Mi pérdida de identidad

Mi pérdida de identidad

Hace casi tres años que soy madre y por fin puedo decir que he recuperado mi identidad como persona.

Todo comenzó nada más nacer mi pequeña dictadora, incluso en el propio hospital, dejé de ser Cristina, para pasar a ser la “Mamá de“. Poco a poco fui pérdiendo mi identidad, sin darme cuenta, de una manera sutil y a traición.

Todo giraba en torno a mi hija. Absolutamente TODO.

 

pérdida de identidad

 

Mi gran error tras ser madre: perder mi identidad

Desde que fui madre pasé a un segundo plano. Todo giraba en torno al nuevo integrante de la familia. Dejé en stand by mi vida, mis hobbies, mis sentimientos, mi vida social, mis deseos, mis necesidades, incluso ni personalidad. Ya nada de eso importaba, solo mi bebé. Yo seguía siendo la misma persona que era antes de entrar al paritorio pero todo lo que giraba a mi alrededor habia cambiado. Así, de golpe y porrazo.

Me llegué a sentir desbordada, saturada, limitada pero no podía parar ni a respirar, pensar y poner orden a mi nuevo estado. Tenía que continuar a pesar de las circunstancias. Olvidé que me gustaba mucho escuchar música, viajar, leer un libro a orillas del mar, ME OLVIDÉ DE MI.

Llegué incluso a no reconocerme ante el espejo. Era como si no supiera quien era. Me miraba y veía a una chica que físicamente habia cambiado un poco, sí, pero no tanto como para no reconocer que seguía siendo yo, la misma de siempre, solo que ahora era madre y aunque yo pensaba que sería una característica más, fue LA CARACTERÍSTICA que definió mi personalidad.

 


El mayor error tras ser madre es olvidarse de una misma como persona y perder mi identidad


 

pérdida de identidad

 

Así fue como perdí mi identidad. Debí haber mantenido mi individualidad pero mi instinto y mi entorno me llevó a centrarme en mi hija perdiéndome a mi misma en una contraposición de emociones.

 

Reconociéndome a mi misma

Sin embargo a medida que mi hija ha ido creciendo y ganando autonomía he comenzado a darme cuenta de hasta qué punto mi identidad se había ido disipando y como por fin he logrado recuperarla.

 

pérdida de identidad

 

Ahora SOY YO. La misma que antes de ser madre. Me reconozco aunque soy distinta al igual que muchas cosas han cambiado. Muchas cosas y personas han dejado de tener el peso que antes tenían en mi vida al igual que he cambiado mis prioridades y he vuelto a darme importancia a mi misma como persona individual porque aunque sea madre, soy MUCHO MÁS QUE ESO.

 

41 comentarios sobre “Mi pérdida de identidad

  1. No es la primera vez que oigo hablar o leo sobre esta perdida de identidad, incluso se lo he comentado a alguna amiga que ha sido madre recientemente. Lo importante es que te des cuenta de ello y pongas remedio, sino al final es que no queda nada de una misma.

  2. Hola
    Yo no tengo hijos aun pero puedo imaginar como fue todo lo que cuentas ya que creo que nuestro instinto de mujer al convertirnos en madre es dedicarnos en 100% a nuestros hijos y por supuesto es normal que nos olvidemos de nosotras mismas, por eso ese autodescubrimiento es necesario. Excelente post =)

  3. ¡Hola guapa! Mi madre siempre dice que cuando me tuvo a mi, se dejó de cuidar por cuidarme a mi. Yo siempre le digo que, en parte, le entiendo, pero que nunca hay que dejar de cuidarse a uno mismo, y así darás el mejor ejemplo a un hijo.
    Me alegro que ahora ya seas tú, y que hayas evolucionado así.
    Un beso, Chanel. <3

  4. Hola guapa
    Me ha gustado mucho este post porque no mucha gente habla de esa pérdida de identidad que puede suceder cuando nos convertimos en mamas.
    Es importante cuidar bien a nuestros hijos pero sin perdernos nosotras por el camino. Creo que encontrar el equilibrio entre esas dos cosas es fundamental
    Un besazo

  5. Hola guapa, me alegra mucho que hayas podido salir de ese error y hayas recuperado tu indentidad, tus aficiones y ese tiempo necesario para dedicarte sólo a ti. 🙂 ¡Un besazo y ahora a recuperar ese tiempo!!

  6. Hola! Me gusta mucho tu post, me gusta cuando hablais de la otra cara de la maternidad, que no todo es de color de rosa, como muchas veces no las quieren vender.
    Supongoque el dia que sea madre a mi tambien me toque perder mi identidad, para volver a encontrarla.
    Besos

  7. Hola!!! Que razón te doy con todo lo que describes, yo tb la perdí durante todos estos años, mi hija tiene 5 y la verdad es que me costó darme cuenta… estaba abandonada totalmente !!

