Infancia robada: los niños ya no son niños

Infancia robada: los niños ya no son niños

Si pienso en mi infancia recuerdo una época feliz en la que los niños éramos niños y hacíamos cosas de niños acorde a nuestra edad y madurez.

Jugaba en la calle a la comba, al fútbol, a liebre, a contar historias de miedo, a marco polo en la piscina… Y cuando fui un poco más mayor quedaba para ir al cine o para merendar en el Mc Donalds y, a veces, ir a una discoteca light (para menores) a bailar con un refresco en la mano. ¡¡PLANAZOS!!

los niños ya no son niños

Recuerdo con mucho cariño cómo lo más emocionante que hacía era darle un beso en la mejilla al chico que me gustaba mientras me sonrojaba y cómo espiábamos a los chicos del colegio de enfrente para ver si veíamos a nuestro amor platónico. ERA FELIZ. Tuve una infancia feliz.

Sin embargo, ahora todo ha cambiado mucho, y no precisamente para bien. Los niños ya no son niños. Están perdiendo su infancia.

¿Dónde están los niños?

Los niños ya no son niños. Se creen mayores y actúan como tal a pesar de su inmadurez y la irresponsabilidad que ello implica. Todos quieren encajar y se dejan influenciar muy fácilmente.

Están perdiendo su infancia sin ser conscientes de que es en esta etapa en la que comienzan a formar su propio concepto de moralidad y justicia, así como establecen relaciones donde el centro de interés ya no son solamente ellos.

los niños ya no son niños

Todo comienza teniendo demasiados juguetes, celebrando cumpleaños que nada tienen que envidiar a una boda, teniendo un pronto acceso a internet y a redes sociales, no dejándoles tiempo para el aburrimiento, con una vida social mayor que la de sus padres, un mundo que solo gira entorno a ellos, escuchando música con mensajes basura, vistiendo y maquillándose a edades tempranas como adolescentes… y todo ello deriva en:

  • Con unos 8 años ya ven porno. ¡¡PORNO!! Esto les puede distorsionar la idea del sexo, de los sentimientos y de las relaciones futuras que tengan, por no hablar que a esa edad no están preparados para ver eso.
  • A los 12 aproximadamente, ya mantienen relaciones sexuales, con la posibilidad que ello conlleva a tener embarazos no deseados. Y no lo hacen por placer, por líbido o por amor, simplemente se dejan llevar porque los demás lo hacen, cuando realmente no son conscientes de lo que supone mantener relaciones sexuales y muchos ni tan siquiera han recibido un mínimo de educación sexual.
  • Y sobre los 14 años prueban las drogas y beben. A partir de aquí… ¡¡apaga y vámonos!! Parece que estos niños NO son niños. ¿Dónde quedó su infancia? A pesar de ser unos inmaduros tienen acceso a demasiada información para la cual no están preparados. Se adelantan a su tiempo perdiendo un tiempo de lo más valioso que nunca vuelve.

¡Es una barbaridad!! Y puede parecer que nuestros hijos no hacen estas cosas, y quizás así es o no, pero basta que haya un compañero suyo que lo haga para que estos temas se difundan como la peste, por lo que es muy importante la educación que les demos y el entorno que tengan para que no den paso a una etapa adulta mal diseñada, sin haber desarrollado siquiera su propia imagen ni su propia personalidad.

los niños ya no son niños

Esto debe pararse. Se debe evitar que los niños no sean niños.

Hay que tratar de estar más pendientes de ellos, no dejarles la tecnología a su libre albedrío, hablar mucho con ellos, no normalizar cosas inadecuadas para su edad, enseñarles valores para que no admiren y quieran imitar a quienes no deben, explicarles ciertos temas y sus consecuencias, ofrecerles educación sexual y coartar un poco la hiperestimulación a la que se encuentran sometidos.

Y aún así, a veces solo podemos esperar y confiar en que sean responsables y recuerden los valores que les hemos enseñado.

No permitamos que les roben la infancia a nuestros hijos.

