mi hija no es una princesa

Érase una vez una princesa… ¡nooo, mi hija NO es una princesa!!

Ser niña sigue lamentablemente asociado al papel de princesa. Muchas madres, al preguntarles como se refieren a su hija o cómo es, responden enorgullocidas que “una princesa”. Pues la mía NO. Mi hija no es una princesa ni voy a educarla para que actue como tal porque estoy harta del estereotipo de mujer florero cuya valor está basado únicamente en su belleza exterior.

 


Definición de princesa: bella e inocente doncella que es rescatada y salvada por un maravilloso y apuesto príncipe por el cual deja atrás toda su vida para vivir feliz para siempre a su lado.


 

mi hija no es una princesa

Muchas mujeres hemos crecido viendo todos los clásicos de Disney que nos enseñaban que nuestra única arma era nuestra belleza para enfrentarnos a un mundo hostil a la espera de que un príncipe nos salvara. Todo muy didáctico y fundamental para desenvolvernos en la vida.

Sin embargo, no todas hemos recibido en casa esa educación, a Dios gracias. A mí nunca se me educó específicamente como a una niña, de hecho prefería, y aún sigo haciéndolo, los pantalones a los vestidos, no iba vestida como un pimpollo toda de rosa y repleta de lazos, jugaba al baloncesto y al fútbol más que a la comba, me repitieron mil y una veces lo importante que era ser autosuficiente y económicamente independiente, me daba pánico ser el centro de atención en mi boda (envidiaba el papel del novio, al cual nadie le examina), quería ser jefa… vamos, lo contrario a una princesa de cuento.

 

 

Y no quiero que mi pequeña dictadora por ser niña tenga que ser una princesa.

Quiero que mi hija…

  • Tenga ambición, suficiente para no conformarse teniendo que depender de otra persona y exitosa aunque los hombres se sientan amenazados por ella.
  • No aspire al matrimonio y a la maternidad como sentido de su vida si no es lo que realmente quiere. Se puede ser feliz siendo soltera y sin hijos.
  • No desperdicie mucho esfuerzo en su aspecto físico y se centre en el interior, que es lo que hace a una persona interesante y es lo único que permanece con el paso del tiempo.
  • No espere a que nadie le resuelva sus problemas.
  • No base su felicidad en otra persona si no en sí misma.
  • Si quiere disfrazarse de princesa un día lo haga, pero que sepa que la vida no es un cuento de hadas.
  • Sea libre y decida lo que quiere hacer con su vida.
  • Sea decidida y no espere a que nadie tome las decisiones por ella.
  • No busque la aprobación de los demás ni siga los estereotipos, simplemente sea como ella es.

 

mi hija no es una princesa

 

Estoy harta de tener que oír que mi pequeña dictadora es un poco bruta, un poco chicote o poco princesita a veces. WTF!!! ¿Qué pasa, que si no va de rosa, se esconde tímidamente tras mis piernas y va perfectamente peinada no es una niña? ¿Acaso debe comportarse únicamente como una princesa para poder ser una niña? ¡¡Qué coj****!!

 

mi hija no es una princesa

 

Es MUCHO más feliz que una princesa porque juega, baila, salta, brinca, explora, corre, se tira pedos, se despeina jugando, juega con bebés y con pelotas, viste de manera cómoda, prefiere los pantalones, su color favorito es el rojo, le encanta correr por la casa desnuda, se ensucia, me hace pedorretas en la tripa, grita, llora, patalea, pierde la compostura, tiene carácter, hace ruido, sabe lo que quiere, ríe y es porque ¡¡MI HIJA NO ES UNA PRINCESA NI LO QUIERE SER!!

 

 

7 comentarios en “Érase una vez una princesa… ¡nooo, mi hija NO es una princesa!!

  1. La idea de la princesa que debe ser rescatada ya no nos gusta… Yo siempre fu también más de pantalones y de carreras de bicis, pero a mi peque le encanta el rosa y los tutus… Le daremos una buena base para que de todas formas sea fuerte, autosuficiente y feliz.

