tengo que confesar

Tengo que confesar…

Tengo que confesar que desde que soy madre me preocupa mucho la imagen que pueda tener mi hija de mi, como me ve, la idea que tiene de mi, porque seré, junto con su padre, su referente y eso influirá en cómo será de mayor junto con su personalidad.

Recuerdo que de pequeña pensaba que mi madre era la mejor, era fuerte, valiente, generosa, luchadora, tenía respuesta para todo, sabía hacer cualquier cosa, que tenía todo controlado, que no tenía miedo, que sonreía muy a menudo, que cocinaba muy bien, que sabía coser y arreglar la ropa, que solucionaba cualquier problema que hubiera sin mostrar ningún atisbo de preocupación, que  etc.

Es por ello por lo que le doy vueltas a qué pensará de mí mi pequeña dictadora porque yo no soy como mi madre, ¡ojalá!.

 

Tengo que confesar

 

Tengo que confesar que no soy tan fuerte, a veces las cosas me desbordan. No sé coser y mucho menos arreglar ropa. No tengo todo controlado. No soy valiente, hay muchas cosas que me dan miedo. No tengo respuesta a todo. Me apaño con la cocina, aunque he de reconocer que la Thermomix es mi gran aliada. Tengo muchos defectos que me alejan de la imagen de madre perfecta.

Tengo que confesar que me da miedo que sea consciente de todo ello, de no estar a la altura como madre, como se merece o necesita.

 

 

Sin embargo, ahora, de adulta, hablando con mi madre me cuenta que esa imagen que yo tenía de ella no era del todo cierta ni completamente real. Lloraba a escondidas. Se buscaba la vida para poder solucionar los problemas mientras estaba asustada. Muchas veces la carga familiar le desesperaba. Hacía por sonreír mientras estábamos mis hermanos y yo delante. Decía que no pasaba nada cuando no era cierto. No tenía ni idea de cocinar y aprendió cómo pudo incluso llamando a su abuela para le dijese cómo hacer unas simples lentejas. Aprendió a coser sobre la marcha como pudo. Y, aún así, para mí era y es la mejor madre del mundo.

 

Tengo que confesar

 

Y es que ese miedo es un miedo que cualquier madre tiene, es un miedo lógico y hasta necesario porque tener hijos es una gran responsabilidad de la que vamos aprendiendo sobre la marcha. Y ahora soy consciente que mi pequeña dictadora no necesita que tenga respuestas de todo, ni que sea una gran costurera o una magnífica cocinera. Tampoco necesita que no tenga miedo o que tenga todo controlado. Sólo necesita que esté ahí para apoyarla, cuidarla, ayudarla a levantarse cuando se caiga, enseñarle que lo malo no es tener miedo sino no enfrentarse a él, darle todo el cariño del mundo, ponerle límites cuando los necesite, enseñarle a ser independiente y a valerse por sí misma, aconsejarla y darle fuerza para que supere los obstáculos que le dé la vida.

 

Tengo que confesar

 

No hay que ser una súper madre como pensamos para que nuestros hijos nos vean como la mejor madre del mundo, porque ya somos las mejores madres que pueden tener.

 

 

18 comentarios en “Tengo que confesar…

  1. Ni los niños vienen con un Manual bajo sus pañales, para saber como funcionan en todo momento. Ni las mamas hacen un curso para ser perfectas. Hacemos lo que podemos , y con todo nuestro amor. A veces con exito, otras no tanto. A veces con un hijo acertamos y con otro nos equivocamos. El tema es que sientan nuestro amor y nuestro amparo .

  2. Buen post y buena reflexión!
    Es un pensamiento que todas las madres tenemos de tanto en tanto. Pero para nuestros pequeños somos las mejores…porque ellos no nos miran con la mirada crítica de adulto…sino con la cariñosa del niño.

  3. Eres la mejor madre para tu hija y ella no te cambiaría por ninguna otra.
    No somos perfectas, pero somos las mejores madres del mundo porque amamos a nuestros hijos y nos desvivimos por ellos.
    Besis

  4. Ai reina! Yo no soy una madre perfecta, no me gusta cocinar, no se coser ni hacer manualidades….pero soy una madre cojonuda!! Soy cariñosa, divertida, y lo doy todo ppr ellos. No creo que haya que ser perfectas, al contrario, siendo imperfectas somos las mejores.
    Un beso y arriba!

  5. Tienes toda la verdad. Y es que es mi gran miedo. Ser ejemplo en el que se refleja mi hija me da miedo, por no estar a la altura.

  6. Yo más bien tengo que confesar que pienso si estaré a la altura. Hay veces que tengo la sensación de que es algo demasiado grande para mi, pero se que es porque soy una controladora y perfeccionista. Y con la maternidad, imposible. Cada una tenemos nuestros “miedos”, supongo… En esos momentos siempre pienso “eres la mejor madre que tu hijo puede tener” y se me pasa un poco. Prueba, a ver si te funciona también 😉

  7. Bravo!!! Tú reflexión me encanta, muy acertada!! Ell@s siempre nos verán como las mejores y eso en lo más importante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre Protección de Datos:
Responsable - Cristina Rodríguez.
Finalidad - Gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. No usaré el mail para ningún tipo de fines comerciales ni publicitarios.
Legitimación- Consentimiento del interesado.
Destinatarios - No se cederán datos a terceros.
Derechos - El usuario tiene derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir sus datos.

Política de privacidadAviso Legal.