Mi pérdida de identidad

Mi pérdida de identidad

17/05/2018 46 Por Mami Rebelde

Hace casi tres años que soy madre y por fin puedo decir que he recuperado mi identidad como persona.

Todo comenzó nada más nacer mi pequeña dictadora, incluso en el propio hospital, dejé de ser Cristina, para pasar a ser la “Mamá de“. Poco a poco fui pérdiendo mi identidad, sin darme cuenta, de una manera sutil y a traición.

Todo giraba en torno a mi hija. Absolutamente TODO.

 

pérdida de identidad

 

Mi gran error tras ser madre: perder mi identidad

Desde que fui madre pasé a un segundo plano. Todo giraba en torno al nuevo integrante de la familia. Dejé en stand by mi vida, mis hobbies, mis sentimientos, mi vida social, mis deseos, mis necesidades, incluso ni personalidad. Ya nada de eso importaba, solo mi bebé. Yo seguía siendo la misma persona que era antes de entrar al paritorio pero todo lo que giraba a mi alrededor habia cambiado. Así, de golpe y porrazo.

Me llegué a sentir desbordada, saturada, limitada pero no podía parar ni a respirar, pensar y poner orden a mi nuevo estado. Tenía que continuar a pesar de las circunstancias. Olvidé que me gustaba mucho escuchar música, viajar, leer un libro a orillas del mar, ME OLVIDÉ DE MI.

Llegué incluso a no reconocerme ante el espejo. Era como si no supiera quien era. Me miraba y veía a una chica que físicamente habia cambiado un poco, sí, pero no tanto como para no reconocer que seguía siendo yo, la misma de siempre, solo que ahora era madre y aunque yo pensaba que sería una característica más, fue LA CARACTERÍSTICA que definió mi personalidad.

 


El mayor error tras ser madre es olvidarse de una misma como persona y perder mi identidad


 

pérdida de identidad

 

Así fue como perdí mi identidad. Debí haber mantenido mi individualidad pero mi instinto y mi entorno me llevó a centrarme en mi hija perdiéndome a mi misma en una contraposición de emociones.

 

Reconociéndome a mi misma

Sin embargo a medida que mi hija ha ido creciendo y ganando autonomía he comenzado a darme cuenta de hasta qué punto mi identidad se había ido disipando y como por fin he logrado recuperarla.

 

pérdida de identidad

 

Ahora SOY YO. La misma que antes de ser madre. Me reconozco aunque soy distinta al igual que muchas cosas han cambiado. Muchas cosas y personas han dejado de tener el peso que antes tenían en mi vida al igual que he cambiado mis prioridades y he vuelto a darme importancia a mi misma como persona individual porque aunque sea madre, soy MUCHO MÁS QUE ESO.