  2. estoy totalmente de acuerdo. Ya lo sabes, pero a mi peque las princesas no le gustan nada de nada. Es más, ella siempre me dice que yo soy la princesa y que ella es el caballero que me salva y siempre le digo que a mi no me gusta ser princesa y que me salven, que yo misma puedo hacerlo. Igual que ella puede hacerlo.
    Ahora que le hemos cortado el pelo es peor, con la gente, me refiero. Nunca ha sido de ponerse vestidos, las faldas las tolera, porque puede ponerse una camiseta. Sus camisetas nunca llevan rosa, flores o algo que sea “cursi”. Ella lleva superhéroes, minions y mil cosas más que no tienen nada que ver. Y de color… El rosa ni se lo enseñes que te grita un NO como una catedral. Ella es de azúl, le gusta saltar, reír a carcajadas, pelear con sus amigos, jugar a la pelota y es que dejamos que sea como ella quiere ser. Sin imponerle “ciertas normas sociales” porque sí. Como digo, ahora con el pelo corto, como va con pantalones y camisetas de superheroes tengo que oír eso de… que niño tan travieso y cuando digo que es una niña, la gente se sorprende y no es la primera vez que me dicen… como tiene el pelo corto, como nunca la veo con vestidos y bla bla bla.
    A mi me lo hacían de pequeña. Yo sí era una niña vestida de rosa, con el pelo largo, hasta debajo del culo, en las fotos mi madre ya procuraba que me lo pusiera de lado para que se viera. Por supuesto, siempre con vestidos y no podía nunca rechistar ni decir lo que pensaba.
    Hoy día, soy como soy. No soy fan del rosa, pero me encantan los colores. Prefiero unos pantalones a una falda o vestido, pero si es cómoda me la pongo, por supuesto. Lo que me gusta de las personas es su interior y me da igual su exterior. Pocas veces me maquillo y soy super feliz.
    Me gustaría que ella aprendiera que puede ser quien quiera ser, siempre desde el respeto y sobre todo de su felicidad, podemos conseguir grandes cosas.
    Como le digo cada noche al acostarse. Te queremos tal como eres y sé que siempre que te propongas algo lo conseguirás con trabajo duro.
    Hoy día, hay muchas princesas guerreras, pero aún queda mucho trabajo por hacer y mentes que expandir, espero que algún día todo esto cambie.

  3. Por suerte el cuento está cambiando, las princesas ya no son las damiselas frágiles de antes. Peor
    Seguimos necesitando un gran cambio. A mi peque le encantan se disfraza habitualmente y no se lo voy a prohibir ni mucho menos pero prefiero que sea brave que Blanca Nieves. Aunque igual que se disfraza de princesa lo hace de Hulk, jajajaja. Sea lo que sea, espero que como dices no dependa de nadie!

  4. A mi chica le encantan las princesas, pero estamos potenciando las princesas más cañeras y avanzadas. Siempre le explico que la Bella Durmiente y Cenicienta son un muermo y unas pavas, no como Vaiana o Elsa, y que una princesa de verdad tiene que aprender muchas cosas, ser muy valiente y mandar pero para ayudar a los demás. El resultado es que mi chico también es pro-princesas, y en el último carnaval quiso vestirse con un vestido de su hermana. Por supuesto le puse el disfraz que quiso, pero eso provocó algunas reacciones negativas en gente que le vió pasearse así.

    Ese también es otro tema: que un niño haga cosas consideradas de niña es todavía peor a los ojos de la gente que la inversa. Y el motivo es tan claro como absurdo: se sigue creyendo a un nivel subconsciente – o no – que el rol femenino es inferior al masculino. Y ya ni entramos en frases como “corres como una niña” y derivados… Así que ver un niño haciendo cosas de niñas se sigue viendo como que se está “rebajando”. Todo eso para decir que tenemos que educar nuestra hijas para ser fuertes e independientes, pero también educar a los niños para que no consideren las cosas de chicas como malas o inferiores. Y termino ya que con este tema estaría hablando o escribiendo horas XD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre Protección de Datos:
Responsable - Cristina Rodríguez.
Finalidad - Gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. No usaré el mail para ningún tipo de fines comerciales ni publicitarios.
Legitimación- Consentimiento del interesado.
Destinatarios - No se cederán datos a terceros.
Derechos - El usuario tiene derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir sus datos.

Política de privacidadAviso Legal.