Padrinos de bautismo: real o fake

Padrinos de bautismo: real o fake

09/04/2019 6 Por Mami Rebelde

Una vez que ya habéis decidido qué vais a bautizar a vuestro bebé viene la gran duda… ¿Quiénes deben ser los padrinos de bautismo? ¿A quién elegimos?

Hay quienes piensan erróneamente que los padrinos son aquellas personas que en caso de que ocurra una desgracia se harán cargo del ahijad@ y serán su modelo de la vida cristiana. ¡Por Dios, qué estamos en el siglo XXI!! No se trata de eso, si no todos tendríamos como padrinos de bautismo a…

  • Familiares, porque nadie va a quedarse con niños con los que no les una algo más que una amistad con sus padres, las cosas cómo son.
  • Jóvenes, porque si ya es dramático perder a tus padres, no me imagino como debe ser perder a tus segundos padres.
  • A poder ser con un nivel socioeconómico decente, para asegurarnos que no les falte de nada a nuestros hijos, porque tener hijos no es nada barato.
  • Personas católicas practicantes, porque van a ser el modelo de vida cristiana, según la teoría.
  • Y por supuesto todos los hijos tendrían los mismos padrinos de bautismo para que no creciesen por separado, obviamente.
Padrinos de bautismo

El protocolo tradicional propone como padrinos de bautismo al abuelo paterno y a la abuela materna para el primer hijo. Para el segundo, los elegidos serían el abuelo materno y la abuela paterna y para el tercero, el hermano del padre y la hermana de la madre.

Sin embargo, en la práctica, las funciones de los padrinos de bautismo son bien distintas, no son esas. Se trata de una manera de reconocimiento a una persona a la que quieres vincular de una manera especial con tus hijos, y por ende contigo, por lo que por mi parte elegí a una buena amiga con grandes valores como la honestidad, bondad, respeto y ética. Una madrina que sé que tendrá “una relación especial” con su ahijada, sin ser familia, reirá con ella, jugará, estará presente en su vida, se interesará por ella, etc.

Eso es ser padrino/madrina. Este título no implica que queremos que sus padrinos la lleven a misa o que la eduquen en valores porque para eso estamos nosotros, sus padres, para educarla y llevarla a donde creamos o no. Y mucho menos que cuiden de ella si faltáramos nosotros, porque entonces en vez de ser un renocimiento sería una carga, y nadie en su sano juicio querría jugar a esa lotería.

Padrinos de bautismo

Sin embargo, aún no siendo lo que tradicionalmente se piensa, los padrinos de bautismo no siempre ejercen el papel para el cual han sido elegidos. A veces con el paso de los años se va perdiendo el vínculo, porque no todo el mundo es capaz de entender qué significa un vínculo especial con ese niño, su ahijado. Un vínculo que es para siempre, que podría equivaler al de un familiar aun sin ser de sangre.

Por lo que, en muchas ocasiones, sucede como quien tiene un tío en Alcalá, ni tiene tío ni tiene ná. Se olvidan o restan importancia a ese vínculo que han querido y aceptado tener con el niño. Y luego a ver cómo le explicas a tu hijo que un adulto ha decidido no ser responsable con un compromiso que aceptó voluntariamente y que, por desgracia, no se puede volver atrás y cambiar de persona porque te equivocaste.

Así que es importante elegir bien, con cabeza. Pensando en alguien que esté siempre, que sea comprometido y que valore lo que significa ser padrinos de bautismo porque es un papel para el que no vale cualquiera.