Respira…

Respira…

La vida muchas veces es una lucha constante contra las adversidades, los problemas que aparecen de la nada y desmoronan tu mundo, las noticias que son desgracias, el estrés de la rutina, las prisas para llegar a todo, ser la mejor madre del mundo, la mejor pareja, la mejor hija, la mejor amiga, etc.

Las madres, hemos sido obligadas a ocultar, reprimir y, en el peor de los casos, olvidar nuestros deseos y emociones, cargando con una carga mental injusta y que hace mella en nuestro estado de salud, tanto física como mental.

respira

Respira…

¡¡P A R A!!! Y respira… respira hondo, de manera profunda.

Respira a pesar de…

  • Que, aunque cada día más padres se involucran en la crianza de los hijos, la carga mental continúa recayendo en nosotras, las madres. La tarea de planificación, organización y decidir en casa la asumimos principalmente nosotras, ya sea por educación, disponibilidad, decisión propia o por lo que sea. Respira… Los hijos son tanto nuestros como de los padres y debemos delegar ciertas decisiones y tareas. Sí, nos gusta supervisar porque queremos que lo hagan como lo haríamos nosotras, pero se trata de delegar y así poder quitarnos un poco de carga, aunque no se haga como lo hicierámos nosotras, pero se hace y es lo que importa.
  • Tener en la cabeza un listado infinito de cosas por hacer. El simple hecho de pensarlas supone planificar, anticiparse y estar constantemente en otra cosa. Es imprescindible desconectar la mente, no pensar en si hace falta bolsas de basura, en que el mes que viene toca pagar el seguro del coche, en si quedan 3 meses para la vacuna del pequeño o si hay que comprarle al mayor una gorra para el campamento de verano. ¡¡Basta!! Respira…. Cada cosa a su debido tiempo. Hay que disfrutar del momento presente sin tener la mente en otra cosa.
respira
  • No disponer de tiempo para ti misma y si lo tienes es teniendo que renunciar a algo tan necesario como dormir. Respira… quien algo quiere algo le cuesta y ser madre significa renunciar a muchas cosas pero el tiempo para una misma es imprescindible y no hay que sentirse mal por tenerlo. Poco a poco dispondrás de más tiempoconforme se vayan haciendo mayores.
  • Ir deprisa y corriendo a todas partes: de casa a llevar a los niños al colegio, del colegio al trabajo, lidiar con tu jefe, dejar todo terminado en tu jornada laboral, preparar la merienda, recoger a los niños, ir al parque, bañar a los niños, hacer la cena, etc. Respira… No siempre se puede llegar a todo. Más vale calidad que cantidad. No sucede absolutamente nada si un día te olvidas de la merienda y terminas comprando lo primero que pillas en la panadería de al lado de casa, o si las cosas no salen como pensabas. Nada, no pasa nada.
  • Tratar de contentar a todos y ser la mejor versión de ti misma, aunque ello conlleve una carga y una presión sobrehumana. Respira… No puede ser que las prioridades sean los demás. Lo importante es ser tú misma la prioridad para que lo demás esté bien, así que tal vez hay que cambiar el orden de prioridades y encabezarlas nosotras, sin ser esclavas de los niños ni de nadie.
respira

La carga mental está detrás de muchas peleas, crisis o rupturas de pareja e incluso de pérdidas de identidad o ansiedad y depresión. Hay momentos clave en la vida de las personas donde la carga mental se hace evidente y la maternidad es uno de ellos.

Así que RESPIRA, tómate un minuto para dar importancia a lo que de verdad la tiene y tranquila, todo pasa, así que mientras tanto, intenta disfrutar esta aventura.






8 comments on “Respira…”

  1. Hijosmanual dice:

    Yo lamentablemente, aunque mi marido si implicara al 100 % en todo en mi naturaleza está, hacerme responsable de todo y de más. Lo que sí tengo muy claro, que tengo que ser un poco egoísta y también lo soy, pero porque he aprendido a desconectar con ciertas cosas que me gustan. Gracias por pedirnos que Respiremos, nos lo merecemos.

    1. Mami Rebelde dice:

      Ay nuestra naturaleza…
      Ser egoísta un poco beneficia a todos porque te encuentras mejor… asi que RESPIRA!! 😉

  2. Paloma dice:

    Uff cuanta razón, estoy en el punto en el que quiero dejar de priorizar a los demás.. Hemos entrado en un bucle en el que solo sacamos tiempo para recibir visitas o hacer planes con gente y necesito un respiro!!!
    Ya no solo para mi, quiero más tiempo con mi familia (marido e hijos) a solas!, vivir nuestros momentos, disfrutar de nosotros…
    Muy bueno, un beso!

    1. Mami Rebelde dice:

      Poco a poco lo harás, ya verás, pero hay que ser consciente de que anteponemos lo de los demás a lo nuestro.

      Animo!! Besos

  3. Telva dice:

    Si es verdad, aunque en mi caso el padre y yo estamos al 50% en los niños y en la casa, la que tiene que recordar donde está todo en la casa, o lo que hay que pagar mes a mes soy yo. Buen post para reflexionar. Un abrazo.

    1. Mami Rebelde dice:

      Seguimos llevando la mayor carga… supongo que es cuestión de tiempo que la cosa cambie. Esperemos!!

      Gracias por comentar!!

  4. DiscaHogar dice:

    Hay que parar, respirar y tomarse las cosas con otra mentalidad. Las madres perfectas NO existen, por mucho que lo parezca en las redes, NO es verdad. Hay que parar, y tomarse un tiempo. Que razón!

    1. Mami Rebelde dice:

      Claro que no existen pero queremos llegar a todo y no se puede y no pasa nada!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre Protección de Datos:
Responsable - Cristina Rodríguez.
Finalidad - Gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. No usaré el mail para ningún tipo de fines comerciales ni publicitarios.
Legitimación- Consentimiento del interesado.
Destinatarios - No se cederán datos a terceros.
Derechos - El usuario tiene derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir sus datos.

Política de privacidadAviso Legal.

    

¿Quién soy?

mami rebelde

Soy Mami Rebelde y tengo 36 años.

Soy mamá de una niña de 4 años, que a veces se convierte en una pequeña dictadora de mucho cuidado y otras es increíblemente maravillosa.

No soporto las injusticias ni los estereotipos, tampoco el postureo y mucho menos el victimismo como llamada de atención.

Con opinión propia y puede que a veces políticamente incorrecta, pero siempre clara y sincera.

Me encanta el sonido del mar, el olor a tierra mojada, las risas, el sol, la música bien alta, bailar como si nadie me viera, viajar, las charlas interminables con amigas y quedarme embobada viendo la sonrisa de mi hija.

“No te digo que será fácil, solo que merecerá la pena”