No me enamoré a primera vista de mi bebé

No me enamoré a primera vista de mi bebé

Cuántas veces habré oído la frase de “Nada más ver la cara de mi bebé me enamoré“, “Fue amor a primera vista“, etc. Pues yo no me enamoré a primera vista de mi bebé.

Uy lo que acabo de reconocer, OMG ¡qué mala madre!

Se habla mucho sobre el apego con el recién nacido, pero no se tiene en cuenta que es una experiencia individual y personal y puede que esta conexión suceda de manera instantánea o que se desarrolle el vínculo con el tiempo sin que haya que sentirse culpable por ello.

Sin embargo no se habla de ello. Es un tema tabú por el miedo a que se nos señale y critique cuando es un sentimiento que tiene que surgir y que no depende de una misma. ¡ojalá todo fuese tan fácil!

No me enamoré a primera vista de mi bebé

No me enamoré a primera vista de mi bebé

Tras los dolores insoportables del parto y el susto al ver que mi pequeña dictadora no respiraba y que hubo que reanimarla, me la pusieron piel con piel. Y mira que trate de ser consciente de lo que sentía en ese momento, pero no, no me enamoré a primera vista de mi bebé.

Miraba su carita y sentía un deseo de protección enorme hacia ella pero no la amaba. Pero ¿por qué? ¿qué he hecho mal? ¿por qué no siento ese amor a primera vista?

no me enamoré de mi bebé a primera vista

Yo deseaba ser madre, es más, deseaba tener una niña, tenía gran ilusión por conocerla, y aún sin hacerlo traté de cuidarme lo mejor que pude pero, a pesar de ello, la magia no sucedió el día que nos conocimos, ese enamoramiento a primera vista. Y no la rechacé, ni la odié, simplemente no sentí ese apego que debería, esa imagen idealizada que tenemos preconcebida sobre nuestro primer contacto con nuestro bebé.

Y a pesar de que eso no me ayudó con mi depresión postparto, fue cuestión de tiempo. En pocas semanas, según iba conociéndola y ubicándome en mi nueva vida, fue surgiendo ese enamoramiento y os aseguro que a día de hoy es igual de fuerte e indestructible que el de cualquier madre que se enamoró a primera vista. Por mi hija doy hasta la vida, y no, no es exageración.

no me enamoré a primera vista de mi bebé

Para enamorarse de tu bebé a primera vista son necesarios determinados factores que no están en nuestras manos como la química que segrega nuestro cuerpo en ese instante, la archiconocida oxitocina o también la dopamina, por no hablar del entorno y la situación.

Es más, aproximadamente el 30 por ciento de las madres no se enamoran de sus bebés inmediatamente, bien sea porque el bebé o el parto no correspondió a sus expectativas o por escasez de las hormonas que intervienen en ese proceso. Sin embargo, siempre se forja ese fuerte vínculo afectivo aunque haya que esperar un tiempo, porque el amor necesita tiempo para crecer.

10 comments on “No me enamoré a primera vista de mi bebé”

  1. Lai - asi piensa una mama dice:

    Este y otros temaa tabus hacen precisamente que haya madres que viven angustiadas por no ser “como las demas”. Como todo, debemos hablarlo y normalizarlo. No somos todos iguales ni los procesos los vivimos igual

    1. Mami Rebelde dice:

      Es que en la maternidad no hay una norma de sentimientos ni de prácticamente nada.

  2. Creo que, como dices, todo es progresivo, cuestión de conocerse, de hacerse a la idea, de adaptarse a una nueva situación…pero tampoco lo viví de golpe y porrazo.

  3. Hace tiempo que pienso en escribir sobre esto precisamente, porque hay que ser muy honesta con una misma para admitir que no te has enamorado al momento de parir, que has necesitado de tiempo y paciencia para hacerlo.

  4. Cuestión de Madres dice:

    Toda la gente de mi entorno sabe que cuando nació mi mayor no sentí ese “amor a primera vista”. Yo lo achaco a que fue una cesárea de urgencia y no estaba yo en mi mejor momento pero recuerdo que lo vi y… pues bien, ya soy madre. Luego sí, tuve toda la noche para ir conociéndole, e ir enamorándome de él poco a poco. Con la pequeña fue todo lo contrario, pero el parto también fue diferente. Eso sí, ahora los quiero a los dos con locura y por igual. Los comienzos no significan nada

    1. Mami Rebelde dice:

      ES que el parto hace mucho y el momento personal, pero poco a poco todo termina como tiene que terminar.
      Gracias por comaprtir tu experiencia 🙂

  5. Cada bebé y cada madre son un mundo. El tema de idealizarlo y generalizar todo es una de las causas de las depresiones postparto ( esa culpa por no sentir como todo el mundo dice o no vivir rodeada de unicornios en el difícil postparto). Así que tan normal una cosa como la otra. Lo que está claro es que el amor crece día a día.

    1. Mami Rebelde dice:

      Claro que crece cada día y llegan al mismo punto aunque no se parta de la misma salida.

  6. Otra del 30% por aquí! Si me lo hubieran dado al nacer, si hubiera sido la primera..nuca lo sabré! Pero cuando vi al mio ya lo conocía toda la familia, me decían que tenia un hoyito en la barbilla,etc. No lo tenia conmigo por mi estado grave y cuando lo vi fue como ver un bebe desconocido. Era tan enorme que no podían ponérmelo ni encima. Pero como dices, los días y el trato todo lo soluciona. Ahora me da pena haberme perdido algo importante en el parto, pero lo importante es que todo salio bien.

    1. Mami Rebelde dice:

      Quédate con lo importante 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre Protección de Datos:
Responsable - Cristina Rodríguez.
Finalidad - Gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. No usaré el mail para ningún tipo de fines comerciales ni publicitarios.
Legitimación- Consentimiento del interesado.
Destinatarios - No se cederán datos a terceros.
Derechos - El usuario tiene derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir sus datos.

Política de privacidadAviso Legal.

    

¿Quién soy?

mami rebelde

Soy Mami Rebelde y tengo 36 años.

Soy mamá de una niña de 4 años, que a veces se convierte en una pequeña dictadora de mucho cuidado y otras es increíblemente maravillosa.

No soporto las injusticias ni los estereotipos, tampoco el postureo y mucho menos el victimismo como llamada de atención.

Con opinión propia y puede que a veces políticamente incorrecta, pero siempre clara y sincera.

Me encanta el sonido del mar, el olor a tierra mojada, las risas, el sol, la música bien alta, bailar como si nadie me viera, viajar, las charlas interminables con amigas y quedarme embobada viendo la sonrisa de mi hija.

“No te digo que será fácil, solo que merecerá la pena”