Nuestras peores enemigas

Nuestras peores enemigas

Antes de la maternidad ya pensaba que nosotras somos nuestras peores enemigas  pero desde que soy madre es mucho más notable. Sí, nosotras, las mujeres.

 

Nuestras peores enemigas

 

Poco vamos a conseguir mientras no seamos una voz única, mientras en vez de apoyarnos, respetarnos y defendernos nos dediquemos a criticar todo lo que no sea igual a lo que pensamos. No podemos pedir que nos respeten mientras nosotras mismas no lo hagamos.

 

Toda mujer que sea madre, sabe que a veces es difícil y que se intenta hacer lo mejor que se puede, pero incluso sabiéndolo se critica y juzga a las demás madres que no comulgan con su forma de educar o criar.

Jamás he oído a ningún hombre criticar a una madre que no da el pecho o que lo da “demasiado” tiempo, ni a una madre que ha decidido parir por cesárea o darle gusanitos o acelgas. En cambio sí he visto, oído y leído como mujeres critican a otras por mil temas, olvidándose que los niños tienen un padre y una madre (normalmente, o dos madres, o dos padres o uno solo o lo que tenga) pero solo nos fijamos en lo mala madre que es la mujer!! ¿Por qué  somos nuestras peores enemigas?

 

Nuestras peores enemigas

 

Y esto no solo sucede con la maternidad.

Cuando vemos que una mujer tiene un cargo profesional importante, triunfadora, siempre se le cuestiona la manera en que lo habrá obtenido ese puesto y su papel como madre. WTF!!?? Pues con esfuerzo y dedicación, igual que un hombre!

 

Cuando una mujer va arreglada, tendemos a pensar que algo pretende, criticamos su apariencia. ¿Ocurre lo mismo con un hombre que vaya bien vestido? No! Opinamos que que guapo, elegante, estiloso…

 

Cuando una mujer decide no trabajar, aparece el adjetivo de manera despectiva de “mantenida” pero si es un hombre, que hay casos, no se le señala por ello.

 

Nuestras peores enemigas

 

Y así con muchos aspectos, y es que tendemos siempre a pensar mal entre nosotras, entre mujeres, convirtiéndonos en nuestras peores enemigas.

Dejemos de buscar siempre los errores, los defectos, las equivocaciones de las demás y apoyémonos porque solo nosotras sabemos lo difícil que es ser madre, intentar hacer todo bien, conciliar, tener tiempo para nosotras, ayudar con los deberes, disfrutar de nuestros hobbies, educar a los hijos, intentar ascender a pesar de tener hijos, sacar tiempo para la pareja, etc. ¡Jodeeeer!! De demasiadas cosas nos tenemos que ocupar como para dedicarnos a criticar lo que hacen las demás. ¡Qué cada una haga lo que quiera o considere oportuno!!

 

Nuestras peores enemigas

 

No se es peor o mejor madre por querer triunfar profesionalmente ni por quedarse en casa como ama de casa. Tampoco se es peor o mejor madre por dar el pecho o biberón ni por haber parido por cesárea o por haber llevado a los niños a la guardería. Se es la mejor madre que cada una puede.

Así que dejémonos de ser nuestras peores enemigas.

 

9 comments on “Nuestras peores enemigas”

  1. Laura dice:

    Sólo hay una cosa en la que no estoy de acuerdo, y es en que si una mujer se queda en casa se le dice “mantenida” y a un hombre que haga lo mismo, no.

    La verdad es que eso no me parece realista. La sociedad acepta mucho mejor que una mujer se quede en casa, al fin y al cabo es lo que tradicionalmente se ha hecho, que lo haga un hombre.

    A las mujeres se les critica más si anteponen su vida profesional a la familiar, mientras que los hombres lo hacen constantemente y a nadie le escandaliza.

    El problema no somos las mujeres, si no la cultura machista en la que se nos ha educado.

    1. Mami Rebelde dice:

      Totalmente pero no hay nada peor que una mujer machista metiendose con las demás mujeres solo porque no actúan como tal.

  2. Merce dice:

    Yo que sé si será por parte de la educación que nos han dado de pequeños y se queda instalado como parte de nuestra personalidad. Yo ultimamente pienso que muchos de los prejuicios que tenemos de los demás es porque nos los han pasado desde pequeños. En mi caso, me educaron para respetar a los demás siempre, pero reconozco que a veces me sale una vena criticona esporádica y luego pienso ¿pero que haces? Que cada uno lleve la vida que desee. Y eso intento cada dia. Pensar que igual que yo y mis circunstancias cada uno tiene las suyas. creo que hay ue apoyarse mas, pero el miedo a que nos juzguen a veces hace que seamos inalcanzables y “malas” en ese sentido. Así lo veo yo.

    1. Mami Rebelde dice:

      Pues tienes razón, ese miedo a q se nos juzgue no ayuda mucho, la verdad.
      Gracias por comentar!!

  3. Hola, yo he trabajado 10 años con un equipo de solo muejres y acabé HARTA. Harta de critiqueo, de falserío…a veces como dices somos nuestras peores enemigas.
    Un beso

    1. Mami Rebelde dice:

      A mí también me ha pasado, de hecho suelo llevarme mejor con los hombres.

  4. Somos las más críticas porque es lo que se promueve desde siempre… un hombre si no hace nada en casa no pasa nada porque ya curra fuera… si lo hace, es que vaya suerte tienes! O si cuida de los niños, es un padrazo! Las mujeres no. Las mujeres o lo hacen o lo hacen…

  5. Karenmalv dice:

    Bravo, bravo y bravo!!! Se puede decir más alto pero no más claro!!!

  6. Lidia dice:

    Suscribo cada una de tus palabras.

    No importa que tema sea, pero somos nosotras las que nos atacamos entre nosotras. Sin embargo, si te fijas los hombres pocos son los que se critican entre ellos, y no nos damos cuenta que esto no se trata de competir entre nosotras para ver quien es mejor, se trata de compartir vivencias, gustos …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre Protección de Datos:
Responsable - Cristina Rodríguez.
Finalidad - Gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. No usaré el mail para ningún tipo de fines comerciales ni publicitarios.
Legitimación- Consentimiento del interesado.
Destinatarios - No se cederán datos a terceros.
Derechos - El usuario tiene derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir sus datos.

Política de privacidadAviso Legal.

    

¿Quién soy?

mami rebelde

Soy Mami Rebelde y tengo 36 años.

Soy mamá de una niña de 4 años, que a veces se convierte en una pequeña dictadora de mucho cuidado y otras es increíblemente maravillosa.

No soporto las injusticias ni los estereotipos, tampoco el postureo y mucho menos el victimismo como llamada de atención.

Con opinión propia y puede que a veces políticamente incorrecta, pero siempre clara y sincera.

Me encanta el sonido del mar, el olor a tierra mojada, las risas, el sol, la música bien alta, bailar como si nadie me viera, viajar, las charlas interminables con amigas y quedarme embobada viendo la sonrisa de mi hija.

“No te digo que será fácil, solo que merecerá la pena”

    
[frontpage_news widget="4197" name="Últimas entradas"]