No volverás a escupir a mi hija

No volverás a escupir a mi hija

30/05/2019 10 Por Mami Rebelde

Hace unos días mi pequeñaja, nada más salir del cole, me dijo que un niño mayor le habia escupido. Lo primero que le pregunté fue que qué habia pasado, cómo habia ocurrido y si había un porqué.

Me dijo que se lo cruzó por el pasillo, la miró y le escupió. Así, a bocajarro. Sin motivo. ¡¡Zas!! ¡Para ti! (qué simpatico el niño, eh!)

escupir

Traté de quitarle importancia diciéndole que estaba mal lo que habia hecho el niño, que tal vez lo hizo sin querer (no sé como se escupe a alguien sin querer, la verdad), que si volvía a ocurrir se lo comentase a la profesora, que si no habia nadie le dijera ella al niño que eso no se hace, etc… Y con eso se le pasó el disgusto y pasamos la tarde en el parque como cualquier día.

Al día siguiente, nada más recogerla lo primero que me dijo es que habia sucedido otra vez. Ese niño le habia vuelto a escupir!! Me cagoenelniñodelasnarices!! Esta vez ya no me puse tan comprensiva. Me salió el sentimiento de defensa al más débil, el de la injusticia e impotencia, el de no poder con los abusones solo porque son mayores, el de madre leona.

Sí, solo eran dos días, pero mi hija ya estaba pensando en que al día siguiente le iban a volver a escupir, estaba agobiada y triste. ¡Me cagoenelniñodelasnarices!! Vas a escupir a su…. Grrr!! ##***##**

escupir

Iba a quitarle importancia otra vez (difícil papel el de quitarle importanica a que te escupan en la cara) pero estando pendiente de si sucedía otra vez y hablarlo con la profesora. Sin embargo, cuando íbamos yendo para casa, de repente me dijo señalando “Mamá, ese es el niño que me escupió, ése Mamá“. Dudé por un instante qué hacer. Le pregunté si estaba segura y se ratificó, así que fui directa con ella a donde estaba el niño con su madre.

¿Mamá, qué vas a hacer? ¿Y si me escupe otra vez?” WTF!! ¿Mi hija va a tener miedo de un crío de 5 años? ¡¡Qué se atreva a escupirla!!

Amablemente me acerqué a la madre y le comenté lo sucedido. En ese momento la madre le preguntó a su hijo, el cual se puso a llorar diciendo que no.

Está mintiendo, mamá. Si me escupió. Dos veces.” El niño seguía negándolo mientras mi hija estaba detrás de mi expectante y con cierto miedo. La madre empezó a alzar la voz y a empujar al niño de malas maneras. Entonces me dirigí al niño y le dije que solo debía pedir perdón y no volverlo a hacer. La madre continuaba agarrándolo del brazo con fuerza y gritándole (entonces supe de donde venía el comportamiento del niño).

Al final, el niño pidió perdón y nos marchamos. Me sentí mal porque me pareció aberrante la actuación de la madre y hasta llegué a sentirme culpable pero consideraba que yo tenía que solucionar ese tema para que no fuese a más porque así empiezan “las cosas de niños” y acaban terminando en acoso escolar sin darnos cuenta.

Tras esto mi hija me dió un beso en la pierna y me dijo “Mamá eres muy valiente”. ¿Valiente? Mmmm… viendo como actuó la madre… la verdad es que sí, porque esperaba que me fuese a pegar un grito o decir cualquier barbaridad en cualquier momento pero quería y tenía que demostrar a mi hija que hay comportamientos que no se deben consentir jamás, que no debe dejarse amedrentar por nadie ni dejar que le borren su sonrisa.

escupir

Y es que debemos ser conscientes que son niños. De acuerdo. Y a veces hay días que me cuenta que Fulanito le ha empujado o le ha roto su dibujo o le ha llamado tonta. No obstante, hay que fijarse en la intencionalidad, en la reiteración y en si está en posición de superioridad, porque aunque siguen siendo niños ya empiezan a mostrar su educación, carácter y modo de actuar. Y como esto solo se arregla con educación en casa, solo puedo, si carecen de ella, acercarme para solucionarlo, al igual que lo haría si fuese mi hija la que lo hubiese hecho.

Aunque sé, como alguna madre me recomendó (WTF!!!!! hay madres que luego se sorprenderán que sus hijos acosen o sean acosados…) que podía haber cogido a mi hija y haberle dicho que le escupiera ella también (ganas no me faltaban, la verdad) pero me NIEGO a que mi hija se comporte igual que el niño al que teme y del que se queja. Existen muchas más soluciones que el ojo por ojo. ¡¡Nosotros somos los adultos, somos lo que debemos educar y pensar con la cabeza!! Es incoherente decir eso y educarla. EDUCACIÓN POR FAVOR.