Y sin previo aviso llegó el temible día

Y sin previo aviso llegó el temible día

Aún no sé el momento exacto en el que ocurrió, pero lo cierto es que llegó el temible día. Así. Zas! De repente. Ya no tengo un bebé.

Cuando nació mi hija en numerosas ocasiones me sentí abrumada por la soledad de la maternidad en los primeros meses, agobiada por la responsabilidad que era tener un bebé, estresada por el afán de tratar de ser constantemente la mejor madre del mundo  y desesperada por la falta de sueño y la dependencia 24 horas.

Deseaba que mi pequeña dictadora se hiciera mayor. Mayor para conocernos un poco mejor, para tener conversaciones en las que me contase que tal su día en la guardería, para ir al baño sin ella agarrada a mi pierna, para que pudiésemos hacer planes juntas, para poder interactuar realmente con ella. MAYOR.

 

Ya no tengo un bebé

 

Todo el mundo me decía que cuando me quisiera dar cuenta ya habría crecido y dejaría de ser un bebé, que lo añoraría. ¡Exagerados!, pensaba, mientras seguía metida de lleno en la vorágine de cambiar pañales, hacer el biberón, etc. ¡Anda ya! Quedaban años para que eso ocurriese y los años tardan mucho en transcurrir, excepto los de mi pequeña dictadora que pasan a pasos agigantados.

 

Y sin previo aviso llegó el temible día.

Es difícil precisar cuando ha sucedido, no podría concretar cuando dejó de ser mi bebé para convertirse en una niña. Lo que sé es que de repente me he encontrado buscando zapatos de colegio para Septiembre… Pero ¿en qué momento ha crecido tanto que no he sido consciente de que ya no tengo un bebé si no una niña? ¿Cuándo ha ocurrido esto? ¡Si aún recuerdo con todo detalle el día que salí del hospital y llegamos a casa con ella por primera vez!

 

Ya no tengo un bebé

 

Y me cuesta asumir que YA NO TENGO UN BEBÉ.

 

Ahora quiere irse a dormir a casa de sus primas sin ningún tipo de miramiento mientras yo me quedo en casa echándola tanto de menos que me entran ganas de dormir abrazada a un peluche suyo (lo reconozco, lo hecho alguna vez…).

Ahora ya no es que mantenga conversaciones con coherencia y sentido, es que no hay quien la calle.

Ahora se muere de ganas por ir al colegio después de verano, sin periodo de adaptación, ni para ella ni mucho menos para mí, ¡qué cosas tengo!.

Ahora hacemos un sinfín de planes juntas pero ya no quiere que la ayude a subir por el rocódromo para tirarse por el tobogán. No quiere mi ayuda porque quiere hacerlo todo por ella misma y, sí, sé que es algo buenísimo y fundamental, pero me gustaba darle la mano para que se sujetase y se sintiese segura.

 

Ahora me encuentro en una mezcla de nostalgia, pena y alegría… y aunque hubo un tiempo que deseé que llegase este momento para volver a tener más intimidad e independencia, ahora pienso que el tiempo ha pasado demasiado rápido, tanto que me ha sabido a poco y no me ha dado tiempo (valga la redundancia) a disfrutar de mi bebé todo lo que me hubiese gustado antes de que se convirtiera en una preciosa niña, MI NIÑA.

 

Ya no tengo un bebé

 

Así que a pesar de que ya no tengo un bebé esta situación me ha enseñado una valiosa lección:

  • A no centrarme en el futuro, porque al fin y al cabo es algo que aún no existe y que tarde o temprano se convertirá en presente, pero mientras se desvanece en un abrir y cerrar de ojos, y a valorar y disfrutar más el día a día sin dejarme llevar por las rutinas diarias porque luego no hay forma de recuperar el tiempo perdido. Así que CARPE DIEM.

 

Nota*: ahora es cuando vienen todos aquellos que me lo pronosticaban y me sueltan un… “Te lo dije”.

 

2 comentarios sobre “Y sin previo aviso llegó el temible día

  1. La etapa de “bebe” es la mas hermosa, porque solo la mama lo entiende. Despues piden, señalan , o toman ellos solitos lo que quieren.
    Ese tiempo de mis hijos lo tengo siempre presente, aunque ya pasaron mas de 40 años !!!!!!

  2. Maravilloso post! Yo también temo ese dia y soy consciente de que está a la vuelta de la esquina. No puedo sentirme más identificada!!
    Disfruta de tu niña, un saludo 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre Protección de Datos:
Responsable - Cristina Rodríguez.
Finalidad - Gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. No usaré el mail para ningún tipo de fines comerciales ni publicitarios.
Legitimación- Consentimiento del interesado.
Destinatarios - No se cederán datos a terceros.
Derechos - El usuario tiene derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir sus datos.

Política de privacidadAviso Legal.