encanta.
    Particularmente yo he escrito sobre enfermedades raras (tengo una) pero para espacios que tratan de ampliar la información y también como una manera de catarsis. No se que opines de eso…

  4. Conozco varios casos.
    Vergüenza me daría que me leyeran por provocar la lástima con mis desgracias.
    Una cosa es contar o reflexionar algo en un momento puntual, y otra vivir como la Pantoja cuando murió Paquirri y dejar patente lo desgraciado que eres para arañar visitas.
    Besis

  5. Hombre, una cosa es que una persona venda una pena que no tiene, o hable de algo para venderlo y otra es que alguien escriba sobre su problema de salud, o sus problemas para desahogarse, pedir ayuda u otra cosa. Desde luego cada cual es libre de escribir lo que quiera, mientras sea real y forme parte de su vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre Protección de Datos:
Responsable - Cristina Rodríguez.
Finalidad - Gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. No usaré el mail para ningún tipo de fines comerciales ni publicitarios.
Legitimación- Consentimiento del interesado.
Destinatarios - No se cederán datos a terceros.
Derechos - El usuario tiene derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir sus datos.

Política de privacidadAviso Legal.