La realidad de la maternidad, ni idealizarla ni denigrarla

La realidad de la maternidad, ni idealizarla ni denigrarla

31/01/2017 10 Por Mami Rebelde

Siempre hemos oído una única versión sobre ser madre que no coincide con la realidad de la maternidad. Aunque si preguntábamos en profundidad a nuestras madres nos decían que tener hijos implicaba un esfuerzo, limitarse de caprichos, cambiar de vida, etc. ¿Quién no ha oído a su madre quejarse y decir una de las típicas frases de madre?

 

La realidad de la maternidad

 

Hoy en día parece que hay un movimiento de despotrique hacia la maternidad, y lo peor de todo, es que las que lo promueven son madres. ¿Algo de bueno tendrá cuando la gente se anima a tener más de un único hijo, no?

He de decir, que el principal motivo de crear este blog fue porque pensaba que la maternidad no era cómo realmente es, y la culpa la tiene la publicidad que vende este tema de una manera idílica, todos felices. Y no es así. Soy la primera que lo reconozco, pero de ahí a oír las burradas que se oyen hoy en día hay un trecho.

 

La realidad de la maternidad

 

En esta ocasión, la periodista Samantha Villar, la que hacía los reportajes de 21 días (algunos ridículos como 21 días fumando porros, o 21 días en el porno) decidió contar su experiencia del embarazo. Y ahora, por motivo de la publicación de un libro suyo, nos ha deleitado con perlas como «la maternidad implica dureza, dificultades extremas, inconvenientes insoportables y sacrificio estratosférico», «ahora ya es demasiado tarde, ahora soy madre y hay que apechugar» o«ser madre es perder calidad de vida». Podéis leer el artículo aquí.

 

¿Estamos locos o qué? Quiero pensar que estas declaraciones son debidas a que quiere promocionar su libro, aún así me parece bastante triste tener que llegar a ese punto, pero una cosa es decir realmente cómo es la maternidad y otra pisotearla y dejarla por el suelo.

 

Es un hecho evidente que la maternidad te cambia la vida, es más, ni hay que ser madre para tener conocimiento de esto, pero transformar ese cambio en una pérdida de calidad de vida es exagerar demasiado demostrando el egoísmo de la persona. La realidad de la maternidad es que no la hemos valorado lo suficiente. Ahora que somos madres nos damos cuenta de todo lo que han hecho las nuestras por nosotros, al menos en mi caso, porque no éramos conscientes de lo que implica cuidar de un bebé o de dos, estar pendiente de la casa, del trabajo y de la vida personal.

La realidad de la maternidad

 

La maternidad es dura, pero de ahí a que como ya se es madre hay que apechugar y que se pierde calidad de vida.. ¡¡Samantha!! No sé que tipo de vida tenías antes de ser madre, pero con un trabajo como los de ahora, que llegas a casa a la hora de cenar y poco más… no pierdes calidad de vida, si no que llegas a casa y tienes a lo mejor que te ha pasado nunca esperándote, para compensarte el día de trabajo que has tenido.

Es como si en un trabajo te ofrecen un sueldo alto y te quejas de que te exigen mucho… ¿Qué pensabas? Lo que merece la pena CUESTA.

 

Y por supuesto que requiere ciertos sacrificios, que se ven recompensados por otra parte, por lo que eso de que son estratosféricos… es completamente subjetivo y poco realista, y te lo dice una madre que ha padecido depresión postparto y aún así, volvería a ser madre.

Claro que un@ se puede quejar de la maternidad (yo lo hago), lo que está mal es tanto idealizarla como denigrarla.

 

La realidad de la maternidad