Menos mal que existe la guardería

Un gran paso para unos pies pequeñitos

Mañana mismo, en solo unas horas, mi pequeña dictadora empieza el colegio. ¡El colegiooooo!!!… A pesar de que recuerdo  perfectamente cuando se quedaba dormida en mis brazos tras bañarla y darle su biberón calentito…  Ains!! Y ahora entramos de pleno en una nueva etapa llena de ilusión pero también de nervios e incertidumbre porque empezar el colegio es un gran paso para unos pies pequeñitos aún.

 

¿Y que conlleva un gran paso? Pues emociones encontradas, porque a parte de ganas y emoción, también miedos,  aunque a veces más que miedo podría denonimarse vértigo y respeto. Respeto a una nueva etapa completamente desconocida para mi, al menos desde este nuevo punto de vista en el que me encuentro.

 

 

Volviendo atrás, en el lugar en el que se encuentra mi pequeña dictadora, recuerdo mi paso por el colegio como una etapa muy feliz, con mucho cariño. En mi colegio no existían los problemas. No había bullying. No había exclusión, es más, en mi clase había un par de alumnos con alguna incapacidad pero eran unos compañeros más, igual que el resto. Había confianza con los profesores, compañerismo entre los alumnos.

Sin embargo, ahora las cosas han cambiado. Y mucho.

 

 

Ahora, se maleduca en la competitividad en vez de en el compañerismo, creando con esto niños abusones que se creen mejor que los demás y ejercer su poder de superioridad sobre otros. Sí, aún es pequeña, lo sé, pero el acoso empieza con pequeños detalles, mal llamadas “cosas de niños” y va en aumento hasta límites aberrantes. Y es algo que me aterra que pueda sufrir mi hija.

 

También se fomentan los grupitos y si no encajas con la mayoría te quedas excluído. Mi hija es de aquellas personas que tiene un mejor amigo y eso le basta. No es la típica niña que le encantan las princesas y el rosa. No. Es una niña con carácter, que tiene las cosas claras y que le gusta jugar muchas veces sola, porque valora mucho su espacio. Y me preocupa que al no ser igual que los demás, se la excluya.

 

 

Además se tiende a usar las temidas etiquetas. Todo el mundo las odia pero las usa, predominando en los niños: el rarito, el pesado, el abusón, el tímido, el que pega, etc. Las etiquetas no traen nada bueno porque muchas veces son únicamente la opinión de los demás, que nada se corresponde con la realidad. Pero permanecen en el tiempo.

 

 

Y es que el colegio es un gran paso para unos pies pequeñitos, una etapa fundamental donde se afianzan los valores aprendidos en casa pero a su vez se puede aprender aquello que no quieres. Supone un cambio drástico que necesita cierta adaptación tanto para los niños como para los padres que sufrimos, algunos más que ellos, pensando en si llorarán, si se sentirán abandonados, si estarán bien, si encajarán, si…

 

Pero llegó el día, así que afrontemos esta nueva etapa, un gran paso para unos pies pequeñitos aún.

Y vosotras, ¿como la lleváis?

 

7 comentarios en “Un gran paso para unos pies pequeñitos

  1. ¿Y cómo le ha ido? Seguro que genial. Todo lo que nos cuentas es verdad, los grupitos las etiquetas… Pero en el fondo lo importante es que le toque una clase maja y aunque sea un amigo, sea de los buenos. Un abrazo.

  2. Crecen muy rápido y casi sin darnos cuenta. A mi, cada comienzo de curso me pasa lo mismo, ese vértigo, ese miedo, ese respeto a lo nuevo y lo desconocido.
    Mi peque empezó el año pasado el cole, pero eso no quita que yo estuviera intranquila hasta saber qué clase iba a tener, qué compañeros serían… y es que ella tiene un mejor amigo y si los separas, es el fin del mundo. Se quieren y se apoyan tanto que no quiero que estén separados.
    Yo tengo miedo al bullying, pero tengo miedo de no enseñar a mi hija a expresarse, tengo miedo a no enseñarle que lo que digan los demás no es la verdad absoluta. Yo sí pasé por algo así y todo lo que me decían me hacía mucho daño y llegué a cambiar por completo.
    Por cierto, eso de etiquetar a los niños es lo peor del mundo porque ellos al final se lo creen y obran en consecuencia

    1. Claro, si mi miedo es ese. A que no me lo cuente por vergüenza y a que le hagan daño por creerse lo que le digan.
      Es muy complicado.
      Pues si cambiaste, no sé como eras pero ahora ¡molas! 🙂

  3. Unos pies demasiado pequeñitos. Yo también temo todas las cosas que temes tú del colegio. En nuestro barrio no hay término medio: los colegios públicos son guetos con muchos niños cuyos padres ni siquiera se han interesado por el colegio que iban a elegir, sin AMPA, sin interacción alguna con los progenitores… Los concertados fomentan la competitividad y la salida laboral desde los tres años y están llenos de gente que se siente muy superior como para pisar un colegio público. Creo que la noche antes de que mis pies pequeñitos empiecen el cole me la pasaré llorando yo.

  4. Como dices la educación parte de casa. A veces lo pasan mal y otras lo disfrutan, es inevitable, y como padres sufrimos. Para mí, no tiene que ver con el colegio sólo, lo importante son las otras familias, los profesores, el resto de niños. Mi hija a veces quiere ser princesas y otras superhéroe, no es la típica niña, según lo que entiendas por típica. No ha perdido sus peculiaridades y si ha ganado confianza (aunque hubo una época complicada) y autonomía. Hace 3 años que empezó el colegio y la verdad es que también tenía esos miedos, pero ha sido muy positiva la experiencia, su clase y sus compañeros en general están muy unidos. Y espero que así siga siendo.
    Yo lo pase mal en el colegio personalmente tuve problemas de bulling, aunque antes o no tenía nombre o se le llamaba cosas de niños.
    Deseo que tu pequeña tenga grandes compañeros y un equipo docente genial.

  5. Es que crecen tan rápido! A nosotros todavía nos queda un año, así que no puedo ponerme del todo en tu pellejo; pero sin duda entiendo todos los ” temores” que nombras. El acoso escolar, las exclusiones, las etiquetas son resultado como muy bien dices de una educación muy deficiente en valores respetuosos.
    Por otro lado si tu hija tiene carácter y personalidad fuertey sólida , puede ser también un gran aliado; así que confía en sus potencialidades.
    Espero que vaya muy bien esta nueva aventura y tu pequeña dictadora la viva con felicidad y entusiasmo.
    Un abrazo Cristina.

    1. Gracias Bibiana!!
      La verdad es que ha salido del cole super contenta. La entrada ha sido dura pero al menos todo ha ido bien.
      Veremos si la semana que viene sigue con esas ganas jajajaja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre Protección de Datos:
Responsable - Cristina Rodríguez.
Finalidad - Gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. No usaré el mail para ningún tipo de fines comerciales ni publicitarios.
Legitimación- Consentimiento del interesado.
Destinatarios - No se cederán datos a terceros.
Derechos - El usuario tiene derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir sus datos.

Política de privacidadAviso Legal.