  8. Eso nos pasa a muchísimas madres punto perdemos nuestra identidad cuando ellos nacen porque damos todo, nuestra vida por ellos. Es un error qué pronto tenemos que solucionar para volver a encontrarnos bien con nosotras mismas.

  9. Creo que es una etapa que todas las madres primerizas tenemos con el primer hijo, las prioridades cambian, ya no somos nosotras, ahora el bebé es primero. Creo que estas en el momento en que te das cuenta que ahora te toca cuidar de ti y reorganizarte y tener tus momentos de ser la mujer que hay detrás de la “madre de”. Un abrazo!

  10. Hola!
    Me ha conmovido mucho tu historia, es algo que nos pasa a muchas hasta que te das cuenta que vives por y para una persona que es lo más importante de tu vida y que darías todo por ella.
    Pero que también tienes derecho a tener tu parcela personal independiente.
    Qué eso enriquece por ambos lados
    Me alegro de que te hayas dado cuenta y cambiado para tener tu propia autonomía
    Un abrazo! 🙂

  11. Hola! tu sinceridad se agradece. Son muchas las madres que se sienten perdidas y solas tras el nacimiento del bebé porque pasan por completo a segundo plano. No creo que debiera ser así sino que también deberían tener tiempo y espacio para seguir siendo mujeres y ellas mismas. Besos!!

  12. Hola! Me ha gustado mucho el tema que tratas en este post ,así como la manera de transmitirlo. Sin duda la maternidad transforma profundamente, y en cierta manera es normal que la identidad se difumine y se deje de ser persona. Yo también me he sentido así en alguna ocasión, en los momentos difíciles y más oscuros. Ocurre con más frecuencia de la que parece, no somos bichos raros vamos
    Un saludo

    1. Claro que no, lo que pasa que aun no está bien visto comentar estas situaciones no tan ideales de la maternidad, pero poco a poco dejará de ser tabú expresar lo que sentimos aunque no sea lo idílico.

  13. Está claro, hay un cambio muy brusco desde el momento en que nace un hijo, a veces yo tampoco me he sentido “yo”, aunque como tú dices, cuando tu peque va ganando autonomía, vuelves a ser tú.

  14. Comparto eso de la delgada línea; definitivamente hay un cambio monumental cuando te conviertes en madre y eso de la identidad más bien decía “me convertí en mamá no en idiota” “puedo pensar y hablar de otras cosas que no sea bebés” eso, pero en mi caso fue de afuera hacia adentro en los primeros meses que todo te da vueltas y todos opinan. La identidad cre que se transforma y te hace mejor por lo menos en mi caso me abrió Lisboa ojos a lo que y’a pasaba por alto.

  15. Es la primera vez que leo un relato como el tuyo y me has dejado a cuadros. Pero me doy cuanta y lo veo en mi propia prima que hace los mismo. Se ha volcado en su hija y es la “La mamá de..”
    Con ayuda de la familia se está consiguiendo que se escapen fines de semana solos como hacian antes de ser padres. Pero creo que la va a costar volver a ser ella y no es cosciente. Por lo menos tu lo has sido y me ha dado cuenta que dais todo por vuestros hijos. Un besazo y gracias por el post

  16. Todo es buscar ese momento para ser tu misma y no ser la madre de. Se puede ser madre y no dejar de ser uno mismo. Y yo creo que te hace sacar lo mejor de ti y a valorar mejor cualquier momento que te dedicas a ti misma.

  17. Los primeros meses es casi imposible, pero según van ganando en autonomía hay que hacer lo posible por ir recuperando pequeñas parcelitas: tu rato de ejercicio, un café con las amigas o un rato en la biblioteca leyendo en paz puede aportar mucho y volver con fuerzas renovadas.

  18. Para mi, fue notorio que, mientras eres estuche (embarazada) todos te cuidan, te miman, estan pendientes de ti. En cuanto nace la joyita todos, incluso tu, estan pendientes de ella. Y si comentas algun problemita, te dicen : de que te quejas ? con la maravilla de hijo que has tenido !!!!!!
    De a poco todo se normaliza otra vez, hasta que va llegando el hermanito y otra vez lo mismo.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre Protección de Datos:
Responsable - Cristina Rodríguez.
Finalidad - Gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. No usaré el mail para ningún tipo de fines comerciales ni publicitarios.
Legitimación- Consentimiento del interesado.
Destinatarios - No se cederán datos a terceros.
Derechos - El usuario tiene derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir sus datos.

Política de privacidadAviso Legal.