Rabietas. ¿Mala educación o carácter?

Rabietas. ¿Mala educación o carácter?

Las rabietas, a pesar de ser algo muy común e niños a partir de los dos años, tienen una connotación negativa, porque se suelen asociar con una mala educación por parte de los padres: falta de firmeza, escasos límites puestos, niños caprichosos que se creen y se sienten el ombligo del mundo, que gestionan mal sus emociones, padres que ignoran a sus hijos, etc.


¿¿Mala educación?? Habrá muchos casos en los que estos comportamientos paternos influyen directamente consiguiendo que los niños se conviertan en pequeños tiranos que usan las rabietas como método de chantaje y de conseguir sus deseos. Sin embargo, hay otros casos en los que no es cuestión de educación, si no de CARÁCTER, de la forma de ser de esa pequeña personita.

Pero de estos casos casi no se habla porque no es lo general. Tras leer varios artículos o libros de gurús de la maternidad que dan lecciones sobre qué hacer, todos tratan la maternidad como algo general, en vez de personalizada con cada madre y con cada hijo, obviando la personalidad de ambos que influye y mucho.

rabietas

Mi pequeña dictadora tiene rabietas, pero SEÑORAS RABIETAS. Y cuando he intentado buscar ayuda he tenido que leer un montón de gilipolleces firmadas por expertos en niños que parecen tener la fórmula mágica.


Comienzan hablando sobre cómo manejarlas desde el amor, el apego, el cariño… Obvio!! Si no ¿¿desde dónde se van a gestionar!!?? Ya empezamos mal…

Luego dan consejos a seguir, y muchos de ellos se contradicen. Hay quien dice que es mejor ignorar las rabietas y otros que no lo hagas porque eso significa desatención. Aclaraos antes de sentenciar qué hacer y que no hacer porque muchas veces los padres hemos probado eso y seguimos igual.

Ante las rabietas he probado a:

  • Consolarla
  • Ignorarla
  • Hablarle tranquila y decirle que cuando se calme hablamos
  • Empatizar con sus sentimientos y decirle que entiendo que está enfadada y tratar de que se calme
  • Distraerla, cosa con la que no estoy de acuerdo porque es un parche, no la solución al problema real existente
  • Ser flexible, pensar que puede que esté cansada o tenga hambre o simplemente un mal día
  • Prevenir situaciones, cosa que tampoco comparto porque tiene que aprender a comportarse, no tengo yo que evitar determinadas situaciones por si tiene una rabieta. A parte, que no siempre se pueden prevenir porque muchas veces aparecen en el momento más inesperado y sin motivo aparente
rabietas

A pesar de todo esto, la rabieta ha continuado. Pero ninguno de los artículos de gurús de la maternidad muestran esa posibilidad. Se supone que con hacer lo que recomiendan el niño se calmará y vendrá a tus brazos. Pues NO. No si tiene carácter, pero del de verdad.

Y es que no todo depende de nosotros, de nuestro comportamiento o de la educación que les demos. También hay que tener en cuenta el carácter del niño. Con lo que los padres no somos la causa de que el niño/a tenga esta personalidad, no se debe a un déficit en nuestras habilidades de crianza (a pesar de que mucha gente nos hagan sugerencias o acusaciones).

Así que dejemos de ver de esa forma las rabietas, juzgando a sus padres y/o dando lecciones desde el otro lado de la barrera llegando incluso a decirles a los niños enrabietados frases como “qué fe@ cuando lloras” “uy, si sigues así tu mamá se va a ir” y perlas inapropiadas del estilo porque lo único que sirve es la PACIENCIA por parte nuestra y la EMPATÍA por parte de nuestro alrededor.

15 comments on “Rabietas. ¿Mala educación o carácter?”

  1. Yo no creo que sea ni una cosa ni otra, es una etapa más del desarrollo en la que no saben afrontar sus emociones y frustraciones. La clave está en tener paciencia y empatía, a mi modo de ver.

  2. El que piense eso de las rabietas desde luego no debe tener hijos, porque yo creo que lo de las rabietas a día de hoy todos sabemos que son inevitables en la mayoría de las ocasiones y que no tienen que ver con la educación. Yo no he sufrido grandes rabietas, aunque si tiene carácter, y obviamente hay días que se le tuercen.
    Hasta el más educado tiene rabietas, y si no, que miren el hijo de los duques de Cambridge ;D

  3. Paciencia… Uffff… A veces, y según las edades, tiende a escasear… Pero no hay que agotarla porque sino, al menos con los preadolescentes y sus rabietas, se puede entrar en una guerra sin fin…

    Educar, quien dijo que fuera fácil?