6 comments on “Infancia robada: los niños ya no son niños”

  1. DiscaHogar dice:

    Pues estoy con el comentario anterior, mucha de las prisas por crecer es cosa de los padres, que en vez de dejar que los niños jueguen, salten y corran los tenemos aprendiendo toda la tarde ingles, deporte (pero no deporte por salud sino siempre en competiciones etc) que sean los mejores, que aprendan pronto, prepararlos como adultos y no como lo que son, niño, llegan a casa y deberes, estudiar, cena y cama. Presumimos cuando se comportan como mayores y pocas veces cuando hacen cosas de niños. Nosotros mismos (al menos mucho % de padres) somos los que les alejamos de la infancia y los convertimos en mini adultos. Luego están las amistades, el entorno, etc… También el no prepararlos, hablarles de sexualidad, de ciertos temas, por creer que no están expuestos y luego aprenden las cosas donde no deben y mal. En fin, muchas cosas que al final pasa lo que pasa.

    1. Mami Rebelde dice:

      Por eso creo que quiénes les robamos la infancia somos nosotros.
      A mi aún no me ha sucedido, puesto que mi pequeñaja no tiene ni 4 años pero tengo muy en cuenta todo esto porque no quiero que acabe así. Me niego a quitarle la infancia, a que crezca demasiado deprisa… cuando todos sabemos que crecer es una trampa 😉

  2. No sé si somos de la misma generación, pero en mi clase con 12 años había niñas que tenían relaciones sexuales y que bebían alcohol o fumaban maría con 13, también. Lo del porno pues yo creo que sobre los 12 años, a los 8 no recuerdo yo a nadie. No es nada nuevo, pero yo creo que no es la norma. Al menos por aquel entonces.

    Ahora mismo en mi entorno los niños que hay son niños, supongo que influye mucho las amistades que los rodean y sobre todo la educación en casa.

    Saludos!!

    1. Mami Rebelde dice:

      Claro que influye!!
      Y basta que haya uno para que sea mala influencia para el resto.
      En mi generación, del 83, muy poquitas mantenían relaciones antes de los 18, no a los 14 que es una auténtica barbaridad.

      Un abrazo!!

      1. La verdad es que parece que el mundo gira demasiado rápido….o somos los padres los que lo hacemos girar rápido? Parece que tengamos prisa en que crezcan. Con 8 años mi hijo es de los pocos de la clase que no tiene videojuegos ni consola en casa…y eso lo convierte en “bicho raro”. Que prisa hay porque crezca! Ya llegará a eso…no hace falta que sea a los 8! Con 15 no jugará a los playmobil….en cambio con i si. Que aproveche esta etapa! Tampoco sabe manejar un móvil…porque él no tiene y no le dejamos los nuestros…pero la mayoría de su clase lo hace sin titubeos. Y como eso…todo. Bailan música de adultos…tienen aparatos para escuchar música libremente…acceso libre a internet… En fin…que parecen no tener límites y luego acaban desarrolando conductas que no son propias de la etapa infantil.
        Un post muy acertado

        1. Mami Rebelde dice:

          Pues el “bicho raro” será el único que disfrutará de su infancia y el que tendrá los valores claros y asentados.
          Lo fácil no siempre es lo correcto ni lo más adecuado.
          Erik es muy afortunado (y Helia también).
          Besos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre Protección de Datos:
Responsable - Cristina Rodríguez.
Finalidad - Gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. No usaré el mail para ningún tipo de fines comerciales ni publicitarios.
Legitimación- Consentimiento del interesado.
Destinatarios - No se cederán datos a terceros.
Derechos - El usuario tiene derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir sus datos.

Política de privacidadAviso Legal.

    

¿Quién soy?

mami rebelde

Soy Mami Rebelde y tengo 36 años.

Soy mamá de una niña de 4 años, que a veces se convierte en una pequeña dictadora de mucho cuidado y otras es increíblemente maravillosa.

No soporto las injusticias ni los estereotipos, tampoco el postureo y mucho menos el victimismo como llamada de atención.

Con opinión propia y puede que a veces políticamente incorrecta, pero siempre clara y sincera.

Me encanta el sonido del mar, el olor a tierra mojada, las risas, el sol, la música bien alta, bailar como si nadie me viera, viajar, las charlas interminables con amigas y quedarme embobada viendo la sonrisa de mi hija.

“No te digo que será fácil, solo que merecerá la pena”

    
[frontpage_news widget="4197" name="Últimas entradas"]