Siempre putas

Siempre putas

Cuando mi sobrina era pequeña, unos dos años tendría aproximadamente, un día me dijo “Tú y yo siempre putas“. Yo me quedé sorprendida y le pregunté que qué me había dicho y lo volvió a repetir. No había duda. Decía siempre putas.

OMG! ¿qué les pasa a los niños de hoy en día??? ¿Qué tipo de dibujos ve mi sobri? ¡¡Si sólo tiene dos míseros años!!!

Hasta que al final, tras chapurrear más frases, nos dimos cuenta de que realmente se refería a JUNTAS. Ufff…. ¡Qué alivio! porque si no contratar a Super Nanny se iba a quedar corto, pero que muy corto.

Obviamente esta anécdota se quedó para siempre en mi familia.

Y hoy más que nunca quiero recordársela a mi hermana: tú y yo SIEMPRE PUTAS.

Hay quien dice que la familia no es la de sangre – y en personas concretas esta frase no se equivoca ni un ápice -, si no la que eliges, personas que harían cualquier cosa por verte sonreír y que te aman sin importar lo demás.

Esto es lo que es la familia de verdad, de sangre o no, eso es lo de menos, pero tú y yo lo somos.

Y como tal, quien te hace daño, te hace llorar o quien te trata bien, te hace feliz, es como si me lo hiciera a mi. Y si tú estás mal ya saco yo fuerzas para pelear por las dos, porque torres más altas han caído y no hay nada que pueda con tu templanza y reflexión y mi impulsividad y mi arrebato. NA-DA.

siempre putas

Y aunque somos muy diferentes, siempre has sido mi referente. Eras (y eres) la única persona que pensando que estarás a mi lado el día que nuestros padres falten, lográs mitigar esa ansiedad anticipatoria innata en mi.

Siempre has cuidado de mi, a veces muy a tu pesar, cosas de ser la hermana mayor. Siempre me has protegido. Siempre has sido la persona a la que le podía contar todas las cosas que me pasaban por la cabeza sin miedo a que me juzgaras o salieras corriendo. Siempre has estado ahí, a mi lado.

Pues ahora es hora de que recojas tus frutos. No quiero ni puedo verte mal. Y no voy a permitir que nadie trate de hacerte daño, porque tú y yo siempre putas. Y si aparece un hijoputa, más hijas de p*** seremos porque nadie puede hacernos daño si no se lo permitimos, si no le damos el control de dirigir nuestras emociones.

NADIE, por mucho que lo intente, porque al final todo cae por su propio peso, es cuestión de esperar y esto no ha hecho esto más que empezar. ¡Qué se preparen!!

siempre putas

Te quiero sister. Siempre putas.

6 comments on “Siempre putas”

  1. Ana Maria desde Argentina dice:

    Que linda hermandad la de ustedes !!!
    Yo no tengo hermana,tengo primas y un hermano al que le llevo 10 años. Recien , desde que murio mi mama , hace unos años, estamos mas unidos. El ya es abuelo ,y aunque yo no lo sea, tenemos gustos y formas de pensar parecidas.
    Sigan asi chicas ,siempre unidas. Besesssssss !!!!!!!

    1. Mami Rebelde dice:

      Gracias Ana María
      Si lo que importa no es la edad de diferencia si no la complicidad que podáis tener.

  2. Jjajajaja que gracia!! Y me encanta que se quedara la frase ahi, para siempre en el recuerdo. Genial!

    1. Mami Rebelde dice:

      Es q es una anécdota difícil de olvidar!! Jajajajaja

  3. Hijosmanual dice:

    Me encanta, siempre putas y más fuertes.

    1. Mami Rebelde dice:

      Eso es!! Y aunque “suene” mal yo se lo repito y si alguien mira raro pues que se aguante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre Protección de Datos:
Responsable - Cristina Rodríguez.
Finalidad - Gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. No usaré el mail para ningún tipo de fines comerciales ni publicitarios.
Legitimación- Consentimiento del interesado.
Destinatarios - No se cederán datos a terceros.
Derechos - El usuario tiene derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir sus datos.

Política de privacidadAviso Legal.

    

¿Quién soy?

mami rebelde

Soy Mami Rebelde y tengo 36 años.

Soy mamá de una niña de 4 años, que a veces se convierte en una pequeña dictadora de mucho cuidado y otras es increíblemente maravillosa.

No soporto las injusticias ni los estereotipos, tampoco el postureo y mucho menos el victimismo como llamada de atención.

Con opinión propia y puede que a veces políticamente incorrecta, pero siempre clara y sincera.

Me encanta el sonido del mar, el olor a tierra mojada, las risas, el sol, la música bien alta, bailar como si nadie me viera, viajar, las charlas interminables con amigas y quedarme embobada viendo la sonrisa de mi hija.

“No te digo que será fácil, solo que merecerá la pena”