Qué niñofobia ni qué leches

Qué niñofobia ni qué leches

08/03/2018 3 Por Mami Rebelde

Hoy en día parece que hay que medir muy mucho nuestras palabras porque si no habrá alguien que se sienta ofendido, que tiene la piel muy fina con cualquier tema y te tachará de cualquier adjetivo descalificativo que considere oportuno sin argumento alguno. Ahora está muy en boca de todos la niñofobia que existe hoy en día… pero ¿Por qué ponen el grito en el cielo los padres?.

 
niñofobia

 

Yo, como madre, no considero q exista niñofobia ni leches. De hecho, que Renfe ponga “vagones silencio” me parece una gran idea si quieres viajar tranquilo, sin ruidos, si tienes que estudiar o trabajar, si quieres dormir o si no quieres que nadie te moleste, porque no están admitidos los niños, obvio, porque no se caracterizan precisamente por su silencio. Se restringe el acceso a niños porque obviamente ellos no pueden adquirir el compromiso de callarse pero seguro que también se le da un toque de atención a aquellos adultos no restringidos que se parece que se han tragado un altavoz mientras hablan por el móvil, enterándose todo el vagón de su conversación. Y ni qué todo el tren fuese de vagones silencio, hay muchos más vagones para aquellos pasajeros ruidosos. No es para tanto revuelo ni fanatismo.

Es cierto que podrían poner un vagón infantil, también sería una gran idea, pero lo del vagón del silencio NO es niñofobia. No veamos cosas donde no las hay.

 

niñofobia

 

Al igual que existen muchos hoteles o restaurantes donde los niños no se admiten o no son bienvenidos. ¿Y? ¿Qué problema hay?. Cuando voy a cenar con mi marido me gusta ir a un sitio tranquilo donde podamos hablar y para escucharnos no tengamos que hablar a gritos, donde no se oigan los alaridos de niños corriendo, jugando o con un berrinche. Cuando voy con amigas busco un sitio donde haya algo más de ambiente, más distendido. Es buscar un sitio que se adapte a la circunstancia. Así de fácil. En cambio, si vamos a comer en familia trato de buscar un restaurante acorde a la ocasión, que esté acondicionado para niños. No hay que exagerar diciendo que se estigmatiza a los que somos padres ni que se están excluyendo a los niños, nuestro futuro, de la sociedad!! Pero WTF! Cuánta estupidez!. ¡Qué niñofobia ni que pepinillos en vinagre!!

 

De hecho, la mayoría de las veces, lo que sucede es que muchos padres no se ocupan de que sus hijos no molesten a los demás porque, ellos, al fin y al cabo son niños, y es responsabilidad de los padres educarles a comportarse como es debido. Existen muchos padres que se dedican a comer y charlar con sus amigos mientras dejan que sus hijos correteen por todo el restaurante sin importarles lo más mínimo que puedan molestar a los demás con sus gritos y sus juegos. Por no hablar de los adultos que se comportan peor que los niños, pero para eso existe el derecho de admisión… ¡gracias a Dios!

 

Eso sí, esto no es incompatible con que los restaurantes, hoteles y demás sean amables con los niños, una cosa no quita la otra. Y dejen clara su actitud frente a las familias para evitar situaciones incómodas e injustificadas.