Pros y contras del método Montessori

Pros y contras del método Montessori

28/02/2017 12 Por Mami Rebelde

Hoy en día hay muchas guarderías y colegios que siguen el método Montessori. La verdad es que yo no lo conocía hasta que tuve que buscar guardería para la pequeñaja, obvio, como bien dicen… “cuando seas padre comerás huevos” (nunca he sabido el porqué de esta expresión).

Tal y cómo me lo explicaron me parecía interesante y beneficioso, pero según va pasando el tiempo, como en todo, voy descubriendo pros y contras de Montessori.

Pros del método Montessori.

Este método se focaliza en el niño. Que poco a poco, según sus necesidades, va desarrollando su creatividad y sus capacidades, logrando conseguir su propia autonomía.

Es muy interesante que “trabajen” con materiales naturales y con utensilios cotidianos, de hecho, ellos eligen con qué quieren trabajar o si bien prefieren estar en el aula de psicomotricidad aprendienco por su cuenta a subir escaleras, desarrollar su equilibrio, etc.

 

método Montessori

 

Contras del método Montessori.

Hasta aquí todo perfecto… hasta que vienen a casa y tratan de repetir lo mismo que en la guardería.

Está muy bien que les dejen a los niños experimentar y jugar con utensilios reales. Está muy bien que trabajen con el agua. Está muy bien que lo hagan con cubiertos también.

Pero ¡alma de cántaros! o avisáis a los padres de lo que están haciendo nuestros hijos o pasa lo que pasa. Ya no sé cuando mi hija coge un vaso y me pide agua y es porque realmente tiene sed o no, hasta que veo el suelo lleno de agua porque ha cogido un bol o una cuchara y ha estado jugando al trasvase del Ebro. Y esto me pasa con cualquier tipo de líquido: leche, zumo… Así que me paso todo el día fregona pa´rriba fregona pa´bajo.

Al igual que jugar con las texturas. Galletas y todo tipo de comida pisada en suelo y restregada por la mesa: plátanos, quesitos, jamón, gusanitos, pan, etc. así que escoba pa´rriba escoba pa´bajo.

 

método Montessori

 

Y está muy bien que quieran ser autónomos. Pero deberían hacerles ver que pedir ayuda no es algo malo, porque llega un momento que quiere comer ella sola, con sus cubiertos, y no acepta que le ayudes a pesar de que más de dos tercios del puré se lo tira por encima y siempre acaba cogiendo los trozos bien sea de pollo, ternera o espaguetis con la mano. Y si se te ocurre coger una cuchara o tenedor para echarle una mano, te la quita y te dice contundentemente: ¡Mamá, NO!.

 

método Montessori

 

En definitiva, todo tiene su lado positivo y negativo, y yo lo único que espero es que esta etapa pase rápido porque me siento como un robot aspiradora Rumba, todo el rato detrás de mi hija recogiendo los destrozos que deja a su paso.