Nos imponen nuestros gustos: braguitas de dinosaurios y calzoncillos de unicornios

Nos imponen nuestros gustos: braguitas de dinosaurios y calzoncillos de unicornios

Sí, está bien escrito el título. Si te extrañas es porque desde que nacemos nos imponen nuestros gustos de una manera un tanto descarada y siempre según nuestro género.

Hace unos días mi pequeña dictadora me dijo que le haría mucha ilusión tener unas braguitas de Marshall, de la patrulla canina. Busqué y rebusqué y sólo encontraba braguitas de tonos rosas y morados y con los personajes femeninos de la patrulla. Si acaso, en ocasiones venía un personaje más, pero nunca de manera individual ni los mismos personajes que en los calzoncillos.

Llegué a buscar en ropa interior de niños y ahí si que había. Estaba Marshall solo y no era de color rosa ni tonalidades similares. ¿Por qué?

Nos imponen nuestros gustos

Me han dado consejos del tipo ” cómprale calzoncillos de Marshall“, “así aprende que lo material no es lo importante” o “cómprale unas normales y en una imprenta que le estampen el dibujo que quiera“, entre otros.

Primero, me niego a ponerle calzoncillos porque no están diseñados para niñas puesto que anatómicamente somos distintos. Tampoco creo que esto sirva para enseñarle que lo material no es lo importante, más que nada porque el mensaje real, el de fondo no es ése. Y respecto a ir a una imprenta… me sale más caro el collar que el perro, así que no compensa.

¿Cómo nos imponen nuestros gustos?

No paramos de oír, incluso de decir, que los niños y niñas son iguales pero sigue sin haber las mismas cosas para ambos y encima se les sigue tratando distinto.

Nada más nacer, ya se aprecia esta imposición en los colores de la ropa para bebés. ¿Por qué esa manía del rosa para niñas y el azul para niños? ¿De dónde la sacan? Porque si es por estudios de mercado deberían saber que hay muchas madres que estamos en contra de estos estereotipos, es más, abogamos por lo contrario.

Nos imponen nuestros gustos

Esta tendencia continua con los dibujos animados, donde nos imponen nuestros gustos predominando los personajes masculinos y a la hora del marchandising poniendo solo los personajes femeninos en las cosas de niñas y los masculinos para niños. ¿Y qué ocurre con aquellos niños o niñas que no siguen el patrón establecido? ¿No tienen cabida en la sociedad? WTF!! Nos imponen nuestros gustos para que seamos todos unos borregos pero luego bien que gusta la gente distinta, con pensamiento crítico, criterio propio… ¿en qué quedamos?

Y lo mismo sucede con los juguetes, el estampado de la ropa, las canciones… y todo lo que concierne a los niños.

Por ser niña no significa que tenga que gustarte el rosa y los unicornios por norma, puede que te guste y puede que no, pero también puede que te gusten los dinosaurios, coches o superhéroes. Y lo mismo en el caso de los niños.

Nos imponen nuestros gustos

Es más, yo, desde pequeña tenía predilección por los vaqueros y por el fútbol, a pesar de tener un armario repleto de vestidos. Y mi color favorito NO era ni es el rosa, ni uso lazos ni me gustan los brillos y purpurinas y soy hetero y femenina.

El problema es que muchas veces se tiende a tachar de homosexuales a los niños que no sucumben al gusto que deben tener según su género o de marimachos/afeminados y no tiene nada que ver. Puede que sean gays o lesbianas en un futuro, pero será independientemente de que si es niño quiera unos calzoncillos de unicornios y princesas o si es niña quiera unas braguitas de superhéroes o dinosaurios.

Sin ir más lejos, el otro día estaba mi hija en un parque jugando con un pintalabios mío. Vino un amigo suyo del parque y se pusieron a jugar juntos. Él jugaba a que era Spiderman y mi hija a que era Elsa de Frozen. Mientras su madre y yo charlábamos sobre cosas banales, hasta que a mi hija se le ocurrió pintarse los labios y pintárselos a su amigo.

Entonces la madre saltó como un resorte y le dijo “Deja de hacer tonterías que eso es cosas de niñas“. Yo, sutilmente, le dije que simplemente estaban jugando y me respondió que no quería “amariconar” al niño. WTF!! Hay que ser estúpida, ignorante y homófoba para pensar así.

nos imponen nuestros gustos

Se debería normalizar cualquier gusto, sin imposiciones de ningún tipo, ni estereotipos arcaicos, para que los niñ@s puedan elegir libremente qué es lo que les gusta y no tener que decirles que es que el mundo es sexista y si no sigues los cánones y gustos establecidos te tienes que aguantar o te encontrarás zancadillas y muchos te señalarán y etiquetarán.

2 comments on “Nos imponen nuestros gustos: braguitas de dinosaurios y calzoncillos de unicornios”

  1. Pienso como tu y de pequeña me pasaba como a ti,me encantaba vestir de chandal y el futbol a pesar de tener vestidos,tampoco me gustaban los brillos ni la purpurina y mi color favorito era el Azul jajaja

    ¡Buen post!

  2. Es difícil normalizar, pese a que mucha gente esta abriendo los ojos, basta una humillación o una burla en el colegio, o parque, para que un niño o niña entre por el camino de los “correcto”. Y con madres como la que cuentas, pues vamos apañados, porque son mayoría. A mi peque de niño le ponía politos rosas, y camisetas de cualquier color, y ahora no quiere ir de rosa, pese a que en casa incluso su padre tiene ropa rosa y no le hemos enseñado a pensar así. El camino es largo…pero algún día!.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre Protección de Datos:
Responsable - Cristina Rodríguez.
Finalidad - Gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. No usaré el mail para ningún tipo de fines comerciales ni publicitarios.
Legitimación- Consentimiento del interesado.
Destinatarios - No se cederán datos a terceros.
Derechos - El usuario tiene derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir sus datos.

Política de privacidadAviso Legal.

    

¿Quién soy?

mami rebelde

Soy Mami Rebelde y tengo 36 años.

Soy mamá de una niña de 4 años, que a veces se convierte en una pequeña dictadora de mucho cuidado y otras es increíblemente maravillosa.

No soporto las injusticias ni los estereotipos, tampoco el postureo y mucho menos el victimismo como llamada de atención.

Con opinión propia y puede que a veces políticamente incorrecta, pero siempre clara y sincera.

Me encanta el sonido del mar, el olor a tierra mojada, las risas, el sol, la música bien alta, bailar como si nadie me viera, viajar, las charlas interminables con amigas y quedarme embobada viendo la sonrisa de mi hija.

“No te digo que será fácil, solo que merecerá la pena”