¿Los hijos unen o desunen?

09/08/2017 23 Por Mami Rebelde

Siempre ha estado revoloteando la duda de si los hijos unen o desunen una pareja y la verdad es que, aunque no se cuente ni se exprese, tras ser padres la relación de pareja se ve resentida, a veces hasta extremos en los que olvidas que viste en tu pareja para decidir dar ese gran paso a su lado.

Y es que un hijo te da un giro de 180 grados a la idea que tenías sobre ello y te hace experimentar momentos que no imaginabas realmente: cansancio extremo, alimentación poco saludable, escaso aseo, estado de alerta permanente, vamos, me río yo de los que van a Supervivientes; quitando los bichos que hay (y no me refiero solo a los animales), el resto es un paraíso comparado con la maternidad.

 

Es por ello por lo que hoy hablo con Patricia, de Mami Reciente Cuenta, su pequeño rincón donde habla de la maternidad, desde su punto de vista y sus vivencias. Mamá de Carlota. Tan políticamente correcta a veces que hasta le duele el estómago hasta que decidió que no se callaría. Así que tengo que aprovechar 😉

 

los hijos unen o desunen

 

 

¿Cómo te sentiste al ser madre?

No lo viví bien. Mas bien tirando a mal, muy mal. Sobre todo el primer mes, que es lo que tardé en recuperarme del parto. Estaba sola y cuando digo sola, es sola. Durante esos días, no era persona. Solo era una teta flotante. No había manera de quitársela. Me río yo de la gente que me dice… ufff, llevo media hora con la teta fuera. Cuando le abras al cartero con la teta fuera, porque llevas 6 horas amamantando y no te des ni cuenta, hablamos.

Me pasaba el día con ella, las dos solas. Ella y yo. Lo peor, tampoco podía comer como hubiese querido. Era salir de la habitación y ponerse a llorar. Era pensar en levantarme de la cama o el sofá y me dolía todo el cuerpo.
Me sentía sola, porque me pasaba el día sola. Cuando el padre llegaba por fin, cogía a la peque un rato, pero no hacía mucho más. Yo seguía con ella, en brazos. La casa manga por hombro.
Otra cosa que llevé mal en aquella época, era el dormir.

Sinceramente, el puerperio no lo pasé nada bien, pero no se habla de ello normalmente.

 

 

¿Tener una hija afectó a tu relación de pareja?

Me afectó porque pensaba que mi marido estaría los primeros 15 días ahí, en todo momento, para ayudarnos en nuestras necesidades y cuando vi que no estaba, que tenía que ir a trabajar le culpé de mi problema, de mi soledad, cuando en realidad en eso, él no tenía la culpa.
Estaba desesperada, quería salir de casa, pero me encontraba tan mal y casi no podía moverme que no me atrevía a salir sola a la calle. Cuando él llegaba no notaba que estuviera por nosotras, como había leído en foros, blogs y rrss, donde a todo el mundo se le llena la boca diciendo el buen compañero de vida que tienen al lado y luego a ti se te cae el mundo a tus pies porque el tuyo no es así.
Al sentirme así, las pagaba todas con él. Mi mal humor, mi vida no tan perfecta. Todo. Hasta tal punto de no querer ni un beso, ni un abrazo, por estar enfurruñada, por pensar que no estaba cuando lo necesitaba, por no ser el típico Ken que hace que Barbie se sienta la persona más especial del mundo.

 

los hijos unen o desunen

 

 

Entonces respecto a si los hijos unen o desunen, en tu caso ¿desunían?

Uffff… Sí. Discutíamos mucho. Cuando llegó la peque fue una verdadera prueba de fuego a nuestro matrimonio y nuestra amistad.
El cansancio es muy jodido y ver como él dormía, porque iba a trabajar al día siguiente y yo cuando pegaba la cabeza en la almohada tenía que volver a despertarme, no lo llevaba nada bien.
Y cuando no discutíamos por cansancio, discutíamos por otros motivos. Cuando la peque nació, a los dos meses él se quedó sin trabajo. Los tres en aquellas cuatro paredes, hacía que nos peleáramos más. Llegó un momento en el que temí que nuestro matrimonio se fuera a pique.

 

¿Crees que se habla de si los hijos unen o desunen?

No. Poca gente se atreve a decir “mi matrimonio hace aguas desde que nació mi hija”. Yo mismamente, solo se lo expliqué en su día a una gran amiga, que sabía que me escucharía y no me juzgaría. Porque ese es el problema, no hablamos abiertamente de nuestros problemas con la gente, y menos en las RRSS por el miedo al qué dirán, qué pensarán.

Las RRSS, los blogs, los vídeos de youtube, y mil cosas más, son el espejo donde nos reflejamos y ahí muchas veces se miente. Se miente, no sé si porque realmente ellos mismos quieren creerse esa mentira o por lo que he dicho anteriormente, pero se miente.

Las maternidades idealizadas están a la orden del día. Y no sólo en RRSS si no también en la vida real. Cuando una madre se sincera y dice que lo pasó mal durante el parto o el puerperio o simplemente que tiene un mal día es blanco de muchas críticas.

 

 

¿El tema sexo supongo que se resintió también, no?

Sexo… Sexo… te puedo decir que se resintió, pero no solo de mi parte si no de la de ambos. Cuando una mujer es madre, la gente tiene la creencia de que si no hay sexo de pareja es porque ella no quiere, el hombre siempre está dispuesto. Pero eso no es así. Con la llegada de nuestra hija, también llegó un problema. Algo que no habíamos podido preveer y era que mi marido se quedara sin trabajo. Todo eso hizo que se resintiera nuestra relación de pareja, en cuanto al sexo.

 

Al principio me daba vergüenza admitirlo. Decirle a alguien, no tengo relaciones desde antes de nacer la niña. No me veía preparada para decírselo a nadie, mas que nada, porque ya me imaginaba las caras de sorpresa y los comentarios fuera de tono.

 

Hemos pasados rachas muy malas, no solo de pareja si no de factores externos y todo ello ha repercutido en esos momentos. Pasó mucho tiempo y es que al final, si no era por la niña, era por mi y mi cansancio o por él y su mal humor a causa de la falta de trabajo.

Durante el tiempo que duró aquella racha sin tener momento íntimos no me sentí del todo bien. Incluso empecé a tener la idea de que ya no me quería, de que no me veía atractiva por el cambio de mi cuerpo o simplemente, que ya no estábamos en la misma sintonía o que había encontrado a otra con más afinidad.

 

los hijos unen o desunen

 

¿Cuánto duró esa etapa de discusiones, peleas y diferencias con tu pareja?

Mmmmmm, buena pregunta. La racha en sí, el primer año de nuestra hija. Pero aún tenemos momentos puntuales. Tenemos momentos de flaqueza, de malos momentos, malos pensamientos y muchas malas cosas.

 

¿Cómo superásteis esas crisis conyugales?

Lo conseguimos estando unidos y dándonos cuenta de que los padres de nuestra hija éramos nosotros y nosotros teníamos que tomar las decisiones, juntos. No dejar que uno cargue con todo el peso. El darnos cuenta del trabajo que hace el otro. No recriminando, pero tampoco guardándonos nada.

Fue un camino difícil, pero se puede superar si las dos partes quieren hacerlo.

 

 

Y es que realmente a la pregunta de si los hijos unen o desunen…muchas veces desunen. Es cuestión de paciencia y comunicación y nunca pensar que sólo nos pasa a nosotros, porque es mucho más común de lo que creemos, sólo que hay pocas valientes como Patricia que se atreven a verbalizarlo y contarlo sin medias tintas.

El postureo en la maternidad está a la orden del día pero poco a poco se va combatiéndolo para tratar las cosas con naturalidad, tal y como son.