Tiempo de calidad: la gran mentira para las conciencias

Tiempo de calidad: la gran mentira para las conciencias

El tiempo de calidad.

Con la vida frenética que llevamos hoy en día donde no tenemos tiempo para nada, no paramos en todo el día, de aquí para allá, echamos muchas horas en el trabajo, hay que llevar una casa adelante, mantener la vida social, sacar tiempo para la pareja… ¿cómo tener tiempo para EDUCAR a un hijo?.

De 24 horas que tiene el día, al final nos “sobran” unas pocas horas para estar con ellos antes de que se duerman… así que terminamos pensando que lo importante es el tiempo de calidad que pasamos. ¿Pero realmente lo que vale es el tiempo de calidad? O ¿esto del tiempo de calidad es una gran mentira para calmar a nuestras intranquilas conciencias?.

 

tiempo de calidad

 

Criar un hijo requiere de tiempo, mucho tiempo, y calidad (cariño, valores…), mucha calidad. Pero si carecemos de tiempo NO podemos educar como es debido a nuestros hijos, al igual que si carecemos de calidad. Podremos criarlo, porque es cierto que los niños prácticamente se crían solos, es decir, mientras se les alimente, nos ocupemos de su higiene y respetemos sus horas de sueño…. ya está hecho.

Hasta ahí, fácil, ¿no? El problema viene no a la hora de criarlos, si no de educarlos.

 

“Tiempo de calidad: la gran mentira para calmar las conciencias intranquilas”

 

Hace poco vi un video que lo explicaba de maravilla. Ponía el símil de una planta. Una planta necesita agua, principalmente, si no se marchita. Cuando usamos la frase tiempo de calidad… ¿a qué nos referimos? ¿A darle cada mes unas gotas de agua fresca del mejor manantial? Se marchitará igualmente por mucha calidad que tenga el agua, porque la planta necesita un cuidado diario, por lo tanto es tan importante la calidad como el tiempo.

 

tiempo de calidad

 

Y esto es lo que sucede con los hijos. La calidad es fundamental pero el tiempo también.

Hay padres que debido a su trabajo no pueden sacar de verdad más tiempo para sus hijos (falacia que nos han vendido como conciliación), pero hay otros que no tienen a sus hijos como prioridad y teniendo la oportunidad de sacar más horas para pasarlas con ellos… las dedican a otras cosas mundanas o peor aún, pasan ese tiempo con ellos pero sin hacerles ni caso. Les ponen la tablet o televisión mientras ellos están a lo suyo para luego hacerle tres carantoñas y darse una palmadita en el pecho por ser tan buenos padres o les llevan al parque para así poder estar con el móvil mientras otros padres “vigilan” a sus hijos o tratan de compensar su falta de tiempo con regalos materiales o les dejan hacer lo que quieran para que así estén contentos.

¿Así se educa a un hijo? ¿Esto es tiempo de calidad?. Es únicamente tiempo. Tiempo vacío. Así que deja de mirarte el ombligo y tírate al suelo con tu hijo, juega, ríe, enséñale, ponle límites (muy importante), interactúa, experimenta e imagina con él. Eso es educar a un hijo.

 

tiempo de calidad

 

No basta con pasar una hora al día y leerle un mísero cuento.

Saca tiempo de debajo de las piedras y haz cosas con él, porque eres su referencia y el mejor maestro que vaya a tener en toda su vida. Deja la excusa de “tiempo de calidad”, porque esa expresión muchas más veces de lo que creemos es la gran mentira que utilizamos para calmar nuestras conciencias y que podamos dormir tranquilos.

 

 

6 comentarios sobre “Tiempo de calidad: la gran mentira para las conciencias

  1. Estoy completamente de acuerdo contigo, pero la realidad es que nos tienen muy ocupados, al igual que ya tienen ocupados a los niños. Es difícil, para muchos, por ejemplo en mi caso que soy mamá soltera y no he tenido ayuda familiar tampoco, ni padre de fin de semana.

    Pero como yo digo, en todo está el reinventarse y creo que sí lo podríamos conseguir, eso sí, hay que cambiar mucho la mentalidad, abrir bien los ojos y la mente. Yo definitivamente lo estoy consiguiendo, pero no te imaginas lo que me me ha costado, tienes que hacer malabares con todo el sistema.

    Buen post y buen planteamiento para que muchos piensen, porque es cierto que la mayoría no es que pasen de sus hijos, sino que no se dan cuenta a veces.

    Un saludo

    1. Gracias por tu comentario Beatriz!!
      Claro que cuesta, pero es que educar a un hijo supone esfuerzo y dedicación.
      Me alegro que lo estés consiguiendo y más siendo madre soltera, tiene doble mérito 🙂

  2. Tienes toda la razón, es más yo, con el trabajo paso poco tiempo con ellas y durante el fin de semana intento compensarlo. Aunque reconozco que de vez en cuando necesito también un poco de tiempo solo para mí y la verdad es que me he dado cuenta que por muy egoísta que parezca realmente lo necesito aunque sea ir a comprar sola, ese ratito de desconexión me ayuda a coger fuerzas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre Protección de Datos:
Responsable - Cristina Rodríguez.
Finalidad - Gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. No usaré el mail para ningún tipo de fines comerciales ni publicitarios.
Legitimación- Consentimiento del interesado.
Destinatarios - No se cederán datos a terceros.
Derechos - El usuario tiene derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir sus datos.

Política de privacidadAviso Legal.