  4. De acuerdo, paciencia y empatía. A ratos los consejos de los expertos hay que tomarlos en su justa medida, ni más ni menos; y más bien utilizar un poco de sentido común y contexto, todos los niños y rabietas son diferentes.

    1. Mami Rebelde dice:

      Claro, y en su justa medida porque realmente no dicen nada “mágico” ni infalible, si no consejos muy generales.
      Gracias por comentar 🙂

  5. Muy de acuerdo con que se ha de personalizar la maternidad con cada hijo. Los tres míos son muy diferentes entre sí. Menos la mediana los otros dos tuvieron su etapa de rabietas pero una en plan pocas y buenas y el otro a cada momento. También, como tú, he probado varios métodos que no me han funcionado.

    1. Mami Rebelde dice:

      Claro, es que cada hijo, como cada persona es un mundo.
      ¿y qué te funcionó??? para tomar nota 😉

  6. Hijosmanual dice:

    Nada funciona con todos los niños, porque ninguno es igual, sólo nos queda esperar que pasen.

    1. Mami Rebelde dice:

      Pues a esperar se ha dicho… total, no tengo nada mejor que hacer jajajaja

  7. Virginia dice:

    No me ves, ni puedo poner el gif del aplauso sentido, pero estoy llorando de empatía. Me gustaría ver por agujero a esos gurús gestionando rabietas, también te lo digo.
    Un abrazo!

    1. Mami Rebelde dice:

      jajajajja pero como si te viera porque yo también me los he imaginado gestionándolas y nada se parece a lo que predican jajajaja

  8. Ufff te leo y me doy cuenta de la suerte que tengo porque aún no hemos vivido una fase de rabietas intensa, siempre han sido fáciles de llevar o han terminado desapareciendo al abrazarlo o decirle cosas con cariño (lo que dicen los gurús vaya) pero es que a Loki todo le suele venir bien. Es cabezón pero no suele hacer rabietas.

    Me lo imagino y debe de ser muy difícil sentirte impotente ante un comportamiento así de tu hija espero que la racha se pase pronto y puedas tener de nuevo algo de paz… y ya sabes si aprendes el truco milagroso paténtalo!!

    1. Mami Rebelde dice:

      Lo patentaré si lo encuentro, sin duda! jajajaja
      Pues aprovecha a Loki que no sabeis la suerte que teneis aquellas con niños más calmados.
      Besos

  9. La educación nunca es fácil….y no hay varitas mágicas que todo lo resuelvan y que funcionen con los peques de la misma manera.
    Tocará armarse de paciencia para wducar y criar a nuestras pequeñas fierecillas.
    Un abrazo

    1. Mami Rebelde dice:

      Eso es! Poco a poco…
      Esto solo me prepara para soportar cualquier cosa de la vida que requiera de paciencia… jajjajaja
      Gracias Vanesa por comentar 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre Protección de Datos:
Responsable - Cristina Rodríguez.
Finalidad - Gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. No usaré el mail para ningún tipo de fines comerciales ni publicitarios.
Legitimación- Consentimiento del interesado.
Destinatarios - No se cederán datos a terceros.
Derechos - El usuario tiene derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir sus datos.

Política de privacidadAviso Legal.

    

¿Quién soy?

mami rebelde

Soy Mami Rebelde y tengo 36 años.

Soy mamá de una niña de 4 años, que a veces se convierte en una pequeña dictadora de mucho cuidado y otras es increíblemente maravillosa.

No soporto las injusticias ni los estereotipos, tampoco el postureo y mucho menos el victimismo como llamada de atención.

Con opinión propia y puede que a veces políticamente incorrecta, pero siempre clara y sincera.

Me encanta el sonido del mar, el olor a tierra mojada, las risas, el sol, la música bien alta, bailar como si nadie me viera, viajar, las charlas interminables con amigas y quedarme embobada viendo la sonrisa de mi hija.

“No te digo que será fácil, solo que merecerá la